Vi­llar sa­le de la cár­cel sin di­mi­tir

Agra­de­ce el tra­to re­ci­bi­do por los pre­sos, a quie­nes desea una «pron­ta li­ber­tad»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - PAU­LO ALON­SO / IVÁN ANTELO

Án­gel Ma­ría Vi­llar ya es­tá en la calle des­pués de pa­gar 300.000 eu­ros de fian­za. In­ves­ti­ga­do por la Au­dien­cia Na­cio­nal por cua­tro de­li­tos y un po­si­ble agu­je­ro de de­ce­nas de mi­llo­nes, sa­le de pri­sión sin di­mi­tir co­mo pre­si­den­te de la Real Federación Es­pa­ño­la de Fút­bol (RFEF). La ti­bie­za del Con­se­jo Su­pe­rior de Deportes (CSD), que se li­mi­tó a sus­pen­der­lo mo­men­tá­nea­men­te del car­go, le per­mi­te re­cu­pe­rar gran par­te de su in­fluen­cia. Mien­tras re­nun­cia­ba a sus car­gos en la FIFA y la UEFA pa­ra sal­var una pen­sión de ca­si cua­tro mi­llo­nes de eu­ros, el Go­bierno no qui­so for­zar su sa­li­da. Aho­ra se abre un nue­vo es­ce­na­rio en el que po­drá pre­sio­nar a sus co­la­bo­ra­do­res más pró­xi­mos, los que co­pan la Asam­blea de la RFEF des­pués de un pro­ce­so elec­to­ral mar­ca­do por las de­nun­cias de irre­gu­la­ri­da­des.

Pe­se a la in­ter­mi­na­ble lis­ta de in­ves­ti­ga­dos en la ope­ra­ción Soule, la guar­dia pre­to­ria­na de Vi­llar ma­ne­ja hoy to­da­vía la federación. Con su te­so­re­ro de los 29 úl­ti­mos años, Juan Luis La­rrea, co­mo pre­si­den­te y una jun­ta di­rec­ti­va pen­dien­te de co­no­cer­se de for­ma de­fi­ni­ti­va. El es­ce­na­rio ideal pa­ra que vuel­va a mo­ver los hi­los de la federación.

Re­cién sa­li­do de la cár­cel de Soto del Real jun­to a su hi­jo Gor­ka —otro de los ca­be­ci­llas de la tra­ma que des­ta­pó el juez San- tia­go Pe­draz, li­bre tras pa­gar 150.000 eu­ros—, Vi­llar reali­zó unas sor­pren­den­tes de­cla­ra­cio­nes. Lan­zó un gui­ño a sus com­pa­ñe­ros pre­sos, a to­do el gru­po del que se ro­deó, deseán­do­les de for­ma ge­né­ri­ca suer­te en sus dispu­tas con la jus­ti­cia.

«Quie­ro dar las gra­cias a to­das aque­llas per­so­nas que han con­fia­do, pri­va­da y pú­bli­ca­men­te, en mí, en don Juan Pa­drón y en mi hi­jo y nos han de­fen­di­do. Y gra­cias tam­bién a los pre­sos del mó­du­lo nú­me­ro 1 por el ca­ri­ño y afec­to que han te­ni­do con no­so­tros. Les de­seo que ten­gan suer­te en sus li­ti­gios y es­pe­ro ver­les en la calle», es­pe­tó.

El juez Pe­draz im­pu­so a Vi­llar la obli­ga­ción de com­pa­re­cer se­ma­nal­men­te an­te el juz­ga­do y le im­pi­de sa­lir del país, por lo que de­be en­tre­gar el pa­sa­por­te. Ade­más tie­ne que es­tar lo­ca­li­za­ble las 24 ho­ras del día. De in­cum­plir al­guno de los re­qui­si­tos, re­gre­sa­ría a pri­sión.

«Gra­cias a los pre­sos del mó­du­lo nú­me­ro 1 por el ca­ri­ño y afec­to que han te­ni­do con no­so­tros. Les de­seo que ten­gan suer­te en sus li­ti­gios y es­pe­ro ver­les en la calle»» Án­gel Ma­ría Vi­llar In­ves­ti­ga­do en la Ope­ra­ción Soule

KI­KO HUES­CA EFE

Vi­llar y su hi­jo Gor­ka (iz­quier­da), a la sa­li­da de Soto del Real tras pa­gar las fian­zas im­pues­tas por el juez.

SER­GIO PE­REZ REU­TERS

Vi­llar y su hi­jo Gor­ka (iz­quier­da), a la sa­li­da de la pri­sión de Soto del Real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.