Me­dio mi­llar de ve­ne­zo­la­nos mues­tran su ra­bia en A Co­ru­ña

«No que­re­mos más ase­si­na­tos por de­fen­der una na­ción li­bre»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - EMI­LI­ANO MOU­ZO

Los ve­ne­zo­la­nos re­si­den­tes en A Co­ru­ña gri­ta­ron ayer «lle­nos de ra­bia» en Ma­ría Pi­ta. Me­dio mi­llar de vo­ces, to­das a una, exi­gie­ron que su país «sea li­bre por me­dio de unas votaciones le­ga­les». Re­cla­ma­ron «que na­die nos li­mi­te a ele­gir lo qué deseen», co­mo di­jo una de las por­ta­vo­ces, mi­cró­fono en mano, fren­te al edi­fi­cio del Ayun­ta­mien­to co­ru­ñés.

Ma­yo­res, jó­ve­nes y ni­ños con raí­ces, o no, ve­ne­zo­la­nas se con­cen­tra­ron fren­te al pa­la­cio mu­ni­ci­pal. Sus por­ta­vo­ces ha­bla­ron de po­lí­ti­ca, pe­ro so­bre to­do de vi­da. Cen­tra­ron más sus dis­cur­sos en la si­tua­ción que pa­de­ce es­te país de Amé­ri­ca del Sur. Los con­cen­tra­dos, co­mo Ro­cío Ruiz, re­fle­ja­ron con sus pa­la­bras «las pe­na­li­da­des que es­tán su­frien­do nuestros com­pa­trio­tas». Des­ta­có la fal­ta de re­cur­sos, «ni pa­ra el con­su­mo ele­men­tal del ser hu­mano, ni pa­ra la hi­gie­ne, en de­fi­ni­ti­va, pa­ra so­bre­vi­vir», sub­ra­yó, pa­la­bras que fue­ron se­gui­das de un grito de áni­mo «pa­ra los que allí lo es­tán pa­san­do tan mal».

Por los al­ta­vo­ces que so­na­ban ayer en Ma­ría Pi­ta se re­pe­tían las pa­la­bras «re­pre­sión» y «ase­si­na­tos»: «No po­de­mos to­le­rar que el ré­gi­men de Ma­du­ro, y an­tes de Chá­vez, con­ti­núe re­pri­mien­do a los que no es­tán de acuer­do con sus po­lí­ti­cas. No pue­den se­guir ase­si­nan­do a la gen­te que su úni­co de­li­to es pe­dir de­mo­cra­cia y li­ber­tad».

Pa­ra los ma­ni­fes­tan­tes que se con­cen­tra­ron ayer Ma­ría Pi­ta, el ac­tual Go­bierno de Ve­ne­zue­la «quie­re im­po­ner una Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te pa­ra ti­rar la Cons­ti­tu­ción apro­ba­da con to­da le­gi­ti­mi­dad en el año 1999». Di­cen que en ese do­cu­men­to «vo­ta­do li­bre­men­te» se es­ta­ble­ce que el pue­blo de Ve­ne­zue­la «es el de­po­si­ta­rio del po­der cons­ti­tu­yen­te ori­gi­na­rio, y pue­de con­vo­car una asam­blea na­cio­nal con el ob­je­to de trans­for­mar el Es­ta­do, crear un nue­vo or­de­na­mien­to ju­rí­di­co y re­dac­tar una nue­va Cons­ti­tu­ción». Pe­ro los ve­ne­zo­la­nos que vi­ven en A Co­ru­ña no apo­yan la pro­pues­ta de Ma­du­ro de cam­biar es­te ór­gano «so­la­men­te con la vo­ta­ción de 545 ami­gos nom­bra­dos a de­do», di­jo Mig­da­lia Mar­tí­nez, otra de las con­vo­can­tes de la con­cen­tra­ción.

«So­mos ri­cos po­bres».

El me­dio mi­llar de ve­ne­zo­la­nos que se con­cen­tra­ron en Ma­ría Pi­ta ca­mi­na­ron has­ta otro punto em­ble­má­ti­co de la ciu­dad, el Obe­lis­co. Ya no ha­cía fal­ta con­sig­nas. El si­len­cio rei­na­ba. So­lo se es­cu­cha­ba de fondo, co­mo un su­su­rro, «so­mos ri­cos po­bres». «En nues­tro país te­ne­mos de to­do, pe­tró­leo, gas, mi­ne­ra­les, ce­rea­les... Pe­ro quién apues­ta por no­so­tros es­tan­do en el po­der es­te ti­po de per­so­nas. Nos mo­ri­mos de ham­bre», de­ta­lla­ba una de las par­ti­ci­pan­tes mien­tras ca­mi­na­ba, ex­pre­san­do —de­cía— el sen­tir de los 2.800 ve­ne­zo­la­nos que re­si­den en A Co­ru­ña y los 8.000 en Ga­li­cia. Los ma­ni­fes­tan­tes agra­de­cie­ron el apo­yo de los gru­pos po­lí­ti­cos lo­ca­les del PP, PSOE y Ciu­da­da­nos. «No en­ten­de­mos por qué los res­pon­sa­bles de A Ma­rea y del BNG no es­tán aquí», se que­ja­ron.

ÁN­GEL MANSO

Los ma­ni­fes­tan­tes re­cla­ma­ron en la pla­za de Ma­ría Pi­ta li­ber­tad pa­ra Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.