Las cue­vas ga­lle­gas guar­dan claves pa­ra la bús­que­da de vi­da ex­tra­te­rres­tre

El es­tu­dio de há­bi­tats ex­tre­mos ayu­da­rá a la fu­tu­ra ex­plo­ra­ción de Mar­te

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - J. V. LA­DO

«Aun­que en su­per­fi­cie vea­mos so­lo pie­dras amon­to­na­das, guar­dan to­do un pa­tri­mo­nio a pre­ser­var» Mar­cos Va­quei­ro Geó­lo­go

Que las cue­vas ga­lle­gas guar­dan to­da­vía mu­chos se­cre­tos por re­ve­lar y cuen­tan con unas po­si­bi­li­da­des tan­to a ni­vel in­ves­ti­ga­dor co­mo tu­rís­ti­co ex­cep­cio­na­les y po­co apro­ve­cha­das era ya una reali­dad co­no­ci­da en­tre los ex­per­tos, pe­ro aho­ra al­gu­nos de ellos y, par­ti­cu­lar­men­te el in­ge­nie­ro Mar­cos Va­quei­ro Ro­drí­guez, en su te­sis Ca­vi­da­des na­tu­ra­les en ro­cas mag­má­ti­cas: las cue­vas en ro­cas plu­tó­ni­ca, di­ri­gi­da por Juan Ra­món Vidal Ro­ma­ní, es­tán abrien­do el fo­co has­ta el punto de evi­den­ciar algunas cues­tio­nes que es­ta­ban po­co me­nos que es­bo­za­das. El cli­ma, los res­tos ar­queo­ló­gi­cos, pó­le­nes con mi­les de años y las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias pa­ra el de­sa­rro­llo de la vi­da, así co­mo las po­si­bi­li­da­des de apro­ve­cha­mien­to tu­rís­ti­co o los ries­gos de la ex­plo­ra­ción co­bran una nue­va di­men­sión con es­te tra­ba­jo, que no es al­go ais­la­do, sino que con­ti­núa otras mu­chas in­ves­ti­ga­cio­nes pre­vias del Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio de Xeo­lo­xía Isi­dro Parga Pon­dal y es­tá co­nec­ta­do con la ta­rea de otros es­pe­cia­lis­tas de to­do el mun­do. Has­ta el punto de que se han in­ven­ta­ria­do más de 400 cue­vas gra­ní­ti­cas re­par­ti­das por el glo­bo. In­clu­so sur­gen algunas claves que pue­den ser in­tere­san­tes en la ex­plo­ra­ción es­pa­cial.

Mi­cro­cli­ma par­ti­cu­lar

«He­mos eva­lua­do qué tem­pe­ra­tu­ras se po­drán es­pe­rar en es­tas cue­vas ha­ce mi­les de años. Y tam­bién nos he­mos plan­tea­do qué pa­sa­ría en cue­vas de los mis­mos ti­pos que te­ne­mos aquí, pe­ro si­tua­das, por ejem­plo, en Mar­te. Así, vien­do co­mo se­ría su par­ti­cu­lar mi­cro­cli­ma, plan­tea­mos en qué partes de ellas po­dría­mos en­con­trar agua lí­qui­da y, co­mo agua es vi­da, tra­ta­mos de de­fi­nir en dón­de ca­bría es­pe­rar que exis­tie­sen bio­mi­ne­ra­les que pre­ser­va­sen tam­bién ADN fó­sil. Tam­po­co hay que ol­vi­dar que po­drían ser los pri­me­ros re­fu­gios es­pa­cia­les. No hay que trans­por­tar­los, ni cons­truir­los. Ya exis­ten, y ser­vi­rían de re­fu­gio a los ex­plo­ra­do­res. So­lo hay que se­llar­las y pre­su­ri­zar­las. Eso sí, co­no­cien­do qué nos po­de­mos en­con­trar en su in­te­rior de an­te­mano», de­ta­lla Va­quei­ro Ro­drí­guez, que aun­que tra­ba­ja de in­ge­nie­ro lle­va más de 25 años ex­plo­ran­do cue­vas gra­ní­ti­cas, en­ca­be­za un club de es­pe­leo­lo­gía y aho­ra ha con­cre­ta­do par­te de es­te tra­ba­jo en su te­sis doc­to­ral.

El es­tu­dio de algunas cue­vas ga­lle­gas co­mo mo­de­lo pa­ra la bús­que­da de vi­da ex­tra­te­rres­tre tam­bién fue ob­je­to de una co­la­bo­ra­ción en­te el ins­ti­tu­to Parga Pon­dal, de la UDC, y el Cen­tro Na­cio­nal de As­tro­bio­lo­gía, co­la­bo­ra­dor de la NASA.

La in­ves­ti­ga­ción de Va­quei­ro y de otros ex­per­tos, em­pe­zan­do por el pro­pio Vidal Ro­ma­ní , tam­bién apun­ta po­si­bi­li­da­des muy in­tere­san­tes, co­mo la concepción de las cue­vas co­mo mo­do de re­fu­gio pa­ra la vi­da in­ci­pien­te, «esa vi­da en trán­si­to en­tre el agua y el ai­re, pues ofre­cen pro­tec­ción a la ra­dia­ción so­lar y ate­núan las va­ria­cio­nes cli­má­ti­cas ex­te­rio­res». De he­cho, so­la­men­te en bac­te­rias han iden­ti­fi­ca­do más de 300 es­pe­cies di­fe­ren­tes. Des­ta­can, tan­to por su be­lle­za co­mo por su va­lor cien­tí­fi­co, los de­pó­si­tos de bio­mi­ne­ra­les, es­pe­cial­men­te el ópa­lo bio­gé­ni­co y los de pi­go­ti­tas, por­que se pro­du­cen en la me­di­da en que que­dan atra­pa­das y fo­si­li­za­das en su in­te­rior. «Ellas y to­da la ca­de­na tró­fi­ca aso­cia­da», co­mo re­sal­ta Va­quei­ro.

De he­cho, tie­nen mues­tras de es­te ADN fo­si­li­za­do (bac­te­rias, al­gas, pó­le­nes, ame­bas, áca­ros...) ver­da­de­ra­men­te an­ti­guos. En el ca­so del Mon­te Pin­do (Car­no­ta) cons­ta­ta­ron pó­le­nes de 4.000 años de an­ti­güe­dad y ob­tu­vie­ron mues­tras y re­gis­tros des­de ha­ce 11.000 años has­ta el pre­sen­te.

Con to­do, la ba­se del es­tu­dio es que, fren­te a los con­cep­tos tra­di­cio­na­les en los que las cue­vas aflo­ran fun­da­men­tal­men­te en ro­cas ca­li­zas o do­lo­mías, tam­bién se dan en gra­ni­tos. Sus va­lo­res na­tu­ra­les y pa­tri­mo­nia­les cen­tran el fo­co de los tra­ba­jos, que abor­dan ac­ce­sos, po­ten­cial tu­rís­ti­co y cien­tí­fi­co, pe­ro tam­bién ries­gos, co­mo ave­ni­das, ines­ta­bi­li­da­des o fun­cio­na­mien­to de algunas de ellas es­pe­cial­men­te pro­fun­das co­mo tram­pas de ra­dón. «Pen­se­mos que ha­bla­mos de la exis­ten­cia de cue­vas en zo­nas dón­de no de­be­rían exis­tir, y eso es uno de los as­pec­tos im­por­tan­tes. Son re­fu­gio y pro­tec­ción de es­pe­cies y de mu­chos ti­pos de de­pó­si­tos. Pre­ser­van por que los aís­lan del en­torno y de las agre­sio­nes cli­má­ti­cas y hu­ma­nas», in­ci­de el au­tor. «Aun­que en su­per­fi­cie vea­mos so­la­men­te gran­des pie­dras amon­to­na­das, ba­jo tie­rra nos po­de­mos en­con­trar ca­ño­nes sub­te­rrá­neos con mar­mi­tas de ero­sión de has­ta 15 me­tros de al­tu­ra, cas­ca­das, etc... To­do un pa­tri­mo­nio geo­mor­fo­ló­gi­co a pre­ser­var», con­clu­ye.

FO­TOS M. VA­QUEI­RO

Os Mor­ce­gos (O Pin­do, Car­no­ta). Bioes­pe­leo­te­mas de ópa­lo bio­gé­ni­co. Es­tos de­pó­si­tos tie­nen un gran in­te­rés cien­tí­fi­co en la me­di­da que atra­pan bac­te­rias con su ca­de­na tró­fi­ca in­clui­da y es­to per­mi­te ha­cer es­tu­dios his­tó­ri­cos so­bre el cli­ma y la vi­da en en­tor­nos muy par­ti­cu­la­res.

Al­ba­re­llos (Avión). El río Avia lle­ga a su­pe­rar aquí los 100.000 me­tros cú­bi­cos de agua por se­gun­do, lo que da una idea de su cau­dal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.