Bu­ro­cra­cia y fal­ta de apo­yo ve­ci­nal po­nen en pe­li­gro las fies­tas pa­tro­na­les

Las co­mi­sio­nes se ven des­bor­da­das y ca­da vez es más fre­cuen­te la im­pli­ca­ción de los con­ce­llos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - X. R. ALVITE / A. GER­PE

Al igual que su­ce­de en bue­na par­te de Ga­li­cia, las ver­be­nas po­pu­la­res atra­vie­san, des­de ha­ce unos años, un mo­men­to dorado en te­rri­to­rio bar­ban­zano. Su fu­tu­ro a cor­to pla­zo, sin em­bar­go, es­tá más en el ai­re que nun­ca, tal y co­mo se ex­trae de las que­jas uná­ni­mes de las co­mi­sio­nes de fies­tas de la co­mar­ca. El ex­ce­so de bu­ro­cra­cia, la fal­ta de co­la­bo­ra­ción ve­ci­nal y la pre­sión cre­cien­te que, al pa­re­cer, es­tán ejer­cien­do las dis­tin­tas Ad­mi­nis­tra­cio­nes so­bre los or­ga­ni­za­do­res ame­na­za se­ria­men­te un buen nú­me­ro de fies­tas pa­tro­na­les.

Es­te ve­rano, en Mu­ros, Agui­ño y Por­to do Son, las ce­le­bra­cio­nes se apro­xi­ma­ban sin que hu­bie­ra na­die dis­pues­to a co­ger las rien­das por las com­pli­ca­cio­nes que ello con­lle­va. El pro­pio con­ce­llo so­nen­se ac­tuó co­mo me­dia­dor pa­ra que unos ve­ci­nos se de­ci­die­ran a en­car­gar­se de los fes­te­jos del Car­men que ten­drán lu­gar en sep­tiem­bre. No es un ca­so ais­la­do y, de he­cho, la im­pli­ca­ción de los ayun­ta­mien­tos es ca­da vez más ha­bi­tual.

El mu­ra­dano Juan Lo­jo La­go, que lle­va ya un par de años for­man­do par­te de la co­mi­sión, ha­bla del pro­ble­ma que su­po­ne la de­mo­ra en co­brar las ayu­das: «Tes que adian­tar os car­tos ou ne­go­ciar co ban­co. Hai pou­ca xen­te que quei­ra im­pli­car­se».

Se­gu­ri­dad pri­va­da

Ade­más de las au­to­ri­za­cio­nes pa­ra el lan­za­mien­to de los fue­gos de ar­ti­fi­cio, los or­ga­ni­za­do­res de­ben con­tar con un plan de eva­cua­ción, ade­más de te­ner se­gu­ros de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil, tan­to pa­ra las ver­be­nas y otras ac­ti­vi­da­des co­mo pa­ra la pro­ce­sión. Algunas co­mi­sio­nes, co­mo las que se en­car­gan de las fies­tas de La­ri­ño o de A Mag­da­le­na, en Lou­ro, con­tra­tan se­gu­ri­dad pri­va­da. In­te­gran­tes de las mis­mas ex­pli­can que lo ha­cen pa­ra evi­tar el bo­te­llón y los al­ter­ca­dos.

El car­no­tano Ma­nuel La­me­la ex­pli­ca: «Sem­pre ha­bía fo­llóns, fi­xé­mo­lo po­lo no­so ben». Co­mo mí­ni­mo cuen­tan siem­pre con dos, lo que su­po­ne un des­em­bol­so de 300 eu­ros por no­che, aun­que en al­gu­na oca­sión han lle­ga­do a te­ner cua­tro. Por su par­te, el mu­ra­dano Jo­sé Cam­bei­ro di­ce que es­te año se de­ci­die­ron a con­tar con se­gu­ri­dad pri­va­da «por­que o an­te­rior foi un caos. Non que­re­mos pro­ble­mas».

So­bre el ni­vel de exi­gen­cia ca­da vez ma­yor tam­bién ha­bla Al­ber­to To­mé, per­te­ne­cien­te al co­lec­ti­vo que se en­car­ga de los fes­te­jos en la lo­ca­li­dad ma­za­ri­ca­na de Al­bo­rés: «Em­pe­zou Fa­cen­da re­cla­man­do da­tos so­bre a con­tra­ta­ción das or­ques­tras, des­pois o Con­ce­llo pe­din­do pro­xec­tos téc­ni­cos e, ago­ra, din que ta­mén hai ins­pec­cións da Se­gu­ri­da­de So­cial so­bre a xen­te que tra­ba­lla nas can­ti­nas. Dan ga­nas de es­que­cer­se de to­do e que ve­ñan eles fa­cer as fes­tas».

Quie­nes ha­cen po­si­ble las ac­tua­cio­nes de las ver­be­nas y el des­em­bar­co de las atrac­cio­nes de fe­ria en sus lo­ca­li­da­des con­si­de­ran ne­ce­sa­rias las me­di­das de se­gu­ri­dad, pe­ro creen que por par­te de los dis­tin­tos or­ga­nis­mos im­pli­ca­dos de­be­rían fa­ci­li­tar­se las co­sas: «Te­ría que ser un pou­co máis sin­xe­lo. Ás ve­ces que­res so­li­ci­tar un ser­vi­zo pa­ra as fes­tas e tes que amo­sar un per­mi­so que aín­da non re­ci­bi­ches».

Ma­nuel La­me­la afir­ma que, ade­más del tra­ba­jo que im­pli­ca «per­des car­tos, por­que gas­tas en com­bus­ti­ble ou nou­tras cou­sas, e iso sae do teu peto». Es­te ve­cino de La­ri­ño es­tá con­ven­ci­do de que «da xen­te que vén de­trás de nós, is­to non o vai fa­cer nin­guén. Nós fa­cé­mo­lo pa­ra que a lo­ca­li­da­de non se que­de sen as ce­le­bra­cións».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.