El de­re­cho a de­ci­dir de Ra­joy

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

EN VI­VO PE­DRO AR­MAS

So­bre el pro­ble­ma ca­ta­lán, Ra­joy ha di­cho: «La res­pues­ta se­rá pro­por­cio­na­da». La fra­se de­ja lu­gar a du­das. ¿Pro­por­cio­na­da en re­la­ción a qué? ¿Se­rá una res­pues­ta pro­por­cio­nal al pro­ble­ma? ¿El su­pues­to de­re­cho a de­ci­dir es pro­por­cio­na­do o des­pro­por­cio­na­do? ¿Tie­ne Ra­joy de­re­cho a de­ci­dir? ¿Qué de­ci­sión to­ma­rá Ra­joy? ¿Sus­pen­de­rá Ra­joy la au­to­no­mía de la Au­to­no­mía? ¿Me­te­rá Ra­joy en la cár­cel a Puig­de­mont, a to­dos los con­se­llers, a to­dos los al­cal­des que fa­ci­li­ten lo­ca­les pa­ra el re­fe­rén­dum, a to­dos los ca­ta­la­nes que vo­ten? ¿Da­rá Ra­joy la or­den de in­va­dir Ca­ta­lu­ña, por tie­rra, mar y ai­re?

Lle­ga­dos a un punto sin re­torno, ya no se tra­ta de dis­cu­tir si el re­fe­rén­dum es le­gal o no. Es ob­vio que es ile­gal. Tam­bién es ob­vio que a quie­nes lo plan­tean les da igual, por­que pre­ten­den cons­truir un Es­ta­do le­gal so­bre los ci­mien­tos de una le­ga­li­dad que con­si­de­ran im­pues­ta. Lle­ga­dos a es­te punto, Ra­joy no so­lo tie­ne el de­re­cho a de­ci­dir qué ha­cer, sino que tie­ne el de­ber de de­ci­dir qué ha­cer e in­clu­so la obli­ga­ción de ha­cer. Y eso a Ra­joy no se le da bien.

Unos le pi­den que apli­que el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, otros que apli­que la Ley de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, que pa­ra es­ta si­tua­ción, no pa­ra otras, apro­ba­ron PP y PSOE ha­ce un par de años. Tras me­ses ama­gan­do con el 155, aho­ra se atis­ba que la res­pues­ta pro­por­cio­na­da es la apli­ca­ción de esa ley, co­pia­da de la es­ta­dou­ni­den­se y bau­ti­za­da con un nom­bre car­ga­do de re­mi­nis­cen­cias au­to­ri­ta­rias. Que na­die se alar­me; no tie­ne por qué ha­ber alar­ma so­cial an­te una res­pues­ta pro­por­cio­na­da. Tran­qui­li­za sa­ber que la si­tua­ción de in­te­rés pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal es una si­tua­ción me­nos gra­ve que la de es­ta­do de ex­cep­ción y si­tio. La apli­ca­ción del 155 su­pon­dría res­tre­gar la car­ta mag­na por la ca­ra a los ca­ta­la­nes y pa­sar por un trá­mi­te par­la­men­ta­rio. Lo pri­me­ro a Ra­joy tal vez le ape­tez­ca; lo se­gun­do no tan­to. Qui­zás pre­fie­ra la res­pues­ta de la Ley de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, que es más se­gu­ra y pro­por­cio­na­da.

¿A quién co­rres­pon­de la de­cla­ra­ción de si­tua­ción de in­te­rés pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal? Se­gún la pro­pia ley, a Ra­joy. No obs­tan­te, Ra­joy pue­de nom­brar a una au­to­ri­dad fun­cio­nal con com­pe­ten­cias pa­ra coor­di­nar las ac­tua­cio­nes que pro­ce­dan. Se lo es­ta­rá pen­san­do. Ra­joy sa­be que la ley ha de apli­car­se con los me­dios or­di­na­rios de las dis­tin­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes, tam­bién la ca­ta­la­na, y que no pue­de aca­rrear la su­pre­sión de de­re­chos fun­da­men­ta­les de los ciu­da­da­nos, tam­bién los de los ca­ta­la­nes. Se lo es­ta­rá pen­san­do. Ma­riano Ra­joy sa­be que pue­de de­cla­rar­la me­dian­te real de­cre­to, pe­ro le con­vie­ne el con­sen­so. Se lo es­ta­rá pen­san­do. Sus ase­so­res le ha­brán re­co­men­da­do que, mien­tras pien­sa, in­sis­ta en ad­ver­tir del ata­que a la de­mo­cra­cia y a la uni­dad de Es­pa­ña. Si con­ven­ce a la ma­yo­ría de que am­bas son ata­ca­das, pue­de apa­re­cer des­pués co­mo el de­fen­sor de am­bas, co­mo el ada­lid del es­pa­ño­lis­mo fren­te a la ame­na­za se­pa­ra­tis­ta. Aho­ra bien, no ha de apa­re­cer co­mo un Fo­rrest Gump, un hé­roe por ca­sua­li­dad, sino co­mo un hom­bre de Es­ta­do, que se ve obli­ga­do por las cir­cuns­tan­cias a am­pliar sus com­pe­ten­cias pa­ra de­fen­der pre­ci­sa­men­te el Es­ta­do de de­re­cho. No es lo mis­mo de­fen­der el Es­ta­do de de­re­cho que el Es­ta­do de de­re­chas. Es más fá­cil ha­cer ob­ser­va­cio­nes des­pro­por­cio­na­das que dar res­pues­tas pro­por­cio­na­das, pe­ro es que a mí, co­mo a Bor­ges: «El in­fierno y el pa­raí­so me pa­re­cen des­pro­por­cio­na­dos». Es más fá­cil apo­yar, jun­to a Ri­chard Ge­re, el de­re­cho a de­ci­dir del Tí­bet, que el de­re­cho a de­ci­dir de Ca­ta­lu­ña. So­bre el de­re­cho a de­ci­dir de Ra­joy… ¡Que de­ci­da Ra­joy!

ED

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.