La pla­ga afri­ca­na que ata­ca a los cí­tri­cos ya afec­ta a to­da Bar­ban­za

Las me­di­das ur­gen­tes adop­ta­das pa­ra fre­nar el «psí­li­do» afri­cano no han te­ni­do efec­to

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - MAR­TA GÓ­MEZ

Ha­ce po­co más de un año, la Xun­ta de Galicia po­nía en mar­cha una cam­pa­ña se­lec­ti­va de fu­mi­ga­ción con el ob­je­ti­vo de fre­nar el avan­ce de una pla­ga que afec­ta a dis­tin­tas es­pe­cies de cí­tri­cos y que por aquel en­ton­ces ya ha­bía he­cho ac­to de pre­sen­cia en los mu­ni­ci­pios bar­ban­za­nos. Sin em­bar­go, ni esa ni las de­más me­di­das ur­gen­tes que se adop­ta­ron pa­ra tra­tar de evi­tar que el ata­que del in­sec­to de­no­mi­na­do Trio­za ery­treae o psí­li­do afri­cano se ex­ten­die­se han si­do efec­ti­vas y la es­pe­cie ha se­gui­do ex­pan­dién­do­se has­ta afec­tar ya a to­das las pa­rro­quias de los on­ce ayun­ta­mien­tos de la co­mar­ca.

La pre­sen­cia de ese or­ga­nis­mo no­ci­vo pa­ra los cí­tri­cos fue de­tec­ta­da en pros­pec­cio­nes ofi­cia­les rea­li­za­das en el 2014, y en el ve­rano del 2015 la Con­se­lle­ría de Me­dio Ru­ral de­li­mi­tó las zo­nas afectadas por la pre­sen­cia de la pla­ga. En ese primer lis­ta­do apa­re­cían un to­tal de 16 mu­ni­ci­pios de la pro­vin­cia, en­tre ellos la gran ma­yo­ría de los bar­ban­za­nos. El pa­no­ra­ma dos años más tar­de —el úl­ti­mo ma­pa pu­bli­ca­do por la Xun­ta es del pa­sa­do ju­nio— es bien dis­tin­to y son 58 los ayun­ta­mien­tos co­ru­ñe­ses in­clui­dos en el lis­ta­do.

Avan­ce im­pa­ra­ble

En lo que res­pec­ta al área de Bar­ban­za, la si­tua­ción tam­bién ha em­peo­ra­do tras las pros­pec­cio­nes rea­li­za­das du­ran­te el 2016 y en los pri­me­ros me­ses de es­te mis­mo año pues­to que, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rría an­tes, aho­ra

Pla­ga de psí­li­do en la co­mar­ca

Car­no­ta Mu­ros Ri­bei­ra Ju­lio 2015 Ou­tes Noia

Lou­sa­me Boi­ro A Po­bra do Ca­ra­mi­ñal fi­gu­ran en­tre las zo­nas de­li­mi­ta­das por la pre­sen­cia de la pla­ga to­das las pa­rro­quias de los on­ce mu­ni­ci­pios. En el 2015 Ma­za­ri­cos to­da­vía no apa­re­cía en el lis­ta­do ofi­cial, mien­tras va­rias po­bla­cio­nes de los tér­mi­nos de Ou­tes y Car­no­ta tam­bién es­ta­ban li­bres del psí­li­do afri­cano.

En el 2016 la ex­pan­sión del in­sec­to se es­ta­bi­li­zó y el ma­pa bar­ban­zano ape­nas cam­bió con res­pec­to al ejer­ci­cio an­te­rior, pe­ro en los úl­ti­mos me­ses la pla­ga Car­no­ta Mu­ros Ju­lio 2017 Ou­tes Noia

Lou­sa­me Boi­ro A Po­bra do Ca­ra­mi­ñal La pér­di­da del co­lor ver­de y la apa­ri­ción de una es­pe­cie de am­po­llas o ve­rru­gas en las ho­jas de los cí­tri­cos es el signo más evi­den­te de la pre­sen­cia del in­sec­to en la plan­ta afec­ta­da, co­mo se ob­ser­va en la ima­gen. ha avan­za­do im­pa­ra­ble has­ta al­can­zar al con­jun­to del te­rri­to­rio bar­ban­zano.

Es­to su­po­ne que los pro­pie­ta­rios de fru­ta­les de cí­tri­cos —las es­pe­cies ame­na­za­das son na­ran­jos, li­mo­ne­ros, man­da­ri­nos, po­me­los e in­clu­so ki­wis— de­ben asu­mir las me­di­das fi­to­sa­ni­ta­rias de obli­ga­do cum­pli­mien­to. De he­cho, des­de el Ayun­ta­mien­to de Rian­xo se ha emi­ti­do un ban­do in­for­man­do de es­ta cir­cuns­tan­cia. Una de las exi­gen­cias más drás­ti­cas que se plan­tean es la prohi­bi­ción de co­mer­cia­li­zar es­te ti­po de ár­bo­les.

El ve­rano pa­sa­do, des­de dis­tin­tos vi­ve­ros de la co­mar­ca mos­tra­ban su preo­cu­pa­ción por­que sus res­pon­sa­bles des­co­no­cían por cuán­to tiem­po se pro­lon­ga­rían las res­tric­cio­nes, y en vis­ta de que la si­tua­ción ha em­peo­ra­do, no ha­brá cam­bios a cor­to pla­zo y se man­ten­drá la cua­ren­te­na.

Has­ta nue­vo aviso

A fi­na­les de ju­nio, la Xun­ta de­cre­tó el man­te­ni­mien­to de las me­di­das pa­ra el con­trol de la pla­ga has­ta nue­vo aviso, lo que obli­ga a los ciu­da­da­nos que de­tec­ten la pre­sen­cia del in­sec­to o sus sín­to­mas en ár­bo­les de su pro­pie­dad a co­mu­ni­car­lo a los servicios ofi­cia­les y a rea­li­zar los tra­ta­mien­tos fi­to­sa­ni­ta­rios pre­cep­ti­vos apli­cán­do­los, co­mo mí­ni­mo, dos ve­ces con­se­cu­ti­vas con un in­ter­va­lo de dos a tres se­ma­nas.

Des­de la Es­ta­ción Fi­to­pa­to­ló­xi­ca do Areei­ro, de­pen­dien­te de la Dipu­tación de Pon­te­ve­dra, ex­pli­can que, con la lle­ga­da del buen tiem­po, las hem­bras del in­sec­to apro­ve­chan los bro­tes de ho­jas nue­vas pa­ra ha­cer sus pues­tas y acon­se­jan vi­gi­lar las plan­ta­cio­nes pa­ra de­tec­tar su pre­sen­cia lo an­tes po­si­ble.

En cuan­to a otros sín­to­mas que mues­tran los ejem­pla­res de ár­bo­les que se ven afec­ta­dos por el psí­li­do afri­cano de los cí­tri­cos, son más evi­den­tes y bas­tan­te ca­rac­te­rís­ti­cos. La pre­sen­cia del in­sec­to pro­vo­ca dis­tor­sio­nes y atro­fias en las ho­jas, y la apa­ri­ción de una es­pe­cie de ve­rru­gas y am­po­llas, así co­mo la pér­di­da del co­lor ver­de.

¿Cuál es el ma­yor pe­li­gro de la pla­ga?

El in­sec­to afec­ta a las ho­jas de los ár­bo­les, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te a su fru­to. El pro­ble­ma es que pue­de trans­mi­tir una en­fer­me­dad de­no­mi­na­da huan­glong­bing o HLB, muy des­truc­ti­va y que po­dría pro­du­cir la rui­na del sec­tor cí­tri­co. Por aho­ra, no se ha de­tec­ta­do la pre­sen­cia de es­ta pa­to­lo­gía en Galicia.

¿Pue­de am­pliar­se la zo­na de­li­mi­ta­da por la Xun­ta de Galicia por la pre­sen­cia de es­te in­sec­to?

Sí, igual que ha ocu­rri­do ya en los úl­ti­mos años. La Con­se­lle­ría de Me­dio Ru­ral lle­va a ca­bo un con­trol del avan­ce de la pla­ga con la rea­li­za­ción de pros­pec­cio­nes.

Sig­nos evi­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.