«Los me­ca­nis­mos de pre­ven­ción y san­ción pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción ya exis­ten»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes -

San­tia­go Pe­draz se re­fie­re tam­bién a otros te­mas que preo­cu­pan a la so­cie­dad es­pa­ño­la. «Es un te­ma de pu­ra es­ta­dís­ti­ca en cuan­to a he­chos cons­ta­ta­bles se re­fie­re. Lo ve­mos con­ti­nua­men­te. Por otro la­do, la co­rrup­ción es un pro­ble­ma que vie­ne de lar­go, an­ti­guo. Siem­pre ha exis­ti­do y siem­pre exis­ti­rá. Pe­ro pues­tos a ha­blar de los gran­des pro­ble­mas, exis­ten otros real­men­te im­por­tan­tes, co­mo pue­den ser las pre­ca­rias con­di­cio­nes la­bo­ra­les de gran par­te de la so­cie­dad. La edu­ca­ción, ¿pa­ra cuán­do ese gran pac­to?».

— ¿Qué me­ca­nis­mos de­be­ría ha­ber pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción?

—Los me­ca­nis­mos de pre­ven­ción y san­ción exis­ten. Es­tá cla­ro que se pue­den me­jo­rar, pe­ro lo que hay que ha­cer es apli­car­los y so­bre to­do desa­rro­llar la coope­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal, tan­to na­cio­nal co­mo glo­bal. El pro­ble­ma prin­ci­pal ra­di­ca en la trans­pa­ren­cia. Te­ne­mos le­gis­la­ción que exi­ge esa trans­pa­ren­cia en las per­so­nas fí­si­cas y ju­rí­di­cas, pú­bli­cas y pri­va­das.

—¿De qué ca­so se acuer­da más? ¿Cuál es el que más sa­tis­fac­ción a ni­vel per­so­nal le ha apor­ta­do?

—Ca­da ca­so es di­fe­ren­te. Son mu­chos los ca­sos, ac­tua­les y pa­sa­dos; ca­si to­dos des­co­no­ci­dos a ni­vel me­diá­ti­co. Y, en­tre es­tos, el de Afin­sa en el que la sen­ten­cia prác­ti­ca­men­te con­fir­mó el pro­ce­sa­mien­to que hi­ce. El de Za­pa­ta re­dun­dó mi con­fian­za en la li­ber­tad de ex­pre­sión. Qui­zá el más lla­ma­ti­vo ha si­do el de Cou­so. Pe­ro siem­pre ten­go en la me­mo­ria el ca­so de Gua­te­ma­la, en el que ocho al­tos car­gos fue­ron in­ves­ti­ga­dos por de­li­tos de ge­no­ci­dio, le­sa hu­ma­ni­dad, tor­tu­ras, ase­si­na­to, detenciones ile­ga­les y te­rro­ris­mo co­me­ti­dos ha­ce más de trein­ta años. Fue mi du­ro en cuan­to al su­fri­mien­to de mi­les y mi­les de per­so­nas que se me trans­mi­tió. In­com­pren­si­ble. Do­lo­ro­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.