Ma­du­ro ya es un dic­ta­dor

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - IGNACIO BERMÚDEZ DE CAS­TRO

APa­blo Iglesias y de­más lí­de­res de Po­de­mos se les de­bie­ra ha­ber ter­mi­na­do el dis­cur­so pro Ni­co­lás Ma­du­ro, aun­que en mo­do al­guno du­do que en días ve­ni­de­ros co­men­za­rán a jus­ti­fi­car su ig­no­mi­nio­so pro­ce­der. Los ve­ne­zo­la­nos an­tes de esta vo­ta­ción, no re­co­no­ci­da ni por la opo­si­ción ni por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, ya vi­vían en un ré­gi­men don­de las li­ber­ta­des bri­lla­ban por su au­sen­cia, pe­ro des­de el do­min­go las co­sas se han com­pli­ca­do pa­ra ellos. Ma­du­ro ya tie­ne un pal­co VIP en­tre los dic­ta­do­res que ha da­do la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Son de­ce­nas los muer­tos ha­bi­dos en Ve­ne­zue­la en las últimas se­ma­nas, víc­ti­mas de la re­pre­sión de es­te cruel per­so­na­je con de­li­rios de gran­de­za. Ha con­se­gui­do lo que tan­to an­he­la­ba. Una cá­ma­ra cons­ti­tu­yen­te que le per­mi­ta go­ber­nar Ve­ne­zue­la co­mo si de su cor­ti­jo se tra­ta­ra. A los ve­ne­zo­la­nos ya no les que­da otra que se­guir sa­lien­do a la ca­lle a pro­cla­mar su de­re­cho a vi­vir en li­ber­tad, y aun­que eso de po­co o na­da les sir­va, cuan­do me­nos que ac­ti­ve las con­cien­cias de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal pa­ra que pre­sio­nen lo in­de­ci­ble, y el país her­mano pue­da, de una vez por to­das, vol­ver a ser el país prós­pe­ro que sus in­men­sos re­cur­sos naturales le per­mi­ti­rían ser. El si­glo pa­sa­do nos de­jó in­fi­ni­dad de dic­ta­do­res que com­pli­ca­ron lo in­de­ci­ble la vi­da de mi­llo­nes de per­so­nas. Creía­mos que eso ya se ha­bía su­pe­ra­do, pe­ro es­tá vis­to que no. En Ve­ne­zue­la ha surgido Ma­du­ro. Un ti­po du­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.