Ha­cer­nos los sue­cos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

EL SÍN­DRO­ME G MA­NUEL BLAN­CO DESAR

Oja­lá que las le­yes y nor­mas pue­dan es­cri­bir­se al­gún día con jer­ga ma­te­má­ti­ca. Ya sé que los ju­ris­tas me la­pi­da­rán, pe­ro an­tes de ha­cer­lo con­ven­drán en que eso me­jo­ra­ría no­ta­ble­men­te la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. Es­ta his­to­ria va de có­mo la reali­dad na­da tie­ne que ver con lo pre­vis­to y aún así al­gu­nos se ha­cen el sue­co pa­ra no ver­lo.

Éra­se una vez una or­ga­ni­za­ción com­ple­ja y com­pli­ca­da, aun­que ma­ra­vi­llo­sa, co­mo es la UE. Vi­vía fe­liz con sus co­sas y sus pa­cí­fi­cos líos, has­ta que in­gre­sa­ron unos paí­ses in­clu­so más fe­li­ces, co­mo Sue­cia y Fin­lan­dia. La UE te­nía una nor­ma su­pe­rior o tra­ta­do que bus­ca­ba me­jo­rar su cohe­sión so­cio­eco­nó­mi­ca. Un buen día se pro­pu­so ha­cer una Cons­ti­tu­ción, pe­ro no cua­jó. Tras el fra­ca­so, re­to­ca­ron aquel tra­ta­do y, co­mo quien no quie­re la co­sa, in­tro­du­je­ron en el ar­tícu­lo de la cohe­sión al­gu­nos ma­ti­ces pa­ra dar­le gus­to a sue­cos y fi­ne­ses. Y he­te aquí que el ar­tícu­lo 158 del tra­ta­do ori­gi­na­rio se con­vier­te en el 174 del nue­vo, in­clu­yen­do aho­ra que se pres­ta­rá es­pe­cial aten­ción a las re­gio­nes que pa­de­cen des­ven­ta­jas de­mo­grá­fi­cas gra­ves y permanentes co­mo, por ejem­plo, las re­gio­nes más sep­ten­trio­na­les con una es­ca­sa den­si­dad de po­bla­ción y las re­gio­nes in­su­la­res, trans­fron­te­ri­zas y de mon­ta­ña.

Por ejem­plo. ¿Qué es un «por ejem­plo»? ¿En­tran más re­gio­nes que las ci­ta­das o so­lo es­tas? Las du­das in­tere­sa­das no se­rían ta­les si nos ex­pre­sá­se­mos con pre­ci­sión ma­te­má­ti­ca. Pe­ro no. ¿De qué iban a vi­vir en­ton­ces los in­tér­pre­tes, exé­ge­tas y her­me­neu­tas le­gu­le­yos? Pues ahí es­tá el fo­llón. Pa­ra los fun­cio­na­rios de man­gui­tos de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, lo que pi­die­ron sue­cos y fi­ne­ses al en­trar en el club se re­fe­ría a las zo­nas des­po­bla­das —con ra­zón— del gé­li­do nor­te es­can­di­na­vo. De ahí que con­si­de­ren que la pa­té­ti­ca si­tua­ción de­mo­grá­fi­ca del res­to de Eu­ro­pa no me­rez­ca apo­yo eu­ro­peo al­guno. Oh, cie­gos en­tre los in­vi­den­tes.

Co­mo Eu­ro­pa no tie­ne un plan pa­ra cor­tar su he­mo­rra­gia de­mo­grá­fi­ca in­ter­na y su se­nes­cen­cia por in­fe­cun­di­dad, tal vez los que más nos va­mos de­san­gran­do ten­ga­mos que dar un pa­so al fren­te y ofre­cer uno. No se­rá el me­jor de los pla­nes, pe­ro pue­de ser el arran­que de la pla­ni­fi­ca­ción por­que, de to­das ma­ne­ras, así al pai­ro no po­de­mos se­guir.

Pre­ci­sa­mos una es­tra­te­gia de­mo­grá­fi­ca eu­ro­pea pa­ra su­pe­rar el des­con­cier­to: http://es­tra­te­gia­de­mo­gra­fi­caeu­ro­pea.blogs­pot.com.es/. Las so­lu­cio­nes po­pu­lis­tas de se­lla­do de fron­te­ras o de que en­tren to­dos, has­ta la co­ci­na, nos van a hun­dir. Lo que no es de re­ci­bo es pen­sar que la pre­ci­sión nor­ma­ti­va ori­gi­na­da por los nór­di­cos en 1994 sir­va dé­ca­das des­pués. En 1994 la fe­cun­di­dad ga­lle­ga ya era la más ba­ja de Eu­ro­pa, jun­to con la as­tu­ria­na. Y ahí se­gui­mos.

Así que co­mo no­so­tros no re­me­mos en la bue­na di­rec­ción du­do que otros lo ha­gan me­jor o con más ím­pe­tu. Los ga­lle­gos, en par­ti­cu­lar, y los res­tan­tes es­pa­ño­les, en ge­ne­ral, no po­de­mos ha­cer­nos los sue­cos res­pec­to a qué sig­ni­fi­ca hoy pa­de­cer una des­ven­ta­ja de­mo­grá­fi­ca gra­ve y per­ma­nen­te. Alea jac­ta est.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.