Xo­sé R. Cas­tro Si­len­cios que ma­tan el fút­bol

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes -

Vi­llar es­tá en la cár­cel, pe­ro el vi­lla­ris­mo si­gue go­ber­nan­do la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol por la fal­ta de una in­ter­ven­ción de­ci­di­da de los má­xi­mos or­ga­nis­mos con in­ci­den­cia en el de­por­te. Lla­ma la aten­ción el si­len­cio «ami­go» del Mi­nis­tro de Cul­tu­ra, Edu­ca­ción y De­por­te, del CSD y has­ta el COE, ins­ti­tu­ción sin po­der de de­ci­sión, pe­ro que de­bie­ra ser crí­ti­ca con quie­nes han vul­ne­ra­do la ley. Es­pe­cial­men­te si se tra­ta de la fe­de­ra­ción más fuer­te y po­de­ro­sa de cuan­tas for­man el de­por­te es­pa­ñol.

Hay si­tua­cio­nes que no per­mi­ten am­ba­ges. Si un pre­si­den­te de cual­quier fe­de­ra­ción o es­ta­men­to es­tá en la cár­cel con pri­sión in­con­di­cio­nal por sa­queo, de­be ser in­ha­bi­li­ta­do de por vi­da y el Go­bierno de­be re­cla­mar a la jus­ti­cia un cas­ti­go ejem­plar.

Con el agra­van­te, ade­más, de que Vi­llar sí ha di­mi­ti­do de sus car­gos en FIFA y UEFA, aun­que el uso de un re­gis­tro que no exis­te en su cor­to vo­ca­bu­la­rio so­lo res­pon­da al in­te­rés de sal­var una pen­sión, de mu­chos ce­ros por la de­re­cha, vi­ta­li­cia.

Sin em­bar­go, la úni­ca res­pues­ta por par­te del po­der an­te se­me­jan­te tro­pe­lía —que se­gu­ra­men­te mu­chos co­no­cían— fue sus­pen­der por un año a Vi­llar y per­mi­tir que el en­car­ga­do de con­tro­lar la ca­ja fe­de­ra­ti­va se con­vier­ta en el hom­bre de pa­ja del vi­lla­ris­mo. Y con el bas­tón de man­do, Jo­sé Luis La­rrea hi­zo to­do lo con­tra­rio que el go­bierno. Ha­blar. Y pa­ra de­fen­der a Vi­llar, hom­bre de fur­bol don­de los ha­ya.

Re­sul­ta inad­mi­si­ble en un Es­ta­do de de­re­cho que diez días des­pués de la de­ten­ción del hom­bre que ri­gió (y ri­ge) el fút­bol es­pa­ñol du­ran­te un cuar­to de si­glo de un mo­do ca­ci­quil y con una colección de prác­ti­cas irre­gu­la­res que más que un au­to ne­ce­si­ta­rían una en­ci­clo­pe­dia pa­ra ex­po­ner­las todss, la res­pues­ta de los po­lí­ti­cos ha­ya si­do el si­len­cio. Has­ta cier­to punto cóm­pli­ce.

Si el de­por­te es­pa­ñol ya no sa­lió bien pa­ra­do en su día a ni­vel in­ter­na­cio­nal de to­das las ope­ra­cio­nes an­ti­do­pa­je, lo mis­mo su­ce­de aho­ra con un ca­so tan fla­gran­te de co­rrup­ción.

Qui­zás la res­pues­ta al si­len­cio de Mén­dez de Vi­go y Lete la ten­ga el mo­do de ac­tuar de su je­fe. A Ra­joy no le ha ido mal de­jar pa­sar to­dos los te­mas pa­ra que se que­ma­sen otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.