No se pue­de ju­gar en un mis­mo ta­ble­ro con nor­mas di­fe­ren­tes

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Marítima - Jo­sé Pino Ca­pi­tán de Pes­ca

Ga­li­cia es un re­fe­ren­te en la pes­ca, no so­lo a ni­vel na­cio­nal, sino eu­ro­peo. Co­mo tal, de­be to­már­se­nos muy en se­rio. Y a quien nos re­pre­sen­ta se le de­be res­pe­to y con­si­de­ra­ción. Nues­tra con­se­llei­ra de­be dar un pa­so ade­lan­te y un gol­pe en la me­sa en el ca­so del acuer­do con Por­tu­gal. En pri­mer lu­gar, por­que su flo­ta cos­te­ra de­man­da más que nun­ca em­pe­zar a sen­tir en sus pro­pias car­nes al­gu­na re­so­lu­ción fa­vo­ra­ble, pal­pa­ble y po­si­ti­va. Es­ta­mos can­sa­dos de que to­das las im­po­si­cio­nes nos lle­guen vía obli­ga­to­rie­dad des­de Bru­se­las. Pe­ro el acuer­do con los lu­sos de­pen­de de la ne­go­cia­ción de nuestros re­pre­sen­tan­tes di­rec­ta­men­te, lo tie­nen en su mano. Y otro pac­to des­fa­vo­ra­ble pa­ra nuestros in­tere­ses, má­xi­me cuan­do lo te­ne­mos que ne­go­ciar no­so­tros, no se com­pren­de­ría.

En se­gun­do lu­gar, por­que nos am­pa­ra la ra­zón. Na­die es­tá pi­dien­do que se prohí­ba al­go a los pes­que­ros por­tu­gue­ses; lo que se es­tá exi­gien­do es igual­dad en el ca­la­de­ro. No se pue­de ju­gar en un mis­mo ta­ble­ro con nor­mas di­fe­ren­tes.

Con los pa­ros se­ma­na­les, un bar­co es­pa­ñol tie­ne una ca­pa­ci­dad po­ten­cial de tra­ba­jo en sus aguas de 9 me­ses; un por­tu­gués, con su sis­te­ma de des­can­so pue­de ope­rar en nues­tro ca­la­de­ro cer­ca de 11 me­ses. El des­can­so se­ma­nal im­pues­to a prin­ci­pios de los no­ven­ta, por si a al­guien se le ha ol­vi­da­do, no fue con­se­cuen­cia ni de me­jo­ras so­cia­les, que las atra­jo aña­di­das, ni del ca­pri­cho del po­lí­ti­co de turno. En­ri­que Ló­pez Vei­ga —po­lí­ti­co que ha pi­sa­do una cu­bier­ta. Y en Te­rra­no­va na­da me­nos— sa­bía muy bien lo que se traía en­tre ma­nos e im­pu­so con­tra vien­to y ma­rea la úni­ca for­ma de sal­va­guar­dar las es­pe­cies en un ca­la­de­ro ma­si­fi­ca­do: la ac­tua­ción so­bre el es­fuer­zo pes­que­ro dos días a la se­ma­na, del que hoy nos se­gui­mos be­ne­fi­cian­do.

Que Ga­li­cia pi­da que los lu­sos cum­plan lo mis­mo que no­so­tros no es un ca­pri­cho, es una ne­ce­si­dad. No po­de­mos es­tar pro­te­gien­do lo nues­tro mien­tras los de­más nos lo des­cuar­te­lan. Y, por su­pues­to, la ma­la sa­lud de una es­pe­cie trae re­duc­ción de las cuo­tas pa­ra los ga­lle­gos, no pa­ra los lu­sos en aguas ga­lle­gas.

Trein­ta arras­tre­ros por­tu­gue­ses equi­va­len a la mi­tad de los que aho­ra tie­ne Es­pa­ña en el Can­tá­bri­co, así que la co­sa de­be to­mar­se en se­rio. Otra fir­ma que no im­pon­ga las mis­mas re­glas no es de re­ci­bo, má­xi­me cuan­do se pre­ten­de que el pac­to du­re un lus­tro.

¡No fir­me con­se­llei­ra, pón­ga­se del la­do de su flo­ta! No es un pro­ble­ma ex­clu­si­vo del arras­tre. El cer­co ga­lle­go tam­bién su­fre los lu­nes la com­pe­ten­cia des­leal en es­pe­cies co­mo el ju­rel o la ca­ba­lla. Que el co­lor del equi­po gu­ber­na­men­tal sea el mis­mo que el de nues­tra au­to­no­mía de­be lle­var im­plí­ci­to que no de­be­mos so­me­ter­nos al in­te­rés po­lí­ti­co.

Una ma­nio­bra co­mo la del en­ton­ces mi­nis­tro Arias Ca­ñe­te, en­men­dan­do a fa­vor de por­tu­gue­ses un acuer­do que im­po­nía el des­can­so se­ma­nal tres me­ses des­pués de ha­ber­lo fir­ma­do no se va a en­ten­der ni a ad­mi­tir. Ha lle­ga­do el mo­men­to de que la au­to­ri­dad pes­que­ra ga­lle­ga to­me el man­do en fa­vor de los pes­ca­do­res del Can­tá­bri­co. Con­se­llei­ra, no de­je que se fir­me si no nos be­ne­fi­cia, so­bre to­do cuan­do en es­ca­sos días ten­dre­mos a fran­ce­ses e ir­lan­de­ses con la arras­tre pe­lá­gi­co pes­can­do bo­ni­to de nue­vo en nues­tras aguas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.