La Fei­ra Cel­ta con­quis­ta O Son

El cie­rre de la úl­ti­ma jor­na­da de es­ta ci­ta de­mos­tró que si­gue su­man­do adep­tos ca­da año en­tre los tu­ris­tas y ve­ci­nos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - P. BRETAL

Co­mo si se tra­ta­se de una ame­na­za o de una in­vi­ta­ción lú­di­ca for­zo­sa, así co­men­za­ron a so­nar los tam­bo­res por las ca­lles del cen­tro de Por­to do Son, que in­vo­ca­ban a unos ra­yos de sol que se ha­bían re­sis­ti­do a apa­re­cer los dos días an­te­rio­res. Pe­ro el as­tro rey aguar­da­ba al punto álgido de la dan­za de dos ma­la­ba­ris­tas pa­ra co­ro­nar el cie­lo e inun­dar de luz la úl­ti­ma jor­na­da de la Fei­ra Cel­ta. Y del fre­ne­sí fi­nal de los sal­tim­ban­quis y las úl­ti­mas me­lo­días sur­gie­ron los ha­ces que ilu­mi­na­ron a las re­bo­san­tes pla­zas de la lo­ca­li­dad y que con­fir­ma­ron lo que mu­chos pen­sa­ban. Es­ta ce­le­bra­ción his­tó­ri­ca se ha con­sa­gra­do co­mo una ci­ta in­elu­di­ble en to­da la co­mar­ca.

Si bien es cier­to que las in­cle­men­cias me­teo­ro­ló­gi­cas no ha­bían lo­gra­do echar atrás al pú­bli­co du­ran­te el arran­que de la fe­ria, ayer el mer­ca­do tra­di­cio­nal, que se ha­bía dis­pues­to a lo lar­go de las prin­ci­pa­les ar­te­rias so­nen­ses, es­ta­ba re­ple­to de fa­mi­lias que acu­die­ron con sus pe­que­ños a dis­fru­tar de las nu­me­ro­sas ac­tua­cio­nes que se su­ce­dían pe­rió­di­ca­men­te.

Los pa­sa­ca­lles, a car­go de ar­tis­tas ca­rac­te­ri­za­dos de épo­ca, hi­cie­ron des­fi­lar a ar­le­qui­nes, gue­rre­ros, drui­das y ju­gla­res que es­ce­ni­fi­ca­ron des­de un des­em­bar­co nor­man­do has­ta una ba­ca­nal acom­pa­ña­da de un má­gi­co fauno.

Pa­ra los pe­que­ños

En­tre tan­ta mú­si­ca y bai­le del pa­sa­do, se con­fi­gu­ra­ba un cli­ma per­fec­to pa­ra per­der­se en­tre los ríos de ten­de­re­tes don­de uno po­día ha­cer­se con pro­duc­tos de la me­jor gas­tro­no­mía ar­te­sa­nal —em­bu­ti­dos, que­sos o re­pos­te­ría con de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen de to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal— o in­clu­so co­mer­se un bo­lo pre­ña­do re­cién co­ci­na­do en un horno de le­ña.

Sa­ciar el ape­ti­to se con­ver­tía en al­go fun­da­men­tal pa­ra po­der dis­fru­tar de las di­ver­sas ac­ti­vi­da­des que al­ber­ga­ba la Fei­ra Cel­ta. Los pa­dres pu­die­ron ob­ser­var có­mo sus chi­qui­llos se en­tre­te­nían en el es­pa­cio ha­bi­li­ta­do pa­ra ellos, en­tre jue­gos po­pu­la­res y bar­cas vi­kin­gas de ma­de­ra. Tam­po­co fal­ta­ron los es­pec­tácu­los pa­ra los ni­ños, con es­pe­cial re­le­van­cia el de un pi­ra­ta que les pro­po­nía re­tos tan va­rio­pin­tos co­mo to­car cin­co ca­be­zas de sus com­pa­ñe­ros y así lle­var­se la vic­to­ria, aun­que fue­se mo­ral.

El pa­tio de ar­mas ha­bi­li­ta­do en la pla­za de Ro­sa­lía de Cas­tro vol­vió a aca­pa­rar la aten­ción de los vi­si­tan­tes que, co­mo si se tra­ta­se de un sa­fa­ri via­jan­do en el tiem­po, al­za­ron sus smarthp­ho­nes pa­ra lue­go po­der en­se­ñar en ca­sa có­mo se lu­cha co­rrec­ta­men­te con un ha­cha o có­mo se de­be su­je­tar una lan­za an­tes de arro­jar­la al enemi­go. Has­ta los ar­te­sa­nos allí reuni­dos de­ja­ron un mo­men­to sus tra­ba­jos gre­mia­les pa­ra to­mar no­ta.

Mien­tras uno se ale­ja­ba de la fies­ta, po­dían es­cu­char­se los pri­me­ros «pa­ra el año re­pe­ti­mos».

C. QUEIJEIRO

Los es­pec­tácu­los de ani­ma­ción fue­ron el gran atrac­ti­vo.

FO­TOS: CAR­ME­LA QUEIJEIRO

Los más pe­que­ños dis­fru­ta­ron de los jue­gos y es­pec­tácu­los pre­pa­ra­dos pa­ra ellos.

El ele­va­do ni­vel de ca­rac­te­ri­za­ción de los ar­tis­tas fue asom­bro­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.