O Car­nei­ro ó Es­pe­to sien­ta a tres mil co­men­sa­les a la me­sa en Mo­ra­ña

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Al Sol - MAR­COS GAGO

El asa­do de los car­nei­ros en la car­ba­llei­ra de San­ta Lu­cía, en el mu­ni­ci­pio pon­te­ve­drés de Mo­ra­ña, es to­do un ar­te. Una ci­ta de la que ha­cen ga­la los sus ve­ci­nos y que en­cuen­tra su má­xi­ma ex­pre­sión en el tra­ba­jo de Je­sús Gar­cía Rui­bal, el asa­dor que su­per­vi­sa un equi­po de do­ce per­so­nas.

Es­ta ce­le­bra­ción ofre­ce una vi­sión irre­sis­ti­ble pa­ra los sel­fis, las fo­tos de to­do ti­po y los ví­deos con el mó­vil. No to­dos los días se pue­den ver 164 car­nei­ros, abier­tos en ca­nal so­bre una pa­rri­lla y co­lo­ca­dos en torno a una su­ce­sión de pe­que­ñas ho­gue­ras a lo lar­go de un par­que. Es­ta ve­te­ra­na fies­ta, que cum­ple las 48 edi­cio­nes, tie­ne el ali­cien­te de lo ar­te­sa­nal, de la gas­tro­no­mía bien he­cha y la ven­ta­ja de que el co­men­sal pue­de ver de­lan­te de sus ojos el pro­ce­so de pre­pa­ra­ción de la co­mi­da que des­pués se va a lle­var a la me­sa. To­do, ade­más, en el in­com­pa­ra­ble mar­co de una gran car­ba­llei­ra en el cen­tro de un cas­co ur­bano. Es­tos fac­to­res, su­ma­dos a la par­ti­ci­pa­ción en­tu­sias­ta de los ve­ci­nos de Mo- ra­ña, ha­ce del Car­nei­ro ó Es­pe­to una ci­ta úni­ca, que va­le la pe­na vi­si­tar y, si se ha re­ser­va­do a tiem­po un lo­te, de­gus­tar con ami­gos y fa­mi­lia­res.

Las nu­bes con­tu­vie­ron la llu­via y sir­vie­ron co­mo pro­tec­ción del sol en un en­torno aba­rro­ta­do de ve­ci­nos y vi­si­tan­tes. El Ayun­ta­mien­to co­lo­có tol­dos en la car­ba­llei­ra, pe­ro no hi­cie­ron fal­ta pa­ra ali­vio de los res­pon­sa­bles del even­to gas­tro­nó­mi­co, una ci­ta que con­gre­ga a mi­les y mi­les de per­so­nas. De he­cho, atra­ve­sar la ca­lle nú­me­ro uno —en San­ta Lu­cía las vías no tie­nen nom­bre sino que se enu­me­ran— fue un re­to digno de Mi­sión Im­po­si­ble. Lle­va­ba su tiem­po cru­zar una ca­lle aba­rro­ta­da de per­so­nas, chi­rin­gui­tos y mú­si­cos. Las pe­ñas, por­que el Car­nei­ro tam­bién las tie­ne, pu­sie­ron su par­ti­cu­lar no­ta de co­lor. Des­ta­can dos agru­pa­cio­nes, Os Es­pe­ta­dos, que es­te año cum­plen 10 años y cuen­tan con 280 in­te­gran­tes, y Os do Es­pe­to. Las au­to­ri­da­des tam­bién acu­die­ron: la al­cal­des, Lui­sa Piñeiro; el vi­ce­pre­si­den­te de la Xun­ta, Al­fon­so Rue­da; la di­rec­to­ra de Tu­ris­mo de Ga­li­cia, Na­va Cas­tro; y la pre­si­den­ta del Con­gre­so, Ana Pas­tor. No se ha­bló de po­lí­ti­ca, pe­ro sí del car­nei­ro. La al­cal­de­sa des­ta­có el éxi­to de pú­bli­co de la con­vo­ca­to­ria.

El pe­rí­me­tro de la car­ba­llei­ra fue du­ran­te to­da la ma­ña­na un mar de gen­te. Fo­tos aquí y allí y men­sa­jes de What­sApp sin fin pa­ra dar en­vi­dia a los que no pu­die­ron es­tar en el even­to. Mien­tras el tra­sie­go de per­so­nas trans­cu­rría co­mo un tor­be­llino fue­ra del re­cin­to, en el in­te­rior, las úl­ti­mas bra­sas con­ti­nua­ron do­ran­do len­ta­men­te los car­nei­ros has­ta las dos de la tar­de.

A la puer­ta del área de me­sas se con­gre­gó la gen­te co­mo si fue­sen las re­ba­jas de enero. To­dos te­nían su si­tio re­ser­va­do, pe­ro ha­bía ya ga­nas de pro­bar ese lo­te que lle­va­ba seis ho­ras pi­dien­do que se lo co­mie­sen a gri­tos. En­tre bro­mas del pú­bli­co, los flas­hes de los fo­tó­gra­fos y las cá­ma­ras de te­le­vi­sión, se abrió el cor­dón pa­ra de­jar en­trar a la gen­te y, en cues­tión de po­cos mi­nu­tos, la car­ba­llei­ra se trans­for­mó en el co­me­dor más gran­de y con­cu­rri­do de to­da la co­mar­ca. Un to­tal de 147 car­nei­ros se re­par­tie­ron en­tre las me­sas y los de­más fue­ron a ca­sas y res­tau­ran­tes por­que, ayer, Mo­ra­ña en­te­ra fue una fies­ta.

FO­TOS: EMI­LIO MOL­DES

Dos co­men­sa­les dan­do cuen­ta de su ra­ción

Los car­nei­ros asán­do­se a fue­go lento

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.