De vi­si­ta a los clá­si­cos tu­rís­ti­cos con op­ción b

¿Vol­ver a As Ca­te­drais o a los ca­ño­nes del Sil? Acu­de in­for­ma­do y, de pa­so, vi­si­ta otras ma­ra­vi­llas cer­ca­nas

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Al Sol -

Quien ha es­ta­do en Nue­va York, Pa­rís o Flo­ren­cia sa­be que pa­ra dis­fru­tar de los si­tios más fil­ma­dos del mun­do hay que pa­gar el pea­je de la es­pe­ra. Así que mu­chos op­tan por des­cu­brir las ur­bes más cos­mo­po­li­tas del mun­do des­de un punto de vis­ta me­nos tu­rís­ti­co. En Ga­li­cia, la sa­tu­ra­ción de de­ter­mi­na­dos pun­tos y la fal­ta de pre­vi­sión de mu­chos tu­ris­tas, que no cuen­tan con que ha­ya que re­ser­var o ha­cer lar­gas co­las, obli­ga a mu­chos a dar mar­cha atrás al plan ini­cial y lan­zar­se a la aven­tu­ra. Pe­ro con un po­co de or­ga­ni­za­ción to­da vi­si­ta es fac­ti­ble.

AS CA­TE­DRAIS

De la pla­ya al me­die­vo. Co­no­cer es­te mo­nu­men­to na­tu­ral no es tan fá­cil. Son mu­chos los tu­ris­tas que lle­gan a la co­mu­ni­dad ex pro­fe­so pa­ra ver es­ta pla­ya. De he­cho, en días pun­tua­les lle­gan a pa­sar por es­te arenas has­ta 3.000 per­so­nas. La úni­ca for­ma de vi­si- tar­la has­ta el 30 de sep­tiem­bre es me­dian­te una au­to­ri­za­ción gra­tui­ta que pue­de con­se­guir­se en la web www.as­ca­te­drais.xun­ta. gal. A 27 ki­ló­me­tros de As Ca­te­drais uno pue­de des­cu­brir co­sas no ima­gi­na­ría, y sin aglomeraciones. En Al­foz, uno pue­de sen­tir­se en uno de los sie­te rei­nos de

Jue­go de tro­nos al lle­gar al cas­ti­llo de Cas­tro de Ou­ro, al que pue­de lle­gar rea­li­zan­do la ru­ta dos Cas­te­los, que pa­sa por las cons­truc­cio­nes que per­te­ne­cie­ron al ma­ris­cal Par­do de Ce­la.

CA­TE­DRAL DE SAN­TIA­GO De las cu­bier­tas a los jar­di­nes

de Fon­se­ca. Pa­sear por los te­ja­dos de la Ca­te­dral es una de las atrac­cio­nes fa­vo­ri­tas de los tu­ris­tas. No es pa­ra me­nos. Pe­ro tam­bién pue­de ser una vi­si­ta te­dio­sa si uno no es pre­vi­sor. Des­de la Fun­da­ción Ca­te­dral San­tia­go de Com­pos­te­la ad­vier­ten que es­tos me­ses son mu­chos los que se que­dan sin vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia por no ha­ber ad­qui­ri­do los ti­ques pre­via­men­te. Una al­ter­na­ti­va que po­cos se plan­tean es dar una vuel­ta por los jar­di­nes de Fon­se­ca. A me­nos de 300 me­tros del Obra­doi­ro, los 2.000 me­tros cua­dra­dos de par­que son una op­ción per­fec­ta pa­ra un pa­seo tran­qui­lo, en el que se pue­de dis­fru­tar de los cin­co ár­bo­les bi­lo­ba, de gran va­lor bo­tá­ni­co. Ya en el in­te­rior del pa­zo de Fon­se­ca, otro de los pun­tos de in­te­rés es el claus­tro y el sa­lón ar­te­so­na­do, que aco­ge ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les TO­RRE DE HÉR­CU­LES Rum­bo al ce­men­te­rio mo­ro. Pa­ra los co­ru­ñe­ses siem­pre se­rá el ce­men­te­rio mo­ro, aun­que aho­ra la no­men­cla­tu­ra obli­gue a de­cir La Ca­sa das Pa­la­bras. En una ciu­dad don­de no abun­da la ar­qui­tec­tu­ra is­lá­mi­ca, lla­ma la aten­ción tan­to la cons­truc­ción co­mo sus vis­tas. A es­ca­sos me­tros, no hay que de­jar de vi­si­tar la Fa­mi­lia de men­hi­res. Es una bue­na op­ción si uno ya ha vi­si­ta­do la To­rre de Hér­cu­les o si lle­ga so­bre las do­ce del me­dio­día, mo­men­to en el que las co­las pue­den al­can­zar los se­sen­ta mi­nu­tos. To­da­vía no se pue­de ad­qui­rir la en­tra­da (3 eu­ros) con an­te­la­ción, pe­ro el con­ce­llo pre­ten­de im­plan­tar pron­to es­ta mo­da­li­dad. FA­RO FIS­TE­RRA Mar de Fó­ra, al­ter­na­ti­va al atar­de­cer. Sus vis­tas son apre­cia­das por pro­pios y aje­nos, y na­die quie­re per­der­se su pues­ta de sol. Pe­ro ir a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de al fa­ro de Fis­te­rra pue­de no re­sul­tar tan atrac­ti­vo. Sin em­bar­go, ha­cer­lo por la ma­ña­na si uno desea apar­car sin per­der los ner­vios y no es­tar co­mo sar­di­ni­llas en la­ta. Pa­ra aho­rrar­se es­te tran­ce, des­de la ofi­ci­na mu­ni­ci­pal de tu­ris­mo re­co­mien­dan ir por la ma­ña­na al fa­ro y, pa­ra ver el atar­de­cer, acer­car­se a la pla­ya Mar de Fó­ra, que cuen­ta con un mi­ra­dor per­fec­to pa­ra dis­fru­tar de la me­jor pa­no­rá­mi­ca de la zo­na.

RI­BEI­RA SA­CRA

Del ca­ta­ma­rán a los vi­nos. Es uno de los pla­nes que más atrae a los tu­ris­tas que vi­si­tan la Ri­bei­ra Sa­cra. Las ru­tas en ca­ta­ma­rán ga­nan ca­da vez más adep­tos, y las em­pre­sas que ges­tio­nan es­tas vi­si­tas por los Ca­ño­nes do Sil ape­nas dan a bas­to. La atrac­ción du­ra una ho­ra y me­dia y el pre­cio pa­ra un adul­to es de 15 eu­ros. En Via­jes Par­do, una de las com­pa­ñías que ges­tio­na es­tos tra­yec­tos, lo ad­vier­te: si uno no ha com­pra­do el bi­lle­te con an­te­la­ción es «prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble con­se­guir su­bir al ca­ta­ma­rán, so­bre to­do en los tra­yec­tos de la ma­ña­na». No so­lo eso, sino que hay que ser muy pre­vi­sor, pues pa­ra agos­to la ma­yo­ría de ex­cur­sio­nes es­tán re­ser­va­das. Pa­ra aque­llos que se que­den sin opor­tu­ni­da­des in ex­tre­mis, una al­ter­na­ti­va es des­pla­zar­se has­ta el con­ce­llo de Be­le­sar y rea­li­zar la ru­ta de los Vi­ñe­dos, que re­co­rre la ori­lla del río Mi­ño. Es un re­co­rri­do sen­ci­llo de 4,6 ki­ló­me­tros en el que se al­ter­nan zo­nas de vi­ñe­dos con fron­do­sos bos­ques.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.