Los «re­yes de Instagram» abren de nue­vo el de­ba­te: ¿im­por­tan las fal­tas que se co­me­ten en In­ter­net?

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Alta Definición -

El mo­do de re­la­cio­nar­se de la so­cie­dad cam­bió de for­ma ra­di­cal a raíz de la apa­ri­ción de las re­des so­cia­les. Aquí ya no im­por­ta que las til­des es­tén en su si­tio o que los «ques» no lle­ven «k» por nin­gún la­do. Lo im­por­tan­te es ser rá­pi­do y que el men­sa­je lle­gue lo an­tes po­si­ble. Po­co a po­co se fue im­po­nien­do una nue­va for­ma de es­cri­bir, ca­si co­mo un nue­vo idio­ma que dio la vuel­ta al mun­do del mis­mo mo­do que lo ha­cían las rei­nas y los re­yes de la Red.

Y así los in­fluen­cers se apo­de­ra­ron de las pan­ta­llas e Instagram se con­vir­tió en la pla­ta­for­ma per­fec­ta que atrae a los fan más in­con­di­cio­na­les. Jó­ve­nes se­gui­do­res de, a ve­ces aún más jó­ve­nes, estrellas de In­ter­net que, ca­si de la no­che a la ma­ña­na, tie­nen en sus per­fi­les una ven­ta­na con vis­tas al mun­do.

Ha­ce unos días sal­ta­ba de nue­vo la alar­ma. Dul­cei­da, quien hoy os­ten­ta el tí­tu­lo de la ma­yor in­fluen­cer de Es­pa­ña, de­ja­ba en su Instagram Sto­ries un men­sa­je a sus se­gui­do­res. La co­sa no ten­dría más tras­cen­den­cia si no fue­ra por­que to­do el mun­do re­pa­ró en las fal­tas de or­to­gra­fía que la blog­ger co­me­tió.

El al­can­ce de las pu­bli­ca­cio­nes de Dul­cei­da es tal que la gen­te no du­dó en cri­ti­car que no se preo­cu­pa­se más por el ejem­plo que po­día es­tar dan­do. Hu­bo tam­bién quien la de­fen­dió, ale­gan­do que la or­to­gra­fía es más fle­xi­ble en las re­des so­cia­les. Pe­ro lo cier­to es que abrió de nue­vo un de­ba­te que es­tá le­jos de re­sol­ver­se. ¿De­be la es­cri­tu­ra res­pe­tar­se en to­dos los ám­bi­tos o se pue­de ser más per­mi­si­vo se­gún en qué con­tex­tos y en qué mo­men­to se en­cuen­tre al­guien?

Los erro­res jus­ti­fi­ca­dos

Ha­ce unos me­ses vol­vía a ha­blar­se del te­ma de las fal­tas con el fa­mo­so hash­tag #toel­rra­to, em­ble­ma de la re­la­ción de la blog­ger Lau­ra Es­ca­nes y Ris­to Me­ji­de. Las re­des se in­cen­dia­ron pro­cla­man­do la in­co­rrec­ta es­cri­tu­ra del fa­mo­so #toel­rra­to, me­tien­do de por me­dio has­ta a la fa­mo­sa twit­te­ra La Ve­ci­na Ru­bia. Es­ta úl­ti­ma tras­la­dó la du­da has­ta la RAE, que ter­mi­nó por con­fir­mar la fal­ta or­to­grá­fi­ca

El pu­bli­cis­ta zan­ja­ba el te­ma con un men­sa­je a tra­vés de Instagram: «Toel­rra­to va con dos erres por­que tie­ne que ir con dos erres. Por­que es in­co­rrec­to de prin­ci­pio a fin. Por­que le da igual ser­lo. Por­que se tar­da más en es­cri­bir­lo. Por­que su R y la mía. Y por­que no ne­ce­si­ta ni es­ta ni nin­gu­na ex­pli­ca­ción. Co­mo el amor, cuan­do es de ver­dad». Des­pués, la pro­pia Es­ca­nes re­co­no­ció a sus fans que, efec­ti­va­men­te, es­ta­ba mal es­cri­to, pe­ro la res­pues­ta de su ma­ri­do pa­re­ció apla­car las aguas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.