Vein­ti­cin­co años es­ta­fan­do a un clien­te ru­so del ban­co en el que tra­ba­ja­ba

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Economía - L. P.

Ni uno ni dos ni tres. Vein­ti­cin­co años gas­tán­do­se el di­ne­ro de un clien­te ru­so del ban­co en el que es­ta ges­to­ra co­mer­cial tra­ba­ja­ba. Ca­si 1,3 mi­llo­nes de eu­ros que le sa­queó. La pre­sun­ta es­ta­fa se ini­ció en 1992, cuan­do la víc­ti­ma, que aho­ra tie­ne 80 años, abrió una cuen­ta en una su­cur­sal de la lo­ca­li­dad ali­can­ti­na de Ro­ja­les y en­ta­bló una re­la­ción de con­fian­za con es­ta em­plea­da, que apro­ve­cha­ba los via­jes de su clien­te a su país de ori­gen pa­ra ac­ce­der a su cuen­ta, sa­car efec­ti­vo y lu­crar­se de su di­ne­ro.

El oc­to­ge­na­rio no se per­ca­tó de los he­chos por­que apa­ren­te­men­te en los ex­trac­tos que le en­se­ña­ba to­do era «nor­mal», pues­to que la co­mer­cial le mos­tra­ba do­cu­men­tos no ofi­cia­les fal­si­fi­ca­dos por ella pa­ra ha­cer­le creer que te­nía el sal­do que él es­pe­ra­ba y ocul­tar­le de es­ta ma­ne­ra sus irre­gu­la­ri­da­des. Pe­ro el pa­sa­do mes de ju­nio el an­ciano qui­so pa­sar el di­ne­ro a otra en­ti­dad y, ya con un ex­trac­to más de­ta­lla­do, fue cuan­do se dio cuen­ta de que le fal­ta­ban 1,5 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 1,28 mi­llo­nes de eu­ros). Fue en­ton­ces cuan­do sos­pe­chó de la pre­sun­ta es­ta­fa­do­ra y acu­dió a la Guar­dia Ci­vil de Al­mo­ra­dí (Ali­can­te) a de­nun­ciar los he­chos.

Du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción, los agen­tes es­tu­dia­ron los mo­vi­mien­tos de las tar­je­tas, las re­ti­ra­das de efec­ti­vo y se per­ca­ta­ron de que la ma­yo­ría te­nían lu­gar cuan­do el ti­tu­lar de la cuen­ta ha­bía via­ja­do a Ru­sia, por lo que com­pro­ba­ron que es­tas transac­cio­nes nun­ca fue­ron au­to­ri­za­das por él. A su vez, ana­li­za­ron el ni­vel de vi­da de la sos­pe­cho­sa: una bue­na ca­sa, un co­che de al­ta ga­ma e in­nu­me­ra­bles via­jes al­re­de­dor del mun­do. Así fue co­mo se die­ron cuen­ta de que era «po­co acor­de a las ca­pa­ci­da­des eco­nó­mi­cas de una em­plea­da de ban­ca», se­gún ex­pli­có la Be­ne­mé­ri­ta en un co­mu­ni­ca­do. Y es que tan­to ella co­mo su pa­re­ja dis­fru­ta­ban de exó­ti­cos y ca­ros via­jes por to­do el mun­do, de los que «alar­dea­ban sin re­pa­ro al­guno en las re­des so­cia­les», se­gún cons­ta en la no­ta. Ya con to­das es­tas prue­bas, la Guar­dia Ci­vil de­tu­vo a es­ta es­pa­ño­la de 51 años por un pre­sun­to de­li­to de es­ta­fa ban­ca­ria con­ti­nua­da y un de­li­to de fal­se­dad do­cu­men­tal. Tras pa­sar a dis­po­si­ción ju­di­cial, ha que­da­do en li­ber­tad con car­gos, a la es­pe­ra del jui­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.