El au­to­ri­ta­ris­mo ace­cha a la de­mo­cra­cia

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RIVAS

La de­mo­cra­cia pe­li­gra en Po­lo­nia, Hun­gría, Tur­quía, Ucra­nia, Ve­ne­zue­la, y en nu­me­ro­sos paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca y Amé­ri­ca del Sur que son for­mal­men­te de­mo­crá­ti­cos. Ru­sia, Is­rael, Ko­so­vo y Fi­li­pi­nas son paí­ses tru­fa­dos de au­to­ri­ta­ris­mo. Al­gu­nos pa­raí­sos avan­za­dos, co­mo Ca­ta­lu­ña, Flan­des o Lom­bar­día creen que hay cues­tio­nes esen­cia­les que no se pue­den re­sol­ver de­mo­crá­ti­ca­men­te. Y mu­chas do­ce­nas de Es­ta­dos se que­dan en el pu­ro for­ma­lis­mo de­mo­crá­ti­co o son, sin ma­ti­ces, dic­ta­du­ras. Por­que la sa­lud de­mo­crá­ti­ca del mun­do es ca­da día más pre­ca­ria.

Ha­ce ca­si se­ten­ta años, con los res­col­dos de la II Gue­rra Mun­dial to­da­vía ca­lien­tes, el po­li­tó­lo­go J. L. Tal­mon se re­fi­rió por pri­me­ra vez al pa­ra­dó­ji­co con­cep­to de «de­mo­cra­cia to­ta­li­ta­ria», al de­mos­trar la po­si­bi­li­dad de que un sis­te­ma for­mal­men­te de­mo­crá­ti­co sea en reali­dad un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio. Su te­sis, cu­ya pers­pi­ca­cia re­ver­de­ce, par­te de que muy po­cas ve­ces nos en­fren­ta­mos a un sis­te­ma que —co­mo hi­cie­ran Gen­ti­le pa­ra Mus­so­li­ni, o Goeb­bels pa­ra Hitler— re­cla­me pa­ra sí la con­di­ción de an­ti­de­mo­crá­ti­co, y que por eso es fre­cuen­te que el au­to­ri­ta­ris­mo se re­fu­gie de­trás de re­gí­me­nes con apa­rien­cia de­mo­crá­ti­ca.

El atrac­ti­vo de la de­mo­cra­cia to­ta­li­ta­ria —de­cía Tal­mon— hay que bus­car­lo en la fal­sa con­vic­ción de que to­da cir­cuns­tan­cia po­lí­ti­ca se ri­ge por una so­la ver­dad, o de que pa­ra ca­da pro­ble­ma po­lí­ti­co so­lo exis­te una so­lu­ción co­rrec­ta.

Y po­co an­tes, en 1949, Ed­gar H. Carr tam­bién ha­bía apun­ta­do que la ba­se del to­ta­li­ta­ris­mo es­tá en la con­vic­ción de que so­lo hay un hom­bre —du­ce, führer, cau­di­llo o ayatola— que tie­ne la ca­pa­ci­dad de in­ter­pre­tar la úl­ti­ma ver­dad de ca­da mo­men­to his­tó­ri­co.

Pe­ro los dos coin­ci­dían en que la de­fi­ni­ción de un sis­te­ma to­ta­li­ta­rio no de­pen­de tan­to de su ar­qui­tec­tu­ra ju­rí­di­ca co­mo de la men­ta­li­dad que lo sus­ten­ta, por lo que, si bien exis­ten ar­qui­tec­tu­ras sis­té­mi­cas au­to­ri­ta­rias, tam­bién es po­si­ble que un po­der au­to­ri­ta­rio se es­con­da de­trás de un de­co­ra­do de­mo­crá­ti­co. Si Tal­mon y Carr vol­vie­sen so­bre sus pa­sos, es­ta­rían se­gu­ros de que la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal, do­mi­na­da por ra­rae aves co­mo Trump, Pu­tin y Xi Jim­ping, ca­mi­na ha­cia un au­to­ri­ta­ris­mo de apa­rien­cia de­mo­crá­ti­ca.

Y al­go pa­re­ci­do sen­ti­rían tam­bién si, fi­ján­do­se en la cri­sis de la Unión Eu­ro­pea, vie­sen cre­cer elec­to­ral­men­te los po­pu­lis­mos que, in­vo­can­do la sa­lus pú­bli­ca y la igual­dad de la gen­te, pro­po­nen uto­pías de bie­nes­tar uni­ver­sal, ges­tio­na­das des­de las fron­te­ras ex­te­rio­res del Es­ta­do de de­re­cho, y sin ga­ran­ti­zar la rea­lis­ta es­ta­bi­li­dad, sos­te­ni­bi­li­dad y fun­cio­na­mien­to de los re­gí­me­nes li­bres.

Por eso con­vie­ne abrir al má­xi­mo los ojos de la po­lí­ti­ca, no va­ya a ser que, mien­tras cree­mos es­tar cam­bian­do las cas­tas de­ca­den­tes por un po­pu­lis­mo re­ge­ne­ra­dor, se nos es­té co­lan­do el au­to­ri­ta­ris­mo por to­das las ren­di­jas y fuen­tes de ven­ti­la­ción de los sis­te­mas más apa­ren­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.