La Fun­da­ción Franco anun­cia que las vi­si­tas a Mei­rás mos­tra­rán la «gran­de­za» del dic­ta­dor

El PS­deG, En Ma­rea, BNG y la Co­mi­sión por la Me­mo­ria His­tó­ri­ca exi­gen me­di­das con­tra el «ne­ga­cio­nis­mo»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia -

La ges­tión de las vi­si­tas al pa­zo de Mei­rás «es una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra mos­trar al gran pú­bli­co la gran­de­za de la fi­gu­ra de Fran­cis­co Franco», además de ser un ti­rón tu­rís­ti­co pa­ra la co­mu­ni­dad. Lo di­ce en un po­lé­mi­co es­cri­to la Fun­da­ción Na­cio­nal Fran­cis­co Franco, que ha «re­ci­bi­do co­mo un ho­nor» la res­pon­sa­bi­li­dad de abrir el pa­zo al pú­bli­co a pe­ti­ción de la du­que­sa de Franco e hi­ja del dic­ta­dor Car­men Franco. Se­gún la en­ti­dad, el edi­fi­cio «fue do­na­do por el pue­blo ga­lle­go a Fran­cis­co Franco me­dian­te sus­crip­ción pú­bli­ca» y ese «ge­ne­ro­so do­na­ti­vo» lle­vó a que Ga­li­cia con­ta­se «con la pre­sen­cia ve­ra­nie­ga del je­fe del Es­ta­do du­ran­te la to­ta­li­dad de su man­da­to, ho­nor al que nin­gu­na otra re­gión es­pa­ño­la tu­vo ac­ce­so».

Co­mo Fe­li­pe II

Pa­ra la fun­da­ción esa dis­tin­ción es muy im­por­tan­te: «El pa­zo de Mei­rás —ex­pli­ca la en­ti­dad— es­tá lleno de re­cuer­dos de su vi­da y de su obra [de Franco]. El pa­zo es hoy uno de los lu­ga­res em­ble­má­ti­cos de Ga­li­cia y so­bre él re­cae par­te de la glo­ria de quien lo ha­bi­tó, pro­ba­ble­men­te el es­pa­ñol de ma­yor re­lie­ve mun­dial des­de Fe­li­pe II».

La reac­ción po­lí­ti­ca a es­tas po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes no se hi­zo es­pe­rar. La Co­mi­sión po­la Re­cu­pe­ra­ción da Me­mo­ria His­tó­ri­ca (CRMH) de A Co­ru­ña re­cla­mó al Par­la­men­to de Ga­li­cia que con­de­ne de ma­ne­ra fir­me «o ne­ga­cio­nis­mo dos Franco que pro­te­xe os ile­xí­ti­mos in­tere­ses da fa­mi­lia en Mei­rás». La CRMH es­pe- ra ob­te­ner «o am­pa­ro das ins­ti­tu­cións de­mo­crá­ti­cas do país» an­te la fun­da­ción con el nom­bre del dic­ta­dor, «en­ti­dad de no di­si­mu­la­do ca­rác­ter fas­cis­ta y prác­ti­ca an­ti­de­mo­crá­ti­ca».

La dipu­tada del PS­deG Con­cep­ción Bur­go di­jo que la ges­tión del pa­zo des­de la ci­ta­da fun­da­ción es «una bur­la a las víc­ti­mas de la dic­ta­du­ra y una pro­vo­ca­ción a to­da la ciu­da­da­nía». Y pa­ra En Ma­rea la elec­ción es un es­per­pen­to y «un­ha con­ti­nua­ción» del ex­po­lio de la fa­mi­lia.

El BNG ha pues­to a la Xun­ta en el cen­tro de la po­lé­mi­ca al acu­sar­la de ser cóm­pli­ce de la exis­ten­cia de un «par­que te­má­ti­co fran­quis­ta [...] pa­ra fa­cer apo­lo­xía do di­ta­dor». En­tien­den los na­cio­na­lis­tas que la ges­tión del pa­zo por esa en­ti­dad «é un es­can­da­lo­so exem­plo da im­pu­ni­da­de co que se mo­ve quen fai apo­lo­xía do te­rro­ris­mo fas­cis­ta», al­go im­pen­sa­ble en otros países de Eu­ro­pa, co­mo Ale­ma­nia o Ita­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.