La inex­pe­rien­cia de­bi­li­ta a Ma­cron

La en­tra­da ma­si­va en la Asam­blea Na­cio­nal de dipu­tados del par­ti­do del pre­si­den­te con po­ca ex­pe­rien­cia es­tá mul­ti­pli­can­do los re­tra­sos y los erro­res en la Cá­ma­ra

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - ALE­XAN­DRA F. COEGO

La Asam­blea Na­cio­nal fran­ce­sa aca­ba de apro­bar la ley de mo­ra­li­za­ción pú­bli­ca de Em­ma­nuel Ma­cron des­pués de cua­tro días de de­ba­te de al­ta ten­sión. El tex­to de ley no fue el cen­tro de las dis­cu­sio­nes en la Cá­ma­ra, si no el pro­ce­di­mien­to de las se­sio­nes. Con una en­tra­da ma­si­va de dipu­tados de En Mar­cha (LRM) pro­ce­den­tes del sec­tor pri­va­do con po­ca o nin­gu­na ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca, los re­tra­sos y erro­res se mul­ti­pli­ca­ron a lo lar­go de los días. La opo­si­ción, que ocu­pa 263 de los 577 es­ca­ños, no es­tu­vo fal­ta de pa­la­bras pa­ra des­cri­bir un de­ba­te en­tre «ca­tas­tró­fi­co» y «dra­má­ti­co». «Lo nun­ca vis­to», co­men­tó un ve­te­rano de­re­chis­ta a Le Mon­de.

El mo­men­to de ma­yor ten­sión fue du­ran­te la no­che del jue­ves. Lle­ga­das las on­ce, el Mo­vi­mien­to De­mo­crá­ti­co so­li­ci­tó la im­pug­na­ción de un vo­to, mien­tras los ra­di­ca­les de iz­quier­da de La Fran­cia In­su­mi­sa se que­ja­ban de la ac- ti­tud del pre­si­den­te de se­sión, el ma­cro­nis­ta Hu­gues Ren­son. Po­co des­pués de que la mi­nis­tra de Jus­ti­cia se ne­ga­se a un re­cuen­to de los vo­tos, Jean-Luc Mé­len­chon y su gru­po sa­lie­ron ai­ra­dos del he­mi­ci­clo. «Sin­ce­ra­men­te es­toy har­to, ¿os mo­les­ta­mos? Muy bien, pues re­sol­ved­lo en­tre vo­so­tros», sol­tó el lí­der in­su­mi­so. Pa­ra los dipu­tados de En Mar­cha, las in­te­rrup­cio­nes de la opo­si­ción for­man par­te de una es­tra­te­gia pa­ra des­es­ta­bi­li­zar su po­si­la­men­ta­rio ción. «Nues­tra au­to­ri­dad se po­ne cons­tan­te­men­te en cues­tión, in­ten­tan hun­dir­nos con el úni­co ob­je­ti­vo de des­acre­di­tar­nos», se que­jó el vi­ce­pre­si­den­te del gru­po, Pa­cô­me Ru­pin.

Con el vier­nes lle­gó el cuar­to día de de­ba­te y tan so­lo un ter­cio de las en­mien­das al pro­yec­to de ley ha­bía si­do leí­do en la Asam­blea. Pa­ra evi­tar ma­yor re­tra­sos, los áni­mos se cal­ma­ron en la Cá­ma­ra, has­ta que la pro­pues­ta de eli­mi­nar el fondo de re­ser­va par- vol­vió a cal­dear el am­bien­te. Du­ran­te cin­co ho­ras, los dipu­tados de LRM de­fen­die­ron la su­pre­sión de es­te pre­su­pues­to de 150 mi­llo­nes de eu­ros que se di­vi­de en­tre los miem­bros del par­la­men­to pa­ra re­par­tir in­dis­cri­mi­na­da­men­te en sus cir­cuns­crip­cio­nes, al­go que ca­da año ali­men­ta las sos­pe­chas de clien­te­lis­mo.

Tan­to la ex­tre­ma de­re­cha co­mo la de­re­cha tra­di­cio­nal se opu­sie­ron fe­roz­men­te a la pro­pues­ta, ale­gan­do que «es una for­ma de dar ayu­das don­de no las hay», co­mo ex­pli­có Gil­bert Co­llard, del Fren­te Na­cio­nal. Fi­nal­men­te, la su­pre­sión fue apro­ba­da, al igual que to­do un pa­que­te an­ti­co­rrup­ción pa­ra evi­tar los es­cán­da­los que en­su­cia­ron la cam­pa­ña pre­si­den­cial. Ade­más de prohi­bir la con­tra­ta­ción de fa­mi­lia­res, la ley pro­mul­ga una pe­na de inele­gi­li­bi­li­dad en ca­so de cri­men y fal­ta de in­te­gri­dad pa­ra to­das las elec­cio­nes y la crea­ción de «re­gis­tros pú­bli­cos» pa­ra ve­ri­fi­car que los dipu­tados no es­tén en una si­tua­ción de conflicto de in­tere­ses a la ho­ra de un vo­to.

AFP

Ma­cron cul­pa a la opo­si­ción de in­ten­tar des­es­ta­bi­li­zar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.