El oxí­geno de Ma­cron

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

QUE­RI­DO MUN­DO CAR­LOS G. REI­GO­SA

Em­ma­nuel Ma­cron es un pre­si­den­te fran­cés tan no­ve­do­so co­mo ines­pe­ra­do, a pe­sar de que era ya un po­lí­ti­co co­no­ci­do an­tes de con­cu­rrir a las elec­cio­nes. ¿Có­mo se pro­du­jo el mi­la­gro? Se han da­do ya mu­chas ex­pli­ca­cio­nes, pe­ro las me­re­ce­do­ras de más cré­di­to son las que se fi­jan en su dis­cur­so y en su tra­yec­to­ria. Ma­cron for­mó par­te del Go­bierno so­cia­lis­ta de Ho­llan­de, pe­ro nun­ca se con­fun­dió con él, ni si­quie­ra en los as­pec­tos for­ma­les. Y se pre­sen­tó al fren­te de la pla­ta­for­ma En Mar­che!, cu­yo idea­rio, en tér­mi­nos so­cia­les y eco­nó­mi­cos, era y es so­cial-li­be­ral, com­bi­nan­do fle­xi­bi­li­dad y pro­duc­ti­vi­dad de un mo­do no­ve­do­so.

¿Le bas­tó con es­to pa­ra ga­nar? No. Ma­cron es el pre­si­den­te de Fran­cia por­que se ma­ni­fes­tó co­mo la ima­gen de un cen­tris­ta aco­ge­dor ca­paz de for­mu­lar unas res­pues­tas con­ci­lia­do­ras, equi­li­bra­das y sin aris­tas pa­ra to­dos y ca­da uno de los pro­ble­mas. Su pro­pó­si­to era cla­ro: ale­jar­se de la de­re­cha xe­nó­fo­ba, bor­dear las aris­tas de una iz­quier­da es­cle­ro­ti­za­da y for­ta­le­cer los prin­ci­pios del Es­ta­do sin por ello de­jar de mo­der­ni­zar­los y fle­xi­bi­li­zar­los. Por­que Ma­cron es un de­fen­sor cla­ro de un Es­ta­do fuer­te, pe­ro no de ma­yor ta­ma­ño. To­do es­to lo ha di­cho con un len­gua­je nue­vo que a ve­ces ha­bla de co­sas vie­jas, pe­ro siem­pre con un es­pí­ri­tu re­no­va­dor, so­bre to­do a la ho­ra de abor­dar de­re­chos, de­be­res y res­pon­sa­bi­li­da­des. Su pro­gra­ma es­tá lleno de un sen­ti­do co­mún que, al pa­re­cer, se ha­bía con­ver­ti­do en el me­nos co­mún de los sen­ti­dos en Fran­cia. Así, sus ob­je­ti­vos sue­nan in­no­va­do­res y mo­der­nos: re­no­var «la es­pe­ran­za y el es­pí­ri­tu de con­quis­ta», ase­gu­rar la se­gu­ri­dad, fa­vo­re­cer el es­fuer­zo en tra­ba­jos dig­nos, va­lo­rar el éxi­to im­pul­san­do la am­bi­ción per­so­nal y, cla­ro, abo­lir los pri­vi­le­gios que blo­quean el de­sa­rro­llo. Pe­ro to­do es­to no es po­si­ble lo­grar­lo sin re­sis­ten­cias, en par­ti­cu­lar cuan­do se di­ri­ge con­tra los nu­me­ro­sos gru­pos de in­te­rés que pa­ra­li­zan la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía ga­las. La pri­me­ra me­di­da afec­ta al sis­te­ma de pen­sio­nes y su pro­pues­ta es de­ro­gar los re­gí­me­nes es­pe­cia­les. Por es­ta sen­da, Ma­cron ya ha em­pe­za­do a ba­jar en las en­cues­tas. Pe­ro to­da­vía le que­da mu­cho oxí­geno po­lí­ti­co.

Ha­ce unas se­ma­nas es­tu­ve en Ale­ma­nia. Co­mo te­nía que lle­gar a Bonn y la co­ne­xión aé­rea has­ta allí no era bue­na (es lo que tie­ne vo­lar des­de Ga­li­cia, que par­ti­mos ya con un hán­di­cap), hi­ce la úl­ti­ma par­te del tra­yec­to en tren. Aún no me he re­cu­pe­ra­do de ese via­je, la ver­dad. Pa­ra em­pe­zar, co­gí el tren di­rec­ta­men­te des­de el ae­ro­puer­to, lo que ya mo­la bas­tan­te. Co­mo no ha­blo ale­mán más allá de ser ca­paz de pe­dir un nú­me­ro de cer­ve­zas que no ex­ce­dan mi ca­pa­ci­dad de con­tar o de usar los de­dos, que cu­rio­sa­men­te es igual, me preo­cu­pa­ba ma­ne­jar­me en la es­ta­ción al lle­gar, por­que ha­bía­mos te­ni­do un cier­to re­tra­so en el vue­lo y ne­ce­si­ta­ba cam­biar el bi­lle­te del tren; pe­ro to­do el per­so­nal que en­con­tré ha­bla­ba un in­glés más que acep­ta­ble. En al­gún ca­so, in­clu­so muy bueno, a pe­sar de no tra­tar­se pre­ci­sa­men­te de jo­ven­ci­tos, con lo cual no tu­ve nin­gún pro­ble­ma pa­ra lo­grar­lo y ajus­tar el re­co­rri­do. Pu­de ver có­mo han pro­li­fe­ra­do los huer­tos ur­ba­nos des­de mi úl­ti­ma vi­si­ta a ese país: en los es­pa­cios ale­da­ños a las vías del tren el es­ta­do al­qui­la te­rre­nos pa­ra que aque­llos que lo deseen mon­ten su pe­que­ño huer­to o su re­ti­ro de fin de se­ma­na. Por lo que sé, el úni­co re­qui­si­to es que al me­nos una par­te del te­rreno se de­di­que a agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca, lo que por un la­do le da un uso a ese es­pa­cio que ha­bi­tual­men­te que­da bal­dío por­que no se pue­de cons­truir en él, por otro pro­vo­ca la apa­ri­ción de pul­mo­nes verdes al­re­de­dor de las ciu­da­des y ade­más de ser­vir pa­ra deses­tre­sar a los que los cul­ti­van, les pro­por­cio­nan al­gún fru­to sa­bro­so y les de­vuel­ve el gus­to por los sa­bo­res de ver­dad, lo que pro­ba­ble­men­te fa­vo­rez­ca — en res­pues­ta— el con­su­mo de pro­xi­mi­dad. Pa­re­ce una bue­na idea, ¿no? Su­pon­go que pa­ra pro­mo­ver es­te ti­po de ac­cio­nes hay que pen­sar en los ciu­da­da­nos co­mo usua­rios de la ur­be y no so­lo co­mo mu­ñe­cos del pim-pam-pum de los vo­tos, cla­ro. Y me ima­gino que los ciu­da­da­nos-agri­cul­to­res de­ben te­ner to­da­vía un ca­ri­ño ha­cia la tie­rra y un re­cuer­do an­ces­tral de lo que se sien­te al ver cre­cer al­go que uno mis­mo ha plan­ta­do, pa­ra de­di­car­le un tiem­po se­ma­nal a esas ta­reas. Pe­ro lo que no me pue­do qui­tar de la ca­be­za es el res­pe­to a la lí­nea de la es­ta­ción. La ra­ya que de­li­mi­ta el es­pa­cio de se­gu­ri­dad al­re­de­dor del an­dén y que na­die tras­pa­sa­ba. Has­ta le hi­ce una foto. No lo pu­de evi­tar: a las 8 de la ma­ña­na de un do­min­go, con la es­ta­ción lle­na de ex­cur­sio­nis­tas, tras­no­cha­do­res de vuel­ta a ca­sa, al­gún tra­ba­ja­dor en ca­mino a su la­bor do­mi­ni­cal e in­clu­so un par de dro­ga­tas con­su­mi­dos, ni un so­lo pie atra­ve­só la lí­nea aque­lla has­ta que el tren se de­tu­vo y se abrie­ron las puer­tas. In­con­ce­bi­ble pa­ra un me­di­te­rrá­neo, cla­ro. Has­ta que lo pien­sas y te plan­teas que —a lo me­jor— en otras co­sas tam­bién se com­por­tan así, y que no son so­lo los ciu­da­da­nos los que lo ha­cen, sino tam­bién los que tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des (o sea, al­go de lo que res­pon­der). Y de vuel­ta a ca­sa em­pie­zas a mi­rar mal a los que atra­vie­san la lí­nea sin nin­gu­na ra­zón, so­lo por po­der de­mos­trar que no va con ellos, que a ellos no les man­da na­die, que es­te es un país en el que ca­da uno pue­de ha­cer lo que le dé la ga­na, que pa­ra eso so­mos li­bres. Y de­mo­crá­ti­cos. Y no te en­tien­den, cla­ro, por­que no han nun­ca vis­to la ra­ya del an­dén sin pies.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.