Los pla­nes de pre­ven­ción pe­nal de las em­pre­sas ape­nas avan­zan en Ga­li­cia

El Có­di­go Pe­nal exi­ge a las so­cie­da­des un pro­gra­ma pa­ra evi­tar la co­mi­sión de de­li­tos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - AL­BER­TO MAHÍA

Pe­se a ser un be­ne­fi­cio, tan­to pa­ra un ta­ller con dos em­plea­dos co­mo pa­ra una gran in­dus­tria con mil, dos años des­pués de la en­tra­da en vi­gor del nue­vo Có­di­go Pe­nal, la ma­yo­ría del em­pre­sa­ria­do ga­lle­go, co­mo el del res­to del país, tra­ba­ja sin un plan de pre­ven­ción pe­nal. So­lo las gran­des fir­mas lo han im­plan­ta­do. Ca­re­cer de ese pro­gra­ma no so­lo pue­de abo­car a la em­pre­sa a su des­apa­ri­ción en ca­so de que en su seno se co­me­ta un de­li­to sino que ade­más no po­drá te­ner re­la­cio­nes co­mer­cia­les con la ma­yo­ría de los paí­ses oc­ci­den­ta­les y sus fac­to­rías, ni op­tar a un con­tra­to pú­bli­co. Por­que aho­ra las Ad­mi­nis­tra­cio­nes lo exi­gen a las so­cie­da­des que op­ten a un con­cur­so.

La Voz reunió a cua­tro ex­per­tos pa­ra ha­blar so­bre el te­ma. La pri­me­ra pin­ce­la­da la dio Ale­jan­dro Mo­rán Llor­dén, ma­gis­tra­do de la Sec­ción Sexta de la Au­dien­cia de A Co­ru­ña: «La úl­ti­ma re­for­ma del Có­di­go Pe­nal, ade­más de in­tro­du­cir la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de las per­so­nas ju­rí­di­cas que pue­den re­sul­tar con­de­na­das por los de­li­tos co­me­ti­dos por per­so­nas fí­si­cas a ellas vin­cu­la­das, es­ta­ble­ce co­mo cau­sa de ex­clu­sión de esa res­pon­sa­bi­li­dad la adop­ción y eje­cu­ción de mo­de­los de or­ga­ni­za­ción y ges­tión que per­mi­tan a las em­pre­sas pre­ve­nir, o al me­nos re­du­cir de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, la co­mi­sión de de­li­tos en su seno». Es de­cir, que «to­da em­pre­sa de­be con­fec­cio­nar un plan de pre­ven­ción que reúna una se­rie de pau­tas o de re­glas de con­trol in­terno y ex­terno que evi­ten que ha­ya con­duc­tas de­lic­ti­vas», apun­ta el abo­ga­do de la con­sul­to­ra ga­lle­ga Com­plian­za, Ru­bén Vei­ga.

El fis­cal de de­li­tos eco­nó­mi­cos de la Fis­ca­lía Pro­vin­cial de A Co­ru­ña, Juan An­to­nio Fra­go, ex­pli­ca lo que su­po­ne te­ner el plan de pre­ven­ción: «El le­gis­la­dor le ha da­do a ese pro­gra­ma la con­di­ción de exi­men­te. Es de­cir, que si en la em­pre­sa se co­me­te un de­li­to y di­cha so­cie­dad pre­via­men­te cuen­ta con esos pla­nes im­ple­men­ta­dos, se eli­mi­na­rá de pe­na a la em­pre­sa». Pa­ra com­pren­der­lo, bas­ta un ejem­plo. Ima­gi­ne­mos que un em­plea­do de una em­pre­sa quí­mi­ca ti­ra bi­do­nes a un río. Eso lo con­vier­te en cul­pa­ble de un de­li­to con­tra el me­dio am­bien­te. Has­ta ha­ce unos años, la Jus­ti­cia so­lo iba con­tra el tra­ba­ja­dor in­frac­tor. Aho­ra ya no, tam­bién sen­ta­rá en el ban­qui­llo a la pro­pia em­pre­sa. Si cuen­ta con un plan de pre­ven­ción y de­mues­tra que hi­zo to­do lo po­si­ble pa­ra que se cum­plie­ra, la so­cie­dad se­rá li­bra­da de to­da cul­pa. Se­rá ex­cul­pa­da o, en el peor de los ca­sos, le ser­vi­rá de ate­nuan­te. Pe­ro si no lo tie­ne, el cas­ti­go po­drá ser muy du­ro, lle­gan­do in­clu­so a la di­so­lu­ción de la em­pre­sa.

GONZALO BARRAL

Los ex­per­tos, en La Voz. Jai­me Ló­pez, se­cre­ta­rio de los em­pre­sa­rios ga­lle­gos; Juan An­to­nio Fra­go, fis­cal de de­li­tos eco­nó­mi­cos; el ma­gis­tra­do Mo­rán Llor­dén, y el abo­ga­do Ru­bén Vei­ga, en La Voz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.