La po­ten­cia­li­dad lú­di­ca del mar, des­apro­ve­cha­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - Juan Ló­pez Ovie­do

Eco­no­mis­tas de to­do el mun­do se reunían en Was­hing­ton en el año 2000 pa­ra ana­li­zar la evo­lu­ción eco­nó­mi­ca y so­cial del si­glo que fi­na­li­za­ba y las pers­pec­ti­vas que pre­sen­ta­ba el que iba a co­men­zar. Sus con­clu­sio­nes fue­ron bas­tan­te diá­fa­nas: los gran­des ge­ne­ra­do­res de em­pleo en el XXI iban a ser el ocio y las oe­ne­gés. Aho­ra ya es­ta­mos vien­do có­mo las úl­ti­mas se po­ten­cia­ron y son ne­ce­sa­rias pa­ra to­dos los con­flic­tos de gue­rra, ham­bru­nas, en­fer­me­da­des, des­pla­za­dos..., ya que una la­bor que an­tes pres­ta­ban las fuer­zas ar­ma­das de to­dos los paí­ses ha si­do tras­la­da­da a es­tos or­ga­nis­mos más cua­li­fi­ca­dos y ági­les. En cuan­to al pri­me­ro, es evi­den­te un cam­bio de men­ta­li­dad en una ma­yo­ría de las per­so­nas que ya los con­si­de­ran ne­ce­sa­rio o im­pres­cin­di­ble y que sue­ñan con jor­na­das de 35 ho­ras pa­ra de­di­car más tiem­po a la fa­mi­lia y al ocio. El ocio en el mar de nues­tras rías ga­lle­gas es un ocio de gran ca­li­dad, un au­tén­ti­co lu­jo es­ca­sa­men­te di­vul­ga­do y al al­can­ce de to­dos, un in­men­so cam­po de de­por­tes li­bre pa­ra to­do el mun­do. Se ve con las es­ca­sas mues­tras exis­ten­tes (Cen­tro Náu­ti­co de Ou­tes, Club do Mar de Noia, Club de Re­mo de Mu­ros y Náu­ti­co de Por­to­sín), que han ge­ne­ra­do em­pleos, ex­pec­ta­ti­vas y un ocio sano y de fu­tu­ro, que irá en au­men­to con su di­vul­ga­ción.

Sor­pren­de que los con­ce­llos ha­gan un uso tan par­co de sus dár­se­nas, bahías y pla­yas, que no se den cuen­ta de que al igual que exis­ten campamentos pa­ra ni­ños y jó­ve­nes en tie­rra, pue­den y de­ben exis­tir campamentos de mar, don­de los ni­ños se en­tre­ten­gan apren­dien­do a ve­lear, re­mar y na­dar; al tiem­po que de­di­quen unas ho­ras a la ins­pec­ción de la cos­ta, de la vi­da ma­ri­na, del ma­ris­co, de la acui­cul­tu­ra; ya que mu­chos aca­ba­rán te­nien­do ofi­cios re­la­cio­na­dos con el mar. En el Fi­nis­te­rre fran­cés, cuan­do des­cu­brie­ron es­tas enor­mes po­si­bi­li­da­des de ocio en el mar, em­pe­za­ron a si­tuar en to­dos los mue­lles han­ga­res pa­ra las es­cue­las de mar, don­de se im­par­tía ini­cia­ción a la vela, re­mo, na­ve­ga­ción tra­di­cio­nal, sub­ma­ri­nis­mo... Es­tas es­cue­las se vie­ron pron­to des­bor­da­das por la asis­ten­cia de es­co­la­res, jó­ve­nes y adul­tos, que desea­ban en el ve­rano al­go más que la pla­ya, que­rían tam­bién des­cu­brir y co­no­cer el mar, prac­ti­can­do al­gún de­por­te náu­ti­co.

El si­guien­te pa­so fue ins­ta­lar en las pla­yas con mu­cha afluen­cia, unos con­te­ne­do­res pro­vi­sio­na­les con ta­blas, ka­yaks, bar­cos de vela y unos mo­ni­to­res. Fran­cia hi­zo del ocio en el mar una in­dus­tria, ya que en el ve­rano desem­pe­ñan su tra­ba­jo co­mo mo­ni­to­res 5.500 jó­ve­nes, to­do un ejem­plo pa­ra unos con­ce­llos co­mo los ri­be­re­ños que lo más que se atre­ven es a ha­cer zum­ba en las pla­yas, ob­vian­do así una enor­me po­si­bi­li­dad de tra­ba­jo pa­ra mu­chos jó­ve­nes, a los que una vez for­ma­dos y des­per­ta­do es­te ocio en la po­bla­ción, se les ase­gu­ra­ría tra­ba­jo to­do el año. Cuan­to más be­lla es­ta­ría la bahía de Mu­ros lle­na de ve­las, ka­yaks, bar­cos de re­mo; y en San Fran­cis­co emer­gien­do lo mis­mo de un pe­que­ño chi­rin­gui­to de de­por­te; y en Aguiei­ra. Nos sor­pren­de que si­ga­mos vien­do el mar so­la­men­te co­mo in­dus­tria pes­que­ra e ig­no­re­mos sus enor­mes po­si­bi­li­da­des co­mo in­dus­tria de ocio y ge­ne­ra­do­ra de em­pleos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.