Mi crí­ti­ca cons­truc­ti­va a la Fes­ta do Per­ce­be (de­seo que así la vean)

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia - Ro­ber­to Pla­ces. Boi­ro

Los que me co­no­cen sa­ben de mi pa­sión por Ga­li­cia. A la me­nor opor­tu­ni­dad, es­toy «ven­dién­do­la» de for­ma apa­sio­na­da. Me en­can­ta pre­su­mir de lo que me ro­dea y me sien­to un pri­vi­le­gia­do por ha­ber na­ci­do en es­te sin igual rincón. Por eso, me due­le que aque­llos que nos vi­si­tan se va­yan de aquí con un mal sa­bor de bo­ca. He te­ni­do el pri­vi­le­gio, por mi profesión, en el área de la co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos de­ri­va­dos del mar, de via­jar por el mun­do y ex­po­ner ta­les pro­duc­tos al al­can­ce de mu­cha gen­te fo­rá­nea en­sal­zan­do nues­tra sin par ri­que­za ma­ri­na. Por eso sé, y per­do­nen mi pre­sun­ción, de lo que les es­toy ha­blan­do. Vie­ne es­te preám­bu­lo al cuen­to de mi re­cien­te vi­si­ta a la Fes­ta do Per­ce­be de Agui­ño, dón­de tan­tos y tan buenos ami­gos ten­go. Y por ello, aún más mi sen­tir por cuanto a lo que de crí­ti­ca tie­ne es­te es­cri­to. Va­ya por de­lan­te mi re­co­no­ci­mien­to a los pro­fe­sio­na­les del mar y a todos aque­llos que se en­mar­can de for­ma no re­tri­bu­ti­va, sa­can­do tiem­po pa­ra ayu­dar a po­ten­ciar es­te pro­duc­to. Por lo que no pa­so es que al­guien, de for­ma in­tere­sa­da, per­ju­di­que os­ten­si­ble­men­te esa im­pa­ga­ble la­bor de los an­te­rio­res.

Ha­bía­mos en­tra­do al recinto ha­bien­do he­cho la pre­cep­ti­va y lar­ga co­la. Ra­cio­nes (abun­dan­tes, por cier­to) de em­pa­na­da, 3 eu­ros, y per­ce­bes con ca­zue­la de ba­rro, 14. Hasta ahí todo per­fec­to. Me ex­tra­ñó que ha­cien­do el con­sa­bi­do cir­cui­to, no se in­clu­ye­se un pues­to de be­bi­das. Lo que no pue­de ser es que es­te­mos obli­ga­dos a pa­sar por el pul­pe­ro de turno y to­mar­nos el vino tin­to de la ca­sa o bien ti­rar de cer­ve­zas, por cier­to ca­si ca­lien­tes, pa­ra acom­pa­ñar de for­ma abe­rran­te a la de­gus­ta­ción de los ex­qui­si­tos per­ce­bes. Lo más in­dig­nan­te fue la fal­ta de con­si­de­ra­ción y des­de lue­go la de edu­ca­ción.

Des­pués de ha­ber he­cho per­ti­nen­te co­la, al­can­zo el pun­to fi­nal an­te la chi­ca de turno que mos­tró con desai­re exas­pe­ran­te su amar­gu­ra, tal vez por to­car­le tra­ba­jar mien­tras los de­más es­tá­ba­mos de fies­ta. «Por fa­vor. Una bo­te­lla de al­ba­ri­ño, aun­que sea co­se­che­ro, bien frío, dos aguas, y cua­tro va­sos». Res­pues­ta avi­na­gra­da: «Só te­mos vi­ño tin­to da ca­sa». In­cré­du­lo, in­sis­tí. «Lo sien­to. No com­pren­do. Es la una de la tar­de y he ve­ni­do a Agui­ño pa­ra dis­fru­tar del per­ce­be. En­tien­do que pue­do te­ner la op­ción de ele­gir un vino blan­co. In­clu­so me conformo que sea de la ca­sa, cuan­do me­nos fres­qui­to». Más desai­re: «Mi­ra éche o que hai. Ou o to­mas ou o dei­xas. O xe­fe ten que sa­car esta re­me­sa de vi­ño tin­to e nós so­mos uns man­da­dos». Es­tu­pe­fac­to e in­dig­na­do, es­tu­ve a pun­to de per­der los pa­pe­les y ha­cer o de­cir al­go de lo que pro­ba­ble­men­te lue­go me hu­bie­se arre­pen­ti­do. Op­té por una hu­mi­llan­te re­ti­ra­da y no ha­cer el bu­rro. Los ma­dri­le­ños y leo­ne­ses lle­ga­ban don­de no­so­tros des­po­tri­can­do y po­nién­do­nos a cal­do or­ga­ni­za­ti­va­men­te ha­blan­do. En bre­ve y res­pe­tuo­sa con­ver­sa­ción, el gru­po de vi­si­tan­tes y no­so­tros nos hi­ci­mos eco de nues­tras res­pec­ti­vas des­agra­da­bles ex­pe­rien­cias du­ran­te el mo­men­to vi­nos. «Ve­ni­mos a to­mar­nos unos per­ce­bes y ni si­quie­ra un buen al­ba­ri­ño bien fres­qui­to». Era la par­te co­men­ta­ble de sus im­pro­pe­rios y que­jas. Ba­jo mi pun­to de vis­ta, mu­cho más que ra­zo­na­bles y ab­so­lu­ta­men­te com­pren­si­bles.

Al sa­lir del recinto, me in­va­die­ron las ga­nas de ir uno por uno a las gen­tes que to­da­vía se­guían ha­cien­do lar­ga co­la y con­tar­les el des­a­gui­sa­do. Pre­fe­rí no ha­cer­lo y sa­lir desai­ra­do pa­ra nun­ca más vol­ver a la Fes­ta do Per­ce­be. No, al me­nos mien­tras la siem­pre es­for­za­da or­ga­ni­za­ción no con­tro­les es­tas co­sas que tan­to da­ño ha­cen. Me due­le en el alma que se ven­da tan de­ni­gran­te­men­te mal mi ama­da Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.