El ta­ba­co le ga­na la ba­ta­lla a las pla­yas sin hu­mo de Bar­ban­za

Cre­ce el nú­me­ro de are­na­les sus­cri­tos es­te ve­rano a la cam­pa­ña sa­ni­ta­ria, que afec­ta a uno de ca­da vein­te

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - P. CALVEIRO

El nú­me­ro de pla­yas li­bres de hu­mo se ha mul­ti­pli­ca­do es­te ve­rano en la co­mar­ca, pe­ro el ta­ba­co si­gue ga­nan­do la ba­ta­lla en ellas. Ni los enor­mes car­te­les fi­nan­cia­dos por la Con­se­lle­ría de Sa­ni­da­de que hay a la en­tra­da de los are­na­les ni la mi­ra­da in­ci­si­va de otros ba­ñis­tas di­sua­den a los con­su­mi­do­res ha­bi­tua­les de echar­se un pi­ti­llo a la bo­ca mien­tras se tos­tan ba­jo el sol.

Así lo re­co­no­ce una de las asi­duas a Río Azor (Ri­bei­ra). Aun­que la cam­pa­ña no se em­pren­dió es­te año, sino que el are­nal ya lle­va dos ve­ra­nos sus­cri­to a la Re­de Ga­le­ga de Praias sen Fu­me, pues­ta en mar­cha tam­bién en el 2016, no aca­ba de ca­lar en­tre sus usua­rios. Y, por ejem­plo, cuen­ta que en su gru­po de amigas so­lo ella y otra son no fu­ma­do­ras, pe­ro el res­to no se cor­tan a la ho­ra de en­cen­der un ci­ga­rri­llo a pe­sar de la prohi­bi­ción ex­pre­sa, en­tre otras co­sas, por­que na­die vi­gi­la. Y es que es­te es uno de los prin­ci­pa­les fun­da­men­tos de la ini­cia­ti­va, que de­ja en ma­nos de los ba­ñis­tas la elec­ción de su­mar­se «por ti e por to­dos» a la in­vi­ta­ción a unir­se al gru­po que da ejem­plo o ha­cer la vis­ta gor­da.

Lo mis­mo su­ce­de en Ba­rra­ña, otra de las ve­te­ra­nas que se su­mó des­de el pri­mer año a la red que bus­ca pro­mo­cio­nar la vi­da sin ta­ba­co, a la vez que des­nor­ma­li­zar su con­su­mo en los es­pa­cios pú­bli­cos, pro­mo­vien­do a su vez el cui­da­do al me­dio am­bien­te. No hay que re­bus­car mu­cho pa­ra en­con­trar en­tre la are­na de la pla­ya boi­ren­se la evi­den­cia del de­li­to (fi­gu­ra­ti­va­men­te, por­que no exis­ten san­cio­nes) en for­ma de co­li­llas, aun­que a po­cos se les es­ca­pa a es­tas al­tu­ras que pue­den tar­dar has­ta diez años en de­gra­dar­se.

Nue­vo lí­der ga­lle­go

La gran no­ve­dad ha si­do es­te año la in­cor­po­ra­ción a la red de pla­yas li­bres de hu­mo del ayun­ta­mien­to so­nen­se, con un des­em­bar­co ma­si­vo que lo si­túa con seis are­na­les (de los 22 que exis- ten en el tér­mino mu­ni­ci­pal) a la ca­be­za en el rán­king ga­lle­go jun­to a Baio­na, cu­yo Con­ce­llo fue el pri­mer im­pul­sor de una ini­cia­ti­va de es­te ti­po, ya en el año 2012, la cual sir­vió de ejem­plo pa­ra tras­la­dar la cam­pa­ña sa­ni­ta­ria al res­to del te­rri­to­rio au­to­nó­mi­co.

Con es­ta nue­va in­cor­po­ra­ción, la lu­cha con­tra el ta­ba­co en las zo­nas de ba­ño se ha ex­ten­di­do al 5 % de los are­na­les de la co­mar­ca, es de­cir, que afec­ta uno de ca­da vein­te. Que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer y el de­ba­te so­bre si se de­be fumar o no man­tie­ne di­vi­di­dos a los pro­pios usua­rios, aun­que lo cier­to es que en la prác­ti­ca es ca­si una mi­sión im­po­si­ble en­con­trar una pla­ya li­bre de hu­mo.

C. QUEIJEIRO

En Río Azor la cam­pa­ña no ca­la a pe­sar de lle­var dos ve­ra­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.