La vo­ta­ción gol­pis­ta de Ma­du­ro desata la vio­len­cia en Ve­ne­zue­la

Al me­nos tre­ce muer­tos en una jor­na­da de pro­tes­tas de la opo­si­ción re­pri­mi­das por el Go­bierno Un abo­ga­do de ori­gen ga­lle­go: «Hoy que­da for­mal­men­te ins­ta­la­da la dic­ta­du­ra»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - PE­DRO GAR­CÍA OTE­RO

Con ba­jí­si­ma par­ti­ci­pa­ción, ele­va­da vio­len­cia y acu­sa­cio­nes de frau­de se desen­vol­vió la elec­ción de los miem­bros de la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te en Ve­ne­zue­la, que a par­tir de hoy ten­drán po­de­res ple­ni­po­ten­cia­rios pa­ra re­for­mar el es­ta­do, en un pro­ce­so que vio­la la Cons­ti­tu­ción, en opi­nión del Par­la­men­to del país, de la fis­ca­la ge­ne­ral Lui­sa Or­te­ga Díaz y de bue­na par­te de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, que ya ha anun­cia­do que des­co­no­ce­rá el me­ca­nis­mo im­pues­to des­de ha­ce tres me­ses por el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro y el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia.

Al me­nos tre­ce per­so­nas mu­rie­ron en­tre el sá­ba­do y ano­che, cin­co de ellas mien­tras la elec­ción se lle­va­ba a ca­bo, lo cual no im­pi­dió al mi­nis­tro de la De­fen­sa, Vla­di­mir Pa­drino, afir­mar que «el país es­tá en com­ple­ta cal­ma, to­do se es­tá desa­rro­llan­do muy bien», mien­tras la pre­si­den­ta del Con­se­jo Elec­to­ral, Ti­bi­say Lu­ce­na, afir­ma­ba al me­dio­día que «el 99 % del país es­tá vo­tan­do», pe­se a la so­le­dad evi­den­te de los co­le­gios en los que se rea­li­za­ba el ac­to del su­fra­gio.

La fun­cio­na­ria, que en la vís­pe­ra de la elec­ción sor­pren­dió al país prohi­bien­do a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tar a me­nos de 500 me­tros de los cen­tros de vo­ta­ción (una me­di­da iné­di­ta en Ve­ne­zue­la), se que­jó ayer de que es­tos mis­mos me­dios no cu­brían la elec­ción, se­ña­lan­do que sus pa­la­bras del sá­ba­do «fue­ron ma­lin­ter­pre­ta­das». Sin em­bar­go, el Sin- di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Pren­sa se­ña­ló que hu­bo de­ce­nas de ame­na­zas con­tra re­por­te­ros por in­ten­tar cu­brir el pro­ce­so y re­gis­trar los se­mi­va­cíos o com­ple­ta­men­te de­sier­tos cen­tros de vo­ta­ción.

La opo­si­ción an­ti­ci­pa el frau­de

Ma­du­ro vo­tó por sor­pre­sa, en si­gi­lo y muy tem­prano en la ma­ña­na, en su cen­tro elec­to­ral de cos­tum­bre, a un par de ki­ló­me­tros del pa­la­cio de Mi­ra­flo­res, pe­se a que su des­pa­cho anun­ció que lo haría al me­dio­día, co­mo sue­len ha­cer­lo los man­da­ta­rios ve­ne­zo­la­nos, en me­dio de aplau­sos. «La Cons­ti­tu­yen­te es­tá pues­ta al ser­vi­cio de la paz (…) qui­se ser el pri­mer vo­to por la paz y la tran­qui­li­dad de Ve­ne­zue­la», jus­ti­fi­có.

Ju­lio Bor­ges, pre­si­den­te del Par­la­men­to, ade­lan­tó an­tes del cie­rre de los co­le­gios que la par­ti­ci­pa­ción no al­can­za­ría el 7 % del censo elec­to­ral, de apro­xi­ma­da­men­te vein­te mi­llo­nes de vo­tan­tes. «Po­cas ve­ces un país pue­de ob­ser­var en vi­vo y di­rec­to un frau­de elec­to­ral. No se equi­vo­quen: con la Cons­ti­tu­yen­te, el Go­bierno es­tá ace­le­ran­do la caí­da del po­der, su pro­pia tum­ba». Se­ña­ló que el Con­se­jo Elec­to­ral «ya tie­ne lis­to el bo­le­tín en el que afir­ma­rá que 8 mi­llo­nes y me­dio de per­so­nas par­ti­ci­pa­ron, pe­ro el país y el mun­do sa­ben que es fal­so».

Du­ran­te el fin de se­ma­na, y es­pe­cial­men­te des­de úl­ti­ma ho­ra del sá­ba­do, la vio­len­cia po­lí­ti­ca, que se ha­bía co­bra­do 108 vi­das en 118 días de pro­tes­tas con­tra Ma­du­ro, se des­bor­dó, con tre­ce ase­si­na­dos en to­do el país, que han ele­va­do la ci­fra a 121 fa­lle­ci­dos: cin­co en Mé­ri­da, otros tan­tos en Tá­chi­ra (en los es­ta­dos an­di­nos es ma­yor la re­sis­ten­cia al Go­bierno), uno en Su­cre, al orien­te del país; y dos en Bar­qui­si­me­to, en el cen­tro.

Uno de los ase­si­na­dos fue Ro­nald Ra­mí­rez, fun­cio­na­rio de la Guar­dia Na­cio­nal ase­si­na­do de un dis­pa­ro en un con­fu­so in­ci­den­te con ma­ni­fes­tan­tes en La Gri­ta, muy cer­ca de la fron­te­ra con Co­lom­bia. Otro fue Ri­car­do Cam­pos, un di­ri­gen­te del par­ti­do opo­si­tor Ac­ción De­mo­crá­ti­ca.

La opo­si­ción ha­bía con­vo­ca­do un cie­rre de vías en to­do el país, y a una ma­ni­fes­ta­ción, que se pre­veía gi­gan­tes­ca, en la prin­ci­pal au­to­pis­ta de Ca­ra­cas, que no pu­do ni si­quie­ra con­gre­gar­se por­que la Guar­dia Na­cio­nal y la Po­li­cía Na­cio­nal ata­ca­ron con du­re­za a las per­so­nas que in­ten­ta­ron jun­tar­se, des­de muy tem­prano en la ma­ña­na.

La re­pre­sión se re­cru­de­ció tras una fuer­te ex­plo­sión en Pla­za Al­ta­mi­ra, uno de los pun­tos de reunión de los ma­ni­fes­tan­tes, y sím­bo­lo de la opo­si­ción. La ex­plo­sión se pro­du­jo al pa­so de un gru­po de po­li­cías na­cio­na­les en mo­to­ci­cle­tas, al­gu­nos de los cua­les re­sul­ta­ron he­ri­dos.

«El vo­to de hoy en Ve­ne­zue­la co­rre el ries­go de au­men­tar más las ten­sio­nes en el país», ad­vir­tió la res­pon­sa­ble de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de la UE, Fe­de­ri­ca Mog­he­ri­ni.

MI­GUEL GU­TIÉ­RREZ EFE

Gran ex­plo­sión al pa­so de un gru­po de mo­to­ris­tas de la Po­li­cía Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na por una ca­lle de Ca­ra­cas.

M. GU­TIÉ­RREZ EFE

Va­rios po­li­cías re­sul­ta­ron he­ri­dos por una ex­plo­sión cuan­do in­ten­ta­ban im­pe­dir una con­cen­tra­ción de opo­si­to­res al ré­gi­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.