El do­pa­je en Bra­sil

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes - En­ri­que Gó­mez Bas­ti­da

El 10 de ju­nio, la te­le­vi­sión ale­ma­na emi­tía el re­por­ta­je «Do­ping Top Se­cret: Bra­zil´s Dirty Ga­me», en el que los pe­rio­dis­tas Ha­jo Sep­pelt, Flo­rian Rie­se­wieck y Thi­lo Neu­mann se aden­tra­ban en el os­cu­ro mun­do del do­pa­je. En es­ta oca­sión, Bra­sil. La su­pues­ta re­la­ción de Ro­ber­to Car­los, ex del Real Ma­dri y cam­peón del mun­do con Bra­sil en el 2002, con el mé­di­co bra­si­le­ño Ju­lio Cé­sar Al­ves y sus prác­ti­cas de do­pa­je, cap­ta­ron la aten­ción de los me­dios in­ter­na­cio­na­les y, a su vez, eclip­só el res­to del con­te­ni­do del re­por­ta­je. La te­le­vi­sión ale­ma­na po­nía de ma­ni­fies­to, en una his­to­ria ca­si en se­gun­do plano, la reali­dad de la lu­cha con­tra el do­pa­je en el país or­ga­ni­za­dor de los úl­ti­mos Jue­gos; una reali­dad que po­dría ser tras­la­da­da a es­ce­na­rios más cer­ca­nos a no­so­tros.

Un mé­di­co de­di­ca­do a tra­ta­mien­tos de do­pa­je de de­por­tis­tas de to­dos los ni­ve­les, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, co­no­ci­do por to­dos y al que na­die ex­pe­dien­ta, na­die san­cio­na, na­die de­tie­ne. Una in­ves­ti­ga­ción de la or­ga­ni­za­ción na­cio­nal an­ti­do­pa­je, en es­te ca­so, la Bra­si­le­ña ABCD que apor­ta evi­den­cias a la Fis­ca­lía y que, no obs­tan­te, se pier­de en los des­pa­chos. Un mer­ca­do negro que po­ne al al­can­ce de cual­quie­ra un me­nú de sus­tan­cias prohi­bi­das de for­ma in­me­dia­ta y a pre­cios po­pu­la­res. Un sis­te­ma de re­co­gi­da de mues­tras con agen­tes de con­trol de do­pa­je sin la pre­pa­ra­ción ade­cua­da y en el que se fa­ci­li­ta la ma­ni­pu­la­ción de las mues­tras de ori­na, con­vir­tien­do el con­trol en la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra ocul­tar­lo, en lu­gar de de­tec­tar­lo.

Una si­tua­ción que lla­ma la aten­ción si se con­si­de­ra la in­ver­sión rea­li­za­da por Bra­sil an­te la ce­le­bra­ción de los Jue­gos: re­for­ma de las le­yes; crea­ción de una nue­va or­ga­ni­za­ción na­cio­nal (ABCD), con la in­cor­po­ra­ción de un con­sul­tor in­ter­na­cio­nal de pres­ti­gio; y una com­ple­ta re­no­va­ción del la­bo­ra­to­rio de con­trol de do­pa­je de Río con nue­vas ins­ta­la­cio­nes y equi­pa­mien­to.

Pro­ba­ble­men­te na­die pen­só que la ABCD lle­ga­se a im­ple­men­tar un au­tén­ti­co pro­gra­ma an­ti­do­pa­je. Luis Hor­ta, el con­sul­tor in­ter­na­cio­nal, ex­pli­ca­ba en una en­tre­vis­ta en O Es­ta­do de Sao Pau­lo las con­se­cuen­cias de ese pro­gra­ma pues­tas de ma­ni­fies­to en las que­jas del di­rec­tor eje­cu­ti­vo del COB, dis­con­for­me con los con­tro­les fue­ra de com­pe­ti­ción y con el sis­te­ma de lo­ca­li­za­cio­nes o en las di­fi­cul­ta­des que el mi­nis­te­rio po­nía pa­ra los via­jes de los agen­tes o la exi­gen­cia de in­for­mar pre­via­men­te de la iden­ti­dad de los de­por­tis­tas que iban a pa­sar con­trol, así co­mo lu­gar, fe­cha y ho­ra.

Pe­ro las con­se­cuen­cias reales se pu­sie­ron de ma­ni­fies­to cuan­do la Agen­cia Mun­dial An­ti­do­pa­je (AMA) sus­pen­dió por mo­ti­vos téc­ni­cos el la­bo­ra­to­rio de con­trol de Rio. El nue­vo mi­nis­tro de de­por­tes del go­bierno de Te­mer pu­do jus­ti­fi­car de es­ta for­ma el ce­se del se­cre­ta­rio na­cio­nal pa­ra la ABCD, Mar­co Au­re­lio Klein, ha­cién­do­le res­pon­sa­ble de un error téc­ni­co en un la­bo­ra­to­rio que no de­pen­día de él y que ni si­quie­ra es­ta­ba en la mis­ma ciu­dad que la ABCD. Con Klein fue­ra de la ABCD, los de­por­tis­tas bra­si­le­ños no pa­sa­ron más con­tro­les pre­vios a los Jue­gos.

La ABCD ha­bía en­tre­na­do a los agen­tes que rea­li­za­rían los con­tro­les du­ran­te los Jue­gos (130). Nin­guno par­ti­ci­pó y se se­lec­cio­nó a otros. El In­for­me del Equi­po de Ob­ser­va­do­res In­de­pen­dien­tes de la AMA so­bre el pro­gra­ma an­ti­do­pa­je de los JJOO fue con­tun­den­te: «Fa­llos gra­ves». De­por­tis­tas que no pa­sa­ron con­trol por­que no po­dían ser lo­ca­li­za­dos; se anu­la­ron más del 50 % de los con­tro­les; unas 100 mues­tras no pu­die­ron ser aso­cia­das al de­por­tis­ta co­rres­pon­dien­te; sin con­tro­les fue­ra de com­pe­ti­ción en fút­bol.

El res­pon­sa­ble del con­trol de do­pa­je en Río 2016 era Eduar­do Hen­ri­que de Ro­se. Re­fe­ren­cia del an­ti­do­pa­je, aho­ra ba­jo sos­pe­cha por ha­ber su­pues­ta­men­te fal­si­fi­ca­do do­cu­men­tos pa­ra fa­vo­re­cer a una de­ter­mi­na­da em­pre­sa de to­ma de mues­tras en su pe­río­do co­mo se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la or­ga­ni­za­ción pre­de­ce­so­ra de la ABCD, li­ga­da al COB. El pro­pie­ta­rio de esa em­pre­sa era Ale­xan­dre Nu­nes, ac­tual di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de la ABCD y los ac­tua­les pro­pie­ta­rios de la em­pre­sa son sus hi­jos.

Si an­tes fue Ru­sia y sus JJOO de In­vierno de So­chi 2014, aho­ra es Bra­sil y Río 2016. Los dos ba­jo sos­pe­cha por do­pa­je. La ac­tual re­for­ma del sis­te­ma an­ti­do­pa­je in­ter­na­cio­nal de­be orien­tar­se pre­ci­sa­men­te a es­to: a que no sean las pro­pias au­to­ri­da­des de­por­ti­vas, ba­jo la pre­mi­sa de ga­nar a cual­quier pre­cio, las que co­rrom­pan su pro­pio de­por­te.

En­ri­que Gó­mez Bas­ti­da fue di­rec­tor de la Aep­sad, la Agen­cia Es­pa­ño­la An­ti­do­pa­je

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.