Los VIP ter­mi­nan su fin de se­ma­na en Ca­sas No­vas por to­do lo al­to

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Al Sol -

El úl­ti­mo fin de se­ma­na de ju­lio mu­chos ros­tros co­no­ci­dos del pa­no­ra­ma ro­sa na­cio­nal de­ja­ron apar­ca­da la toa­lla y el chi­rin­gui­to y se su­mer­gie­ron de lleno en el mun­do ecues­tre. Du­ran­te to­do el fin de se­ma­na al­gu­nos co­mo los ji­ne­tes Luis As­tol­fi y Mar­ga­ri­ta Var­gas —que ade­más de por su pro­fe­sión es ha­bi­tual de las re­vis­tas por su ma­tri­mo­nio con Luis Al­fon­so de Bor­bón— se pu­sie­ron las bo­tas y com­pi­tie­ron en va­rias prue­bas del con­cur­so CSI 4* de Ca­sas No­vas. Lo hi­cie­ron ayer por la ma­ña­na por úl­ti­ma vez, y des­pués dis­fru­ta­ron de los con­cier­tos de jazz y el al­muer­zo que te­nían pre­pa­ra­do en el hi­pó­dro­mo.

La fa­mi­lia Or­te­ga al com­ple­to, pro­pie­ta­ria del re­cin­to, vol­vió a pa­sar ayer por Ca­sas No­vas. Lle­ga­ron en co­ches se­pa­ra­dos po­co des­pués del me­dio­día, y Aman­cio Or­te­ga, po­co ami­go de los flas­hes, bro­meó con los fo­tó­gra­fos. «No fa­lláis nin­gún día, siem­pre me es­táis es­pe­ran­do», co­men­tó el fun­da­dor de In­di­tex en­tre ri­sas. A con­ti­nua­ción, to­dos subie­ron a la zo­na re­ser­va­da. Gin-to­nic. Ese com­bi­na­do que ha­ce tiem­po so­na­ba a vie­jo. El mis­mo que, de un tiem­po ha­cia es­ta par­te, vol­vió a po­ner­se de mo­da. No da tre­gua en cuan­to a su po­pu­la­ri­dad. Unos em­pe­za­ron a pe­dir­lo con la ex­cu­sa de ser el di­ges­ti­vo per­fec­to tras una co­pio­sa co­mi­da y otros por­que dis­fru­ta­ban de su sa­bor. El ca­so es que em­pe­zó a con­ver­tir­se en el com­bi­na­do es­tre­lla de la épo­ca y los es­ta­ble­ci­mien­tos no des­apro­ve­cha­ron el fu­ror. Em­pe­za­ron a apos­tar por cien­tos de gi­ne­bras y di­fe­ren­tes ti­pos de tó­ni­cas. El resultado, me­jor im­po­si­ble.

Pe­ro aten­ción. Aho­ra lle­gó la ro­sa y es­tá pe­gan­do más fuer­te to­da­vía. Se tra­ta de una gi­ne­bra de co­lor ro­sá­ceo, con sa­bor a fre­sa y que em­pe­zó a triun­far ba­jo la mar­ca se­vi­lla­na Puer­to de In­dias. Ha­ce un tiem­po dis­fru­tar de es­ta gi­ne­bra so­lo era po­si­ble en los lo­ca­les más chic. Pe­ro tal fue su de­man­da que, ac­tual­men­te, ya se en­cuen­tra en los es­tan­tes de los es­ta­ble­ci­mien­tos más nor­ma­les. Tras el éxi­to del Puer­to de En Co­co Gin­to­re­ría de Vi­la­gar­cía sir­vien­do un gin-to­nic. In­dias, ela­bo­ra­do por la com­pa­ñía cen­te­na­ria Los Alcores de Car­món, el res­to de mar­cas no se que­da­ron de bra­zos cru­za­dos. Ca­si to­das sa­ca­ron al mer­ca­do su pro­pia gi­ne­bra ro­sa. Es el ca­so, por ejem­plo, de La­rios Ro­se, Pink Ro­yal Dry Gin o Mom­ba­sa Fre­sa. Pro­pie­ta­rios de di­fe­ren­tes coc­te­le­rías de Ga­li­cia re­sal­tan el bum de es­te ti­po de gi­ne­bra ro­sa y sub­ra­yan el re- cla­mo, so­bre to­do en el pú­bli­co fe­me­nino. «Hay mu­je­res que no pro­ba­ban el al­cohol y aho­ra toman cóc­te­les con es­ta gi­ne­bra», in­di­ca Ser­gio Fer­nán­dez, pro­pie­ta­rio de un lo­cal de Vi­go.

Lo cier­to es que so­lo hay que dar­se una vuel­ta por los lo­ca­les de co­pas y ver la gran can­ti­dad de per­so­nas que de­man­dan gi­ne­bra ro­sa. «Eu te­ño Mom­ba­sa Fre­sa. Pro­bei­na, gus­tou moi­to e xa non cam­bio. En fin de se­ma­na sem­pre gas­to un mí­ni­mo de dúas bo­te­llas. As mu­lle­res son as que mais de­man­dan es­te com­bi­na­do, aín­da que os ho­mes que ve­ñen de be­ber ron ta­mén soen de­man­da­la», in­di­ca Jo­sé Ma­nuel Co­res, que re­gen­ta Co­co Gin­to­ne­ria en Vi­la­gar­cía de Arousa.

Es­te hostelero se mues­tra co­mo un si­ba­ri­ta a la ho­ra de ela­bo­rar los cóc­te­les. To­do tie­ne que es­tar en su punto. La co­pa ba­lón y la fru­ta na­tu­ral son ele­men­tos in­dis­pen­sa­bles pa­ra ser­vir los com­bi­na­dos. «Pa­ra acom­pa­ñar á xe­ne­bra ro­sa é moi re­co­men­da­ble a tó­ni­ca 1724. Bo­to moi­to xeo, fre­sas na­tu­rais e un twist de la­ran­xa», ex­pli­ca Jo­sé Ma­nuel Co­res.

Des­de el Beach Club Ma­ri­na Cíes de Sa­mil, en Vi­go, tam­bién re­co­no­cen el fu­ror de las gi­ne­bras ro­sas. «Son de los cóc­te­les que más ser­vi­mos, in­clu­so a quie­nes no be­bían gi­ne­bra», opi­nan.

Lo más des­ta­ca­ble de la gi­ne­bra es que es la co­pa que más se per­so­na­li­za. En un pri­mer pa­so, se pue­de ele­gir una cí­tri­ca, se­ca o flo­ral. Des­pués es­tá la tó­ni­ca, que si eres de Sch­wep­pes, In­di, Fe­ver-Tree... Y la ter­ce­ra es el acom­pa­ña­mien­to. Se pue­de po­ner pe­pino, ro­sa, fre­sa, car­da­mo­mo o po­me­lo. Es gi­ne­bra y tó­ni­ca y por eso triunfa. Y si es ro­sa, más to­da­vía.

MÓ­NI­CA IRAGO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.