In­yec­ción eco­nó­mi­ca en ca­da zan­ca­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Mercados -

El por­cen­ta­je de es­pa­ño­les que co­rren ha­bi­tual­men­te dos o más ve­ces a la se­ma­na, si­gue au­men­tan­do. La úl­ti­ma en­cues­ta del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, Cul­tu­ra y De­por­te si­túa es­ta ci­fra en el 10,6 % de to­da la po­bla­ción, por en­ci­ma del ciclismo, natación, fút­bol o mus­cu­la­ción. En los úl­ti­mos cin­co años, es­te por­cen­ta­je se ha du­pli­ca­do y la ten­den­cia si­gue sien­do po­si­ti­va.

La sim­ple­za del ges­to téc­ni­co, al al­can­ce de la in­men­sa ma­yo­ría de las per­so­nas, de fran­jas de eda­des muy amplias; los efec­tos sa­lu­da­bles, en es­pe­cial a ni­vel car­dio­vas­cu­lar; la ba­ja in­ver­sión eco­nó­mi­ca ne­ce­sa­ria pa­ra equi­par­se del ma­te­rial bá­si­co o la li­ber­tad de horarios y de es­ce­na­rios, son algunas de las claves que jus­ti­fi­can es­ta fa­vo­ra­ble evo­lu­ción.

En es­ta at­mós­fe­ra de prác­ti­ca so­cio­de­por­ti­va sa­lu­da­ble y de re­la­ción so­cial, pe­ro tam­bién con co­ne­xio­nes tu­rís­ti­cas y com­pe­ti­ti­vas, se ge­ne­ra una re­le­van­te ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. En el en­torno del co­rrer, tér­mino sus­ti­tui­do por el an­gli­cis­mo del run­ning, sub­ya­ce una pu­jan­te ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca que no ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­da en las es­tra­te­gias de las em­pre­sas pri­va­das e in­clu­yo en la po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal.

Las gran­des com­pa­ñías in­ter­na­cio­na­les de ma­te­rial de­por­ti­vo si­guen cen­tran­do una par­te re­le­van­te de su es­tra­te­gia en los co­rre­do­res. Sa­ben que es un ca­la­de­ro im­por­tan­te de ven­tas, en es­pe­cial de las za­pa­ti­llas, el ar­tícu­lo más de­ci­si­vo pa­ra los prac­ti­can­tes ha­bi­tua­les. Pe­ro tam­bién lo son los com­ple­men­tos tex­ti­les: cal­ce­ti­nes, pan­ta­lón, ca­mi­se­tas, su­da­de­ras, chu­bas­que­ros, go­rras…

Es­te sec­tor em­pre­sa­rial es­ti­ma que un 40 % de las ven­tas del ma­te­rial de­por­ti­vo del mer­ca­do es­pa­ñol se pro­du­ce en el mun­do del co­rre­dor. Ade­más, aun­que con cier­ta ti­mi­dez, la prác­ti­ca fe­me­ni­na en es­te gé­ne­ro si­gue una ten­den­cia as­cen­den­te.

Por su par­te, los ayun­ta­mien­tos han en­con­tra­do una fór­mu­la exi­to­sa pa­ra di­se­ñar una par­te de su po­lí­ti­ca de­por­ti­va, com­pa­ti­ble con pro­yec­tar las for­ta­le­zas tu­rís­ti­cas y gas­tro­nó­mi­cas y de pro­vo­car un re­torno eco­nó­mi­co a su te­ji­do em­pre­sa­rial, en es­pe­cial ha­cia la hos­te­le­ría.

De­trás de ca­da co­rre­dor sue­le exis­tir una in­ver­sión eco­nó­mi­ca pa­ra op­ti­mi­zar su afi­ción a va­rios ni­ve­les. Al mar­gen de la com­pra de la equi­pa­ción bá­si­ca hay que aña­dir los cro­nó­me­tros con GPS y pul­só­me­tros.

Tam­bién, y ca­da vez con más fre­cuen­cia, se re­cu­rre a con­tra­tar los ser­vi­cios de en­tre­na­do­res per­so­na­les, ya sean au­tó­no­mos o per­te­ne­cien­tes a em­pre­sas de­por­ti­vas. Co­mo com­ple­men­to, en mu­chos ca­sos afron­tan el pa­go de la cuo­ta men­sual de un gim­na­sio, mu­ni­ci­pal o pri­va­do.

Mu­chos co­rre­do­res aca­ban fe­de­rán­do­se, sien­do cons­cien­tes de que su in­ver­sión en las cuo­tas de las com­pe­ti­cio­nes va a re­du­cir­se de ma­ne­ra muy no­ta­ble. Ade­más, van a po­der con­tar con un se­gu­ro de ac­ci­den­tes de­por­ti­vos du­ran­te los 365 días al año, as­pec­to que no le cu­bre al po­pu­lar que de­be­rá aco­ger­se a la sa­ni­dad pú­bli­ca, muy len­ta en mu­chos ca­sos de le­sio­nes de­por­ti­vas, o bien con­tar con un se­gu­ro pri­va­do.

Por su­pues­to, los via­jes, alo­ja­mien­tos en ho­te­les, co­mi­das, com­ple­men­tos ali­men­ti­cios, co­mo be­bi­das ener­gé­ti­cas, usos de apli­ca­cio­nes o apps de­por­ti­vas, agre­gan di­na­mis­mo a una eco­no­mía que sub­ya­ce en el en­torno de una de las ha­bi­li­da­des mo­tri­ces más na­tu­ra­les y sa­lu­da­bles: co­rrer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.