Distintas ini­cia­ti­vas pi­den me­di­das pa­ra pro­te­ger via­duc­tos ca­ta­lo­ga­dos co­mo bie­nes pa­tri­mo­nia­les

La co­mar­ca cuen­ta con al­gu­nos ejem­plos de puentes de un im­por­tan­te va­lor pa­tri­mo­nial pa­ra los que se pi­den me­di­das de pro­tec­ción y me­jo­ra de la seguridad

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - Pág. L3

La ri­que­za pa­tri­mo­nial que ate­so­ra la co­mar­ca y que su­po­ne uno de sus atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos adop­ta múl­ti­ples for­mas, y una de las que pa­sa más des­aper­ci­bi­da, qui­zá por­que son pun­tos que a me­nu­do se vi­si­tan a bor­do de un vehícu­lo, son los an­ti­guos via­duc­tos que des­de hace si­glos ver­te­bran las co­mu­ni­ca­cio­nes via­rias de la zo­na. Los puentes de Tra­ba, Pon­te­na­fon­so o Pon­te Ol­vei­ra son los ejem­plos más des­ta­ca­dos de un pa­tri­mo­nio que se ve ame­na­za­do por el trá­fi­co. De he­cho, se han plan­tea­do ini­cia­ti­vas pa­ra li­mi­tar el pa­so de vehícu­los con un do­ble ob­je­ti­vo: pro­te­ger esas es­truc­tu­ras y me­jo­rar la seguridad vial.

El ca­so más dra­má­ti­co de có­mo el cons­tan­te pa­so de co­ches pue­de afec­tar a un via­duc­to his­tó­ri­co se en­cuen­tra en el puen­te noiés de Tra­ba, una es­truc­tu­ra me­die­val —da­ta del si­glo XV— que tu­vo que per­ma­ne­cer ce­rra­da al trá­fi­co du­ran­te va­rios años por el ries­go de que se vi­nie­se abajo. Se aco­me­tie­ron las obras ne­ce­sa­rias pa­ra su res­tau­ra­ción y con­so­li­da­ción y los vehícu­los vuel­ven a cir­cu­lar so­bre él, aun­que el flu­jo se re­du­jo al es­ta­ble­cer­se un úni­co sen­ti­do de pa­so y en Noia hay quien abo­ga por res­trin­gir de­fi­ni­ti­va­men­te el ac­ce­so de tu­ris­mos y li­mi­tar su uso a los pea­to­nes.

Sin sa­lir de Noia, jus­to en la fron­te­ra del mu­ni­ci­pio con el de Ou­tes, se en­cuen­tra otro ejem­plo de via­duc­to de un gran va­lor pa­tri­mo­nial, el de Pon­te­na­fon­so, pa­ra el que se pi­den me­di­das. El BNG pre­sen­tó ini­cia­ti­vas en es­te sen­ti­do en am­bos concellos, pe- ro son los ve­ci­nos los que es­tán de­trás de la de­man­da de que se ac­túe en el puen­te cuanto an­tes pa­ra evi­tar ma­les ma­yo­res.

Li­mi­tar el trá­fi­co

La prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de los re­si­den­tes en la zo­na es la seguridad, ya que, pe­se a la am­plia­ción que se reali­zó en el si­glo XIX, los cin­co me­tros de an­cho de la cal­za­da no de­jan un es­pa­cio se­gu­ro pa­ra los pea­to­nes y los tu­ris­mos de­ben reducir la ve­lo­ci­dad pa­ra pa­sar si se en­cuen­tran con otro en sen­ti­do con­tra­rio.

Uno de los pro­ble­mas que se pre­sen­tan es la ex­ce­si­va ve­lo­ci­dad que al­can­zan al­gu­nos co­ches, pe­ro hay otras cues­tio­nes que afec­tan di­rec­ta­men­te a la es­truc­tu­ra. «An­tes de res­tau­rar a pon­te e fa­ce­la peo­nil, o máis ur­xen­te se­ría li­mi­tar o pa­so de vehícu­los pe­sa­dos por­que o via­du­to tre­me ca­da vez que pa­sa un», apun­tó un ve­cino en el pleno en el que se tra­tó el asun­to y en el que to­da la cor­po­ra­ción coin­ci­dió en que es pre­ci­so que las distintas Ad­mi­nis­tra­cio­nes se im­pli­quen en to­mar me­di­das que per­mi­tan reducir el trá­fi­co en un puen­te que es­tá ca­ta­lo­ga­do por la Xun­ta de Ga­li­cia y cuen­ta con el ma­yor gra­do de pro­tec­ción.

Ca­mino de San­tia­go

Otro an­ti­guo via­duc­to fron­te­ri­zo, que en es­te ca­so se­pa­ra los mu­ni­ci­pios de Ma­za­ri­cos y Dum­bría, es el de Pon­te Ol­vei­ra. Pa­so obli­ga­do pa­ra los pe­re­gri­nos que com­ple­tan el Ca­mino de San­tia­go ha­cia Fis­te­rra es otro de los pun­tos en los que se bus­can so­lu­cio­nes pa­ra mi­ni­mi­zar el im­pac­to del trá­fi­co, ele­va­do por tra­tar­se de una ca­rre­te­ra pro­vin­cial.

Su as­pec­to ac­tual pro­vie­ne del si­glo XVI, pe­ro hay es­cri­tos da­ta­dos en el XV en los que ya se ci­ta es­te puen­te, y coin­ci­de con otros de la épo­ca en su es­tre­chez, lo que lo con­vier­te en una vía pe­li­gro­sa pa­ra la que se bus­can so­lu­cio­nes. En su mo­men­to se plan­teó un pro­yec­to pa­ra cons­truir una pa­sa­re­la des­ti­na­da a los pea­to­nes de­bi­do a la afluen­cia de pe­re­gri­nos, pe­ro Pa­tri­mo­nio re­cha­zó la pro­pues­ta, por lo que des­de el Con­ce­llo de Ma­za­ri­cos se abo­ga por que «Pon­te Ol­vei­ra vol­va ao seu es­ta­do ori­xi­nal e se use ex­clu­si­va­men­te por vian­dan­tes e cons­truír un no­vo via­du­to pa­ra o trá­fi­co ro­da­do».

Es­tos son los ca­sos más sig­ni­fi­ca­ti­vos, pe­ro exis­ten otros puentes de me­nor en­ti­dad pe­ro con un im­por­tan­te in­te­rés et­no­grá­fi­co por los que tam­bién pa­san co­ches co­mo los de A Laxe y A Er­mi­da, en el mu­ni­ci­pio rian­xei­ro.

CAR­ME­LA QUEIJEIRO

Los vehícu­los de­ben reducir la mar­cha pa­ra cru­zar a la par el via­duc­to de Pon­te­na­fon­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.