Que es­ta ba­ta­lli­ta no te la cuen­te el abue­lo

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - An­tón Pa­ra­da

Se di­ce de la re­bel­día, de la in­su­mi­sión y de la trans­gre­sión que más que ser ca­rac­te­rís­ti­cas que de­fi­nen a una per­so­na se co­rres­pon­den con es­ta­dos pro­pios de un mo­men­to de­ter­mi­na­do de la vi­da de quie­nes los por­tan. Con­cre­ta­men­te, de la ju­ven­tud. A mi pa­re­cer, es­ta siem­pre ha si­do una afir­ma­ción a la que me he en­fren­ta­do con cau­te­la, an­te unas len­guas que acos­tum­bran a pro­nun­ciar­la ba­jo la sos­pe­cha de ocul­tar una in­vi­ta- ción a en­ro­llar las pan­car­tas, qui­tar­le las pi­las al me­gá­fono y guar­dar la que­jas y pro­tes­tas pa­ra otros ba­res, per­dón, la­res. Al fin y al ca­bo, siem­pre ha­brá una ge­ne­ra­ción que pien­se que ca­da una de las his­tó­ri­cas lu­chas so­cia­les ter­mi­na­ron en cuan­to el abue­lo aca­ba de con­tar una de sus «ba­ta­lli­tas» al abri­go del sa­lón.

Hoy me en­cuen­tro en con­di­cio­nes de ne­gar to­do lo an­te­rior. Por­que to­da­vía que­da mu­ni­ción pa­ra nue­vas his­to­rias, aun­que las per­so­nas que las con­ta­rán se­gui­rán sien­do las mis­mas. Muy po­cos se ima­gi­na­ban ha­ce tres me­ses que un pe­que­ño gru­po de ma­yo­res, que so­li­ci­ta­ban la crea­ción del ser­vi­cio de un cen­tro de día pa­ra Rian­xo, pon­dría en ja­que a la Xun­ta. Lo que ha­bía co­men­za­do con el mur­mu­llo de una, ca­si ce­re­mo­nial, re­co­gi­da de fir­mas fue cre­cien­do en la mis­ma me­di­da que los días de si­len­cio ad­mi­nis­tra­ti­vo se iban su­ce­dien­do. Pe­ro don­de sem­bra­ron au­sen­cia de res­pues­ta bro­tó con­tes­ta­ción y aquel re­du­ci­do co­lec­ti­vo se mul­ti­pli­có has­ta lle­gar a or­ga­ni­zar con­cen­tra­cio­nes y ma­ni­fes­ta­cio­nes que sa­ca­ron a cen­te­na­res de per­so­nas a la ca­lle. En reali­dad, ¿qué iban a ha­cer? La ex­pe­rien­cia les ha­bía con­fir­ma­do que, an­te la in­mi­nen­te som­bra de la ve­jez, si que­rían ase­gu­rar­se un de­re­cho bá­si­co, sin te­ner que des­pla­zar­se a otro mu­ni­ci­pio, ten­drían que vol­ver a lu­char ellos so­li­tos.

Así fue co­mo aque­llas se­ño­ras de más de 65 años vol­vían a sen­tar­se en círcu­lo pa­ra or­ga­ni­zar asam­bleas, in­clu­so algunas lo ha­cían por pri­me­ra vez en su vi­da. Pe­ro eso nun­ca les echó atrás. Los de­ba­tes po­lí­ti­cos co­men­za­ban a aflo­rar y, don­de an­tes se es­cu­cha­ban so­lo bre­ves con­sig­nas, em­pe­za­ron a for­mu­lar­se pre­gun­tas in­có­mo­das de otros cen­tros de día inau­gu­ra­dos y ce­rra­dos al mis­mo tiem­po por to­do el te­rri­to­rio ga­lle­go o la du­re­za de los trá­mi­tes pa­ra con­se­guir de­re­cho al ser­vi­cio. Has­ta que la pa­cien­cia flo­jeó, mas no la ra­bia, y los en­tra­ña­bles abue­los to­ma­ron el sa­lón ple­na­rio del Con­ce­llo de Rian­xo, don­de man­tie­nen un en­cie­rro que den­tro de una se­ma­na cum­pli­rá un mes.

A pe­sar de to­do el or­gu­llo y res­pe­to que des­pier­tan en mi ca­da uno de los miem­bros de la pla­ta­for­ma, no pue­do evi­tar sen­tir tris­te­za de que sean ellos los que ten­gan que en­ca­be­zar­la sin no­so­tros. Oja­lá es­ta sea la ba­ta­lli­ta que un día po­da­mos con­tar jun­tos, los ma­yo­res y los jó­ve­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.