El bo­te­llón se es­con­de y se dis­per­sa pa­ra evi­tar el con­trol de los ve­ci­nos

La ac­ti­vi­dad ge­ne­ra que­jas con­ti­nuas en me­dia do­ce­na de pun­tos de la co­mar­ca

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - P. CALVEIRO

Con la lle­ga­da del buen tiem­po, una prác­ti­ca que pa­re­cía con­tro­la­da du­ran­te el in­vierno, ha vuel­to pa­ra ha­cer ac­to de pre­sen­cia. Las gran­des fies­tas y aglo­me­ra­cio­nes de gen­te que las se­cun­dan de­jan pa­ten­te que el bo­te­llón si­gue es­tan­do a la or­den del día en Bar­ban­za y, a su tér­mino, no des­apa­re­ce. Los jó­ve­nes si­guen que­dan­do pa­ra con­su­mir al­cohol al ai­re libre, pe­ro, a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­día hace unos años, en el apo­geo de la mo­vi­da noc­tur­na, cuan­do era una prác­ti­ca mu­cho más ma­si­fi­ca­da y no ha­bía re­pa­ros a la ho­ra de mon­tar el chi­rin­gui­to a la vis­ta pú­bli­ca, los gru­pos se han dis­per­sa­do y op­tan aho­ra por zonas me­nos tran­si­ta­das pa­ra es­ca­par del es­cru­ti­nio ve­ci­nal.

Un cla­ro ejem­plo de ello se en­cuen­tra en Noia, don­de esos gran­des bo­te­llo­nes de an­ta­ño que se ex­ten­dían a lo lar­go del pa­seo ma­rí­ti­mo se han que­da­do en la his­to­ria. En su lugar, es fre­cuen­te que las pan­di­llas se jun­ten de­trás del po­li­de­por­ti­vo o in­clu­so en el en­torno del IES Cam­po de San Al­ber­to, don­de la di­rec­ción aca­bó ins­ta­lan­do cá­ma­ras de vi­deo­vi­gi­lan­cia co­mo me­di­da di­sua­so­ria. Lo mis­mo su­ce­día en Car­no­ta, cerca del ins­ti­tu­to La­mas do Cas­te­lo, aun­que dia­lo­gan­do con los pro­pios cha­va­les se lo­gró en es­te ca­so mi­ni­mi­zar las mo­les­tias. El prin­ci­pal pro­ble­ma es que, sal­vo que exis­ta des­or­den pú­bli­co o da­ños en la pro­pie­dad pri­va­da, el con­su­mo no es san­cio­na­ble en di­chos tér­mi­nos, pues no es­tá in­clui­do en sus or­de­nan­zas municipales (sal­vo en las pla­yas car­no­ta­nas, aun­que es­tas no son motivo de que­jas ha­bi­tua­les).

La si­tua­ción for­zó a apro­bar en Boi­ro una nor­ma al res­pec­to en el año 2011 y «el con­su­mo in­ten­si­vo y ex­ten­si­vo que ha­bía an­tes en pleno cen­tro e in­clu­so en el pa­seo de Ba­rra­ña des­apa­re­ció co­mo tal», in­di­ca el re­gi­dor. La zo­na del bo­te­llón boi­ren­se se con­cen­tra aho­ra en el apar­ca­mien­to del su­per­mer­ca­do DIA y, de for­ma más re­si­dual, en las in­me­dia­cio­nes del par­que de A Bo­quei­ra.

Cam­pa­ña san­cio­na­do­ra

Las pro­tes­tas, principalmente por la su­cie­dad —más que por el rui­do—, son con­ti­nuas en me­dia do­ce­na de pun­tos de la co­mar­ca. En ca­sos co­mo el de Mu­ros, el Ayun­ta­mien­to no des­car­ta ini­ciar una cam­pa­ña de san­cio­nes pa­ra po­ner freno al pro­ble­ma en los si­tios más con­flic­ti­vos, se­gún in­di­ca la re­gi­do­ra, Ma­ría Xo­sé Al­fon­so, co­mo las pla­yas de O Cas­te­lo y Go­day, así co­mo jun­to al cen­tro so­cial de Lou­ro. De nue­vo, todos ellos en zonas no muy ale­ja­das de los lo­ca­les noc­tur­nos, pe­ro res­guar­da­das del ojo pú­bli­co, aun­que los res­tos que de­jan tras de sí en for­ma de bo­te­llas y va­sos, de ba­su­ra en ge­ne­ral e in­clu­so mic­cio­nes —sub­ra­ya la al­cal­de­sa— es­tán ge­ne­ran­do ma­les­tar en­tre los ve­ci­nos.

Tam­bién en A Po­bra los ser­vi­cios de lim­pie­za tie­nen tra­ba­jo prác­ti­ca­men­te todos los do­min­gos en el par­que do Cas­te­lo re­co­gien­do cris­ta­les y «ca­da cer­to tem­po che­ga al­gun­ha quei­xa por­que se pa­san al­gún e hai in­ci­den­tes», ex­pli­ca el man­da­ta­rio, Xo­sé Lois Pi­ñei­ro, quien comenta que en la úl­ti­ma ba­ta­lla de hip-hop, en la que se ins­ta­la­ron con­te­ne­do­res y se pi­dió ex­plí­ci­ta­men­te un ma­yor cui­da­do con los des­per­di­cios, hu­bo una bue­na res­pues­ta por par­te de los jó­ve­nes, que es­po­rá­di­ca­men­te tam­bién se reúnen pa­ra be­ber en el en­torno de la pla­za Ma­nuel Es­cu­rís.

En Ri­bei­ra la Po­li­cía Lo­cal cons­ta­ta que el bo­te­llón ha ido a me­nos y tie­ne su úl­ti­ma trin­che­ra en Pe­dra Pa­tei­ra, don­de no sue­le ha­ber pe­leas o in­ci­den­tes im­por­tan­tes, más allá de al­gu­na iden­ti­fi­ca­ción por me­no­res be­bien­do.

ILUS­TRA­CIÓN MATALOBOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.