Un pro­ble­ma me­nos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

PENSAMENTOS IM­PER­FEC­TOS

DIE­GO AMEIXEIRAS

Ra­joy pe­chou o cur­so dian­te dos xor­na­lis­tas e sou­be­mos que os po­lí­ti­cos es­tán pa­ra so­lu­cio­nar os pro­ble­mas que lle in­tere­san á xen­te. Al­go sos­pei­ta­ba­mos, pe­ro po­de­mos mar­char de vacacións máis tran­qui­los. Pa­ra so­lu­cio­nar os pro­ble­mas que afec­tan aos es­pa­ñois na súa vi­da dia­ria. Os ver­da­dei­ros, qui­xo di­cir o pre­si­den­te. Por­que hai moi­to pro­ble­ma im­pos­tor por aí sol­to. Pro­ble­mas in­fieis e des­agra­de­ci­dos, co­ma o ca­ta­lán. E ou­tro ti­po de pro­ble­mas aín­da máis trai­do­res, ti­ran­do a ran­co­ro­sos, vé­xa­se por exem­plo esa tei­ma de que­rer ato­par os res­tos do avó nun­ha fo­sa co­mún. En­tén­da­se que pro­ble­mas no país hai a es­ga­lla, pe­ro a ve­ra­ci­da­de kan­tia­na de­be re­co­ñe­cér­se­lle só a un­ha mi­no­ría. Só así se po­de fa­cer po­lí­ti­ca sen po­pu­lis­mo. Pa­re­ce ló­xi­co que un Go­berno ma­ne­xe un cen­so de pro­ble­mas cons­ta­ta­bles na rúa, nos ba­res, nas ofi­ci­nas; can­do a de­mo­cra­cia se abra­za ao sen­ti­do co­mún, esi­xe un ca­tá­lo­go de pro­ble­mas em­pí­ri­cos. O con­tra­rio se­ría a acu­mu­la­ción de pro­ble­mas sen pe­nei­rar, a mon­te. Un gran pro­ble­ma.

A Ra­joy, aín­da que ten­da a sub­ver­ter a sin­ta­xe en apo­teo­ses da­daís­tas, cóm­pre re­co­ñe­cer­lle un há­bil ma­ne­xo da ob­vie­da­de. E aín­da máis: que an­tes de mar­char pa­ra San­xen­xo pu­xe­se un chis­co de or­de en­tre tan­to pro­ble­ma de ga­rra­fón. Non im­por­ta que de­sa ape­la­ción aos ver­da­dei­ros des­ve­los da xen­te al­guén in­fi­ra un­ha es­tra­te­xia per­ver­sa, de ri­xi­dez en­tre cas­tren­se e mo­no­ma­nía­ca, que desai­ra cal­que­ra ma­tiz no dis­cur­so triun­fal da re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. So­bre a me­sa de Ra­joy re­pou­san os pro­ble­mas cien­ti­fi­ca­men­te pro­ba­dos por no­ve de ca­da dez es­pe­cia­lis­tas, a radiografía irre­fu­ta­ble das tur­ba­cións que re­co­llen os es­ca­fan­dros de Moncloa. A aris­to­cra­cia cor­dial dos pro­ble­mas. O res­to de­ve­ñen en ex­cen­tri­ci­da­des ou ca­pri­chos in­fan­tís. Son an­dró­me­nas. Ra­dies­te­sia mal­va­da. Se­ría in­xus­to non agra­de­cer­lle ao pre­si­den­te que en­tre­mos en agos­to pen­san­do que non de­be­mos per­der o tem­po con vul­ga­ri­da­des. Re­co­ñe­zá­mo­lo: te­mos un pro­ble­ma me­nos. Era me­nos pro­ble­ma que os ver­da­dei­ros pro­ble­mas da xen­te, pe­ro por al­go se em­pe­za.

Los in­de­pen­den­tis­tas sa­ben que no po­drán con­se­guir la in­de­pen­den­cia con la Cons­ti­tu­ción en la mano, por­que prohí­be la se­gre­ga­ción de par­te al­gu­na de lo que hoy cons­ti­tu­ye Es­pa­ña; por ello uti­li­zan la Cons­ti­tu­ción hasta don­de les sir­ve pa­ra sus pro­pó­si­tos y la de­jan de lado y aun la pi­so­tean cuan­do se opo­ne a su cau­sa. «No es nues­tra Cons­ti­tu­ción. A ver si se en­te­ran de una vez; no se tra­ta de re­for­mar­la sino de sa­cu­dír­nos­la de en­ci­ma», di­ce el in­de­pen­den­tis­ta. Los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas con­si­de­ran a los in­de­pen­den­tis­tas an­ti­cons­ti­tu­cio­na­lis­tas por­que uti­li­zan la Car­ta Mag­na hasta don­de les con­vie­ne y niegan que sea la su­ya cuan­do les mo­les­ta, y ven es­to co­mo una con­tra­dic­ción, una fal­ta de ló­gi­ca, por­que mi­ran todo des­de la Cons­ti­tu­ción.

«Lo que cuen­tan los in­de­pen­den­tis­tas es un mi­to que lo in­ven­tó [fu­lano de tal]; eso no es his­to­ria», dicen los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas. Mi­to o his­to­ria es la ex­pre­sión de un de­seo, de un ideal, cons­cien­te o in­cons­cien­te, de una par­te, gran­de o pe­que­ña, del pue­blo. En po­lí­ti­ca lo que cuen­ta es el mi­to fun­da­cio­nal, LÍ­NEA ABIER­TA EN­RI­QUE MAR­TÍ­NEZ RE­GUE­RA

La in­sis­ten­cia de la pren­sa en co­men­tar es­tos días el ca­che­te que una ma­dre pro­pi­nó a su hi­jo re­ve­la que se tra­ta de un te­ma con tras­fon­do. Pe­ro, en mi opi­nión, no se quie­re en­trar en el meo­llo del asun­to, que es la dis­pa­ra­ta­da ju­di­cia­li­za­ción de las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y aca­dé­mi­cas, pro­pi­cia­da por la Ley de Pro­tec­ción Ju­rí­di­ca del Me­nor y el de­cre­to de de­re­chos y de­be­res de los alumnos. De­re­cho y pe­da­go­gía son dis­ci­pli­nas ne­ce­sa­rias, am­bas; pe­ro sus com­pe­ten­cias no pue­den coin­ci­dir. El de­re­cho pre­vé la con­fron­ta­ción de in­tere­ses; la pe­da­go­gía pre­su­po­ne co­mu­nión de in­tere­ses. EL PUEN­TE AL­FRE­DO VA­RA

EMe­dian­te la edu­ca­ción los adul­tos pro­cu­ra­mos tras­va­sar a los ni­ños lo me­jor de no­so­tros mis­mos: sen­ti­mien­tos, va­lo­res, cos­tum­bres, a lo que lue­go los chi­qui­llos apli­ca­rán su pro­pio fil­tro pa­ra adap­tar­los a su mo­men­to. Di­cho tras­va­se re­quie­re co­mu­nión de in­tere­ses, una cier­ta com­pli­ci­dad. al con­tra­rio del de­re­cho, que es im­po­si­ti­vo, pro­mul­ga­do.

Es muy pe­li­gro­so con­fun­dir la edu­ca­ción con el de­re­cho, por­que es muy di­fe­ren­te apren­der a con­tro­lar­se que acep­tar que te con­tro­len. Lo pri­me­ro siem­pre es loa­ble; lo se­gun­do, no siem­pre.

Y las so­lu­cio­nes de­ben ser acor­des con la na­tu­ra­le­za de los pro­ble­mas. Dar so­lu­cio­nes ju­di­cia­les a pro­ble­mas pe­da­gó­gi­cos es un dis­pa­ra­te que ori­gi­na in­fi­ni­dad de dis­pa­ra­tes.

Si una ma­má da un ca­che­te a

l pa­ro ba­ja y la eco­no­mía sube a gran ve­lo­ci­dad, el tu­ris­mo aba­rro­ta los ho­te­les y Ra­joy se ve sa­lien­do con éxi­to de la pri­me­ra com­pa­re­cen­cia de un pre­si­den­te del Go­bierno en ejer­ci­cio co­mo tes­ti­go en un pro­ce­so por co­rrup­ción.

Todo pa­re­ce­ría dis­pues­to pa­ra unas va­ca­cio­nes idí­li­cas, si no fue­se por los que se em­pe­ñan en afir­mar que los nuevos em­pleos ape­nas lle­gan a los jó­ve­nes ni a los ma­yo­res de 45 años, que la tem­po­ra­li­dad si­gue sien­do la his­to­ria im­preg­na­da de emo­ti­vi­dad, no la ver­da­de­ra his­to­ria que es­tu­dia los he­chos tal co­mo han su­ce­di­do. A los in­de­pen­den­tis­tas les im­por­ta po­co que la in­de­pen­den­cia va­ya a su­po­ner un desas­tre eco­nó­mi­co. Sa­ben que los idea­les cues­tan, co­mo cues­ta ser libre. «Que nos sa­li­mos de la Unión Eu­ro­pea: tam­bién se sa­len los bri­tá­ni­cos, no pa­sa na­da, ya vol­ve­re­mos a en­trar o la Unión se des­hi­la­cha», me di­jo uno de ellos.

«No­so­tros no pi­so­tea­mos la Cons­ti­tu­ción de na­die, sino que tra­ta­mos de sa­cu­dir­nos de en­ci­ma el yu­go que unos ex­tran­je­ros quie­ren im­po­ner­nos. La Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la es pa­ra los es­pa­ño­les, pe­ro no­so­tros no so­mos es­pa­ño­les sino catalanes», me con­tó un po­lí­ti­co in­de­pen­den­tis­ta. Es­tos dicen que ac­túan le­gal­men­te, que cum­plen un man­da­to del pue­blo que los ha ele­gi­do. Pien­san: «Esas son las le­yes que nos so­me­ten, que nos opri­men. So­mos de­nos­ta­dos y re­cha­za­dos por te­ner ra­zón an­tes de tiem­po, co­mo los he­re­jes. Nues­tro pro­ce­der en­cie­rra el fu­tu­ro de los pue­blos». El cons­ti­tu­cio­na­lis­ta les con­tes­ta: «Ocu­rre que el Par­la­ment se ha otor­ga­do po­de­res que la Cons­ti­tu­ción no le da y sus le­yes no pue­den con­tra­de­cir la ley su­pre­ma de los es­pa­ño­les».

Mien­tras pue­dan, los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas tra­ta­rán de ha­cer cum­plir la ley a todos los es­pa­ño­les; los con­de­na­rán a una pe­na y los su hi­jo, lo nor­mal es que lo ha­ga pa­ra co­rre­gir­le, co­mo sos­pe­cho que ocu­rrió en el ca­so co­men­ta­do. El desaho­go que pue­da aña­dir es al­go muy humano, pe­ro na­da edu­ca­ti­vo, por­que en­se­ñar a con­tro­lar­se re­quie­re saber con­tro­lar­se. A un ca­che­te le bas­ta con ser un ges­to, tan ple­tó­ri­co de sig­ni­fi­ca­do que per­mi­ta mi­ni­mi­zar lo que tie­ne de agre­sión.

Pe­ro lo que me pa­re­ce to­tal­men­te fue­ra de lugar son la ma­yo­ría de co­men­ta­rios que se han aña­di­do al asun­to y que sue­nan a adoc­tri­na­mien­to. Co­mo, por ejem­plo, re­pro­char al chi­qui­llo que es­tam­pa­ra con­tra el sue­lo un mó­vil «que cos­tó 800 eu­ros que mu­chos cu­rran­tes no ga­nan en un mes» en vez de re­cri­mi­nar ese mis­mo dis­pen­dio a quien se lo com­pró. O cen­su­rar la «ac­ti­tud fría» del chi­qui­llo an­te el tri­bu­nal la no­ta do­mi­nan­te y que no se fre­na el cre­ci­mien­to de la de­sigual­dad, tam­bién la te­rri­to­rial, con pro­vin­cias co­mo Ou­ren­se que no en­cuen­tran la sa­li­da del po­zo ni al­ter­na­ti­vas a su des­po­bla­ción.

Tam­po­co la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria, que no so­cial, de Cataluña per­mi­te ni se per­mi­te des­can­so, em­pe­ña­dos co­mo es­tán en ca­mi­nar ha­cia la des­co­ne­xión me­dian­te el ex­pe­di­ti­vo sis­te­ma de si­len­ciar a la opo­si­ción e in­ten­tar li­qui­dar con una ley api­so­na­do­ra la nor­ma­ti­va que se opon­ga a sus pre­ten­sio­nes.

Ni en el PSOE se avie­nen al des­can­so re­pa­ra­dor, aun­que las en­cues­tas les otor­guen a los so­cia­lis­tas tí­mi­das subidas por pri­me­ra in­ha­bi­li­ta­rán pa­ra pues­tos pú­bli­cos en el es­ta­do ac­tual de co­sas. Lle­ga­do el mo­men­to, cuan­do los dos ban­dos en li­ti­gio con­si­de­ren que han lle­ga­do al fi­nal del ca­mino, o uno de ellos ce­de, o dia­lo­gan y los dos ceden en par­te o los in­de­pen­den­tis­tas van per­dien­do fuerza por­que sus se­gui­do­res se ha­yan har­ta­do de pro­me­sas, o acu­den al em­pleo de la fuerza pa­ra im­plan­tar el cum­pli­mien­to de sus nue­vas le­yes. De mo­men­to, el in­ten­to del Go­bierno es que se frían en su pro­pia sal­sa y el pue­blo los aban­do­ne por ago­ta­mien­to y abu­rri­mien­to.

Des­de den­tro, las dos ma­ne­ras de pen­sar son cohe­ren­tes. El con­flic­to sur­ge cuan­do ca­da uno juz­ga al otro des­de su pun­to de vis­ta. Nin­guno de ellos se pue­de po­ner en la piel del otro. «Es el úl­ti­mo in­ten­to de un gru­po de lí­de­res, nuevos y vie­jos, de de­mos­trar y ama­rrar su po­der y lim­piar su nom­bre. Pa­ra ello quie­ren ha­cer creer al pue­blo que es­tán in­ves­ti­dos de una mi­sión di­vi­na. Los in­de­pen­den­tis­tas son hi­jos de Jano, tie­nen dos ca­ras. Su­cum­bi­rán des­pués de co­ger todos los ca­mi­nos fal­sos po­si­bles guia­dos por fan­tas­mas. Solo en el mun­do ima­gi­na­rio se pue­de dis­fru­tar de la ple­na li­ber­tad», di­jo el cons­ti­tu­cio­na­lis­ta. «Na­die ja­más ma­ta­rá del todo a los fan­tas­mas; se en­car­nan y se con­vier­ten en ele­men­tos de la reali­dad». en vez de cues­tio­nar una ley que pro­pi­cia el que pa­dres e hi­jos y edu­ca­do­res y edu­can­dos se de­nun­cien a tro­che y mo­che, co­mo si el de­re­cho pe­nal ya no fue­ra su­fi­cien­te. O que le acha­quen el «sín­dro­me del em­pe­ra­dor», dan­do em­pa­que cien­tí­fi­co a ta­ma­ña char­lo­ta­da, en vez de evi­tar que ta­les au­gu­rios es­tig­ma­ti­cen a los críos.

Se ve que a no todos des­agra­da el que se mul­ti­pli­que cier­to ti­po de con­flic­tos, que se han vuel­to muy ren­ta­bles por los in­tere­ses pro­fe­sio­na­les, eco­nó­mi­cos, po­lí­ti­cos que sus­ci­tan. Co­mo lo ve­ni­mos com­pro­ban­do con la propaganda y el már­ke­ting que le es­tán apli­can­do al bull­ying.

Lle­vo mu­chos años pre­gun­tán­do­me si la le­gis­la­ción so­bre me­no­res es la so­lu­ción al des­ma­dre o es la prin­ci­pal de sus cau­sas. vez en mu­cho tiem­po, con An­da­lu­cía per­fi­lán­do­se co­mo la al­dea ga­la que re­sis­te a la nue­va ma­yo­ría y co­mo sím­bo­lo de que la re­con­ci­lia­ción es­tá aún le­jos.

Po­de­mos y sus con­fluen­cias de­ba­ten sin des­can­so có­mo or­ga­ni­zar­se y re­or­ga­ni­zar­se en ca­da lugar y cir­cuns­tan­cia.

Pa­re­ce que no va ser Cris­ti­na Ci­fuen­tes la úni­ca en que­dar­se sin unas re­la­jan­tes va­ca­cio­nes. Aun­que lo de ella es vo­lun­ta­rio, se­gún di­ce. De­be de ser otra con­se­cuen­cia de la re­for­ma la­bo­ral. Ur­ge abor­dar la obli­ga­to­rie­dad del des­can­so va­ca­cio­nal. Au­men­tar el ni­vel de es­trés de los po­lí­ti­cos pue­de ser ne­fas­to pa­ra la ciu­da­da­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.