Ya hay dos par­ti­dos so­cia­lis­tas

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

DES­DE LA COR­TE FER­NAN­DO ÓNE­GA

En su pri­me­ra en­car­na­ción co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, Pe­dro Sán­chez re­ci­bía una se­ria crí­ti­ca in­ter­na: no ha­bla­ba con sus lí­de­res re­gio­na­les. Él mis­mo lo re­co­no­ció en de­cla­ra­cio­nes pos­te­rio­res. Go­ber­na­ba el par­ti­do co­mo un au­tó­cra­ta, sin pe­dir opi­nión, sin dar ex­pli­ca­cio­nes e in­clu­so sin po­ner­se al te­lé­fono. Y cuanto más pa­ta ne­gra era un ba­rón, más le­jos pa­re­cía es­tar del se­cre­ta­rio ge­ne­ral. El re­sul­ta­do fue que se que­dó sin alia­dos y la con­se­cuen­cia, la de­rro­ta en el la­men­ta­ble Co­mi­té Fe­de­ral del pa­sa­do mes de oc­tu­bre.

Aho­ra Sán­chez empieza a co­me­ter el mis­mo pe­ca­do, pe­ro agra­va­do por su ad­mi­nis­tra­ción del li­de­raz­go. Co­mo si con­fun­die­se su nue­va au­to­ri­dad, ad­qui­ri­da des­pués de las pri­ma­rias que le de­vol­vie­ron el po­der, con au­to­ri­ta­ris­mo, es­tá ha­cien­do un par­ti­do a su ima­gen y se­me­jan­za y con una di­rec­ción po­lí­ti­ca que con­tra­di­ce gran par­te de la tra­di­ción so­cia­lis­ta. Ape­la a las ba­ses, que es don­de es­tu­vo y qui­zá es­té su fuerza, pe­ro mar­gi­na o cas­ti­ga a sus opo­nen­tes y a todos aque­llos que per­te­ne­cen al vie­jo PSOE y hace lo con­tra­rio de lo que hi­zo la ges­to­ra du­ran­te la lar­ga in­te­ri­ni­dad.

Sus úl­ti­mos ac­tos han si­do elo­cuen­tes. Si la ges­to­ra ten­día a apo­yar al Go­bierno en aras de la es­ta­bi­li­dad, Sán­chez se dis­tin­gue por su ob­se­sión por

CARTAS AL DI­REC­TOR de­rri­bar a Ra­joy. Si la ges­to­ra de­nun­cia­ba que el PSOE se es­ta­ba po­de­mi­zan­do y que­ría dis­tan­ciar­se de Po­de­mos, Sán­chez se es­fuer­za en coin­ci­dir con Pa­blo Iglesias. En cuanto a las per­so­nas, no le tem­bló el pul­so pa­ra ce­sar a Al­fon­so Gue­rra en la pre­si­den­cia de la Fun­da­ción Pa­blo Iglesias e hi­zo el va­cío a Eduar­do Ma­di­na hasta con­se­guir su re­nun­cia co­mo dipu­tado y su aban­dono de la po­lí­ti­ca. Y en cuanto a la gran cues­tión de es­te tiem­po, que es la te­rri­to­rial, se em­bar­có en la plu­ri­na­cio­na­li­dad, más en la lí­nea de Pa­blo Iglesias que en la tra­di­ción del pen­sa­mien­to so­cia­lis­ta. Es­te fin de se­ma­na se pu­do com­pro­bar que la dis­tan­cia en­tre él y Su­sa­na Díaz, por no ci­tar a Abel Ca­ba­lle­ro y otros di­ri­gen­tes, es tan gran­de co­mo la que le se­pa­ra del PP.

Pe­dro Sán­chez tie­ne todo el de­re­cho, por su­pues­to, a in­ten­tar ha­cer el Par­ti­do So­cia­lis­ta que cree con­ve­nien­te y ne­ce­sa­rio. Tie­ne in­clu­so la obli­ga­ción de re­fun­dar­lo, da­da la cri­sis arras­tra­da por ese par­ti­do. Qui­zá sea el úni­co con au­to­ri­dad pa­ra in­ten­tar­lo. Pe­ro con in­te­li­gen­cia y cau­te­la. No se hace par­ti­do pres­cin­dien­do del ta­len­to, co­mo el de Ma­di­na y el de Gue­rra, por ma­yor que sea don Al­fon­so. No se hace par­ti­do asu­mien­do prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos del gran ad­ver­sa­rio, que es Po­de­mos. Y no se hace par­ti­do lan­zán­do­se a al­go tan se­rio co­mo la plu­ri­na­cio­na­li­dad sin el de­bi­do con­sen­so in­terno. Si se lan­za, ocu­rre lo vis­to en An­da­lu­cía: que no pa­re­ce que hay un Par­ti­do So­cia­lis­ta, sino dos. que­bra­das, an­da que no da pa­ra subidas de pen­sio­nes es­te di­ne­ro. ¿Có­mo po­de­mos gas­tar­nos es­te di­ne­ro en lo co­men­ta­do an­te­rior­men­te y se­guir man­te­nien­do las pen­sio­nes más ba­jas en la in­di­gen­cia? Que les den a los po­lí­ti­cos los 600 eu­ros de pa­ga que co­bran al­gu­nos pen­sio­nis­tas, y que vi­van todo el mes sin tar­je­ta black, die­tas, co­che ofi­cial, et­cé­te­ra.

Que me ex­pli­quen có­mo su­bien­do el PIB de es­te país un 3 % no se pue­de ofre­cer a los pen­sio­nis­tas más di­ne­ro, so­bre todo a las pen­sio­nes más ba­jas. ¿Có­mo po­de­mos sal­var ban­cos todos los días, res­ca­tar au­to­pis­tas, sub­ven­cio­nar fies­tas populares, equi­pos de fút­bol y de baloncesto, man­te­ner la Ad­mi­nis­tra­ción con 8.000 concellos, dipu­tacio­nes, te­le­vi­sio­nes au­to­nó­mi­cas y chi­rin­gui­tos va­rios, con­ser­van­do una or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial in­sos­te­ni­ble y 400.000 car­gos pú­bli­cos, y a la vez su­bir las pen­sio­nes una mi­se­ria? FRAN­CIS­CO LÓPEZ. Cuan­do se ha con­se­gui­do erra­di­car en te­le­vi­sión los anun­cios del al­cohol y del ta­ba­co, aho­ra se per­mi­te sa­lir con anun­cios pro­mo­cio­na­les del jue­go on­li­ne, in­du­cien­do a jó­ve­nes y ma­yo­res pa­ra que des­de sus ca­sas pue­dan ad­qui­rir un vi­cio co­mo es la lu­do­pa­tía, la cual po­dría cau­sar es­tra­gos en nu­me­ro­sas fa­mi­lias. Todo ello ava­la­do además por al­gún po­pu­lar pre­sen­ta­dor, co­mo es Jor­ge Ja­vier Váz­quez. ¡No lo en­tien­do! DIE­GO FER­NÁN­DEZ VI­LLAR. Dicen de Oren­se que el miér­co­les fue co­lo­ca­da so­bre su pe­des­tal la es­ta­tua del pa­dre Fei­joo.

El sa­bio ga­lle­go es­tá re­pre­sen­ta­do en ac­ti­tud re­fle­xi­va, la ca­be­za li­ge­ra­men­te in­cli­na­da so­bre el pe­cho, la plu­ma en la mano de­re­cha y un to­mo del Tea­tro Crí­ti­co en la iz­quier­da. La obra es en todo dig­na de la repu­tación de su au­tor, el se­ñor So­ler y Dalmau. La es­ta­tua es de bron­ce, de una so­la pie­za, y mi­de con el plin­to tres me­tros y 18 cen­tí­me­tros de al­tu­ra.

1967 HACE 50 AÑOS Al­gu­nos co­men­ta­ris­tas ex­tran­je­ros, comenta la Ho­ja del Lu­nes, han que­ri­do sa­car in­ter­pre­ta­cio­nes po­lí­ti­cas so­bre el sig­ni­fi­ca­do del ce­se del vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno, en el sen­ti­do de que ya no go­za de la con­fian­za del Je­fe del Es­ta­do. Des­pués de acla­rar que el ce­se ha si­do im­pe­ra­ti­vo de la Ley Or­gá­ni­ca del Con­se­jo del Reino, el au­tor se­ña­la que habrá más vi­ce­pre­si­den­tes del Go­bierno, y que el se­ñor Mu­ñoz Gran­des es el úni­co ca­pi­tán ge­ne­ral del Ejér­ci­to en la actualidad.

1992 HACE 25 AÑOS El bar­ce­lo­nés Da­niel Pla­za, en la prue­ba atlé­ti­ca de 20 ki­ló­me­tros mar­cha, y la va­lli­so­le­ta­na Ma­riam Blas­co, en ju­do 56 ki­los, con­si­guie­ron ayer dos nue­vas me­da­llas de oro pa­ra Es­pa­ña, lo que hace un to­tal de cua­tro hasta aho­ra en la ci­ta olím­pi­ca.

Pla­za, que se dis­tan­ció a par­tir del ki­ló­me­tro on­ce y con­clu­yó la prue­ba en una ho­ra, 21 mi­nu­tos y 45 se­gun­dos, iba se­gui­do de Va­len­tín Mas­sa­na, pe­ro es­te fue des­ca­li­fi­ca­do. Blas­co ga­nó la fi­nal a la bri­tá­ni­ca Fair­brot­her.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.