In­ves­ti­gan quién es el ti­tu­lar del «quad» en el que mu­rió la jo­ven de 17 años

Co­mo el vehícu­lo no tie­ne ma­trí­cu­la se in­ten­ta sa­ber quién es el due­ño pa­ra atri­buir­le una san­ción ad­mi­nis­tra­ti­va

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - C. AN­DA­LUZ

La fa­ta­li­dad es­tu­vo de­trás de la muer­te de una jo­ven de 17 años en el mu­ni­ci­pio ou­ren­sano de Xun­quei­ra de Es­pa­da­ne­do, cuan­do con­du­cía un quad por una pis­ta fo­res­tal de la pa­rro­quia de Pa­ra­de­la el do­min­go por la tar­de. A la es­pe­ra de co­no­cer los re­sul­ta­dos de la au­top­sia pa­ra sa­ber si la muer­te se pro­du­jo en el mis­mo ins­tan­te de la caí­da por un fuer­te gol­pe en la ca­be­za, el gru­po de in­ves­ti­ga­ción de ac­ci­den­tes del sub­sec­tor de Trá­fi­co de la Guar­dia Ci­vil de Ou­ren­se cen­tra aho­ra su tra­ba­jo en co­no­cer el nom­bre del ti­tu­lar del vehícu­lo. La fal­ta de ma­trí­cu­la y, por lo tan­to de se­gu­ro, ha obli­ga­do a to­mar nota de los nú­me­ros del bas­ti­dor del quad pa­ra en­viar­lo a la em­pre­sa que lo fa­bri­có e ir unien­do cabos pa­ra co­no­cer có­mo lle­gó a la ca­sa del pa­dre del jo­ven que acom­pa­ña­ba a la chi­ca fa­lle­ci­da y sa­ber quién es su due­ño.

Una in­ves­ti­ga­ción que pue­de lle­var su tiem­po ya que de­pen­de de la ra­pi­dez de la respuesta de la mar­ca fa­bri­can­te. De es­ta ma­ne­ra se po­drá, en un prin­ci­pio, atri­buir­le al pro­pie­ta­rio una san­ción ad­mi­nis­tra­ti­va, por no con­tar con la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que un vehícu­lo de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas pue­da cir- cu­lar. Aun­que el quad es­ta­ba en ma­nos del pa­dre del acom­pa­ñan­te de la jo­ven fa­lle­ci­da, to­da­vía se des­co­no­ce si él es el ti­tu­lar. Tam­bién pue­de dar­se la cir­cuns­tan­cia de que el pro­pie­ta­rio afir­me que úni­ca­men­te lo uti­li­za­ba en el in­te­rior de una fin­ca y que se lo co­gie­ron sin per­mi­so pa­ra dar un pa­seo. Eso to­da­vía es­tá por acre­di­tar.

Es­con­der el vehícu­lo

Lo que sí es cier­to es que, tras el ac­ci­den­te, in­ten­ta­ron es­con­der en un al­pen­dre el quad li­ge­ro pa­ra evi­tar que se des­cu­brie­se que es­ta­ba sin do­cu­men­ta­ción. Es­ta es la ra­zón por la que los es­pe­cia­lis­tas en aná­li­sis de ac­ci­den­tes de trá­fi­co del sub­sec­tor de Ou­ren­se es­tu­dian lo ocu­rri­do.

En lo que no hay du­da es que era la chi­ca la que con­du­cía el vehícu­lo en el mo­men­to del ac­ci­den­te y que su no­vio iba de­trás. Los tes­ti­gos afir­ma­ron que du­ran­te la tar­de se fue­ron tur­nan­do la con­duc­ción del cua­dri­ci­clo y que en el mo­men­to del ac­ci­den­te era la chi­ca quien lo ma­ne­ja­ba. Fue al pa­sar de una pis­ta fo­res­tal a un ca­mino cuan­do per­dió el con­trol y sa­lie­ron des­pe­di­dos. Ocu­rrió pa­sa­das las sie­te de la tar­de. La ma­la suer­te se ce­bó con la chi­ca que, ade­más de no lle­var cas­co, fue a cho­car contra un ta­lud de tie­rra. Su acom­pa­ñan­te, sin em­bar­go, re­sul­tó ile­so.

A pe­sar de que es­tos vehícu­los tie­nen cua­tro rue­das, hay que te­ner cier­ta des­tre­za ser muy há­bil pa­ra po­der con­tro­lar­lo, so­bre to­do cuan­do se rea­li­zan cam­bios de di­rec­ción brus­cos. La fal­ta de ex­pe­rien­cia de la chi­ca la pu­do lle­var a per­der el con­trol cuan­do pa­só de un te­rreno a otro.

Lo que tam­bién se de­ter­mi­na­rá es si en al­gún mo­men­to hu­bo omi­sión de so­co­rro. O lo que es lo mis­mo, si se es­pe­ró a es­con­der el vehícu­lo pa­ra dar aviso a los servicios de emer­gen­cia. Y si en ese es­pa­cio de tiem­po la jo­ven to­da­vía no ha­bía fa­lle­ci­do. En es­te ca­so, po­dría ha­ber un de­li­to de omi­sión de so­co­rro. Per­ma­ne­ció en el ca­mino has­ta que lle­ga­ron las ur­gen­cias mé­di­cas y la Guar­dia Ci­vil.

La chi­ca, re­si­den­te en A Va­len­zá, en el mu­ni­ci­pio ou­ren­sano de Bar­ba­dás, pa­sa­ba el fin de se­ma­na en Xun­quei­ra de Es­pa­da­ne­do en com­pa­ñía de su no­vio, tam­bién ve­cino de Ou­ren­se. Fue la Po­li­cía Lo­cal de Bar­ba­dás la que avi­só a la fa­mi­lia una vez que co­no­ció el su­ce­so.

Más en ve­rano

Aun­que en los úl­ti­mos años no ha ha­bi­do de­ma­sia­dos ac­ci­den­tes gra­ves con es­te ti­po de vehícu­los, so­bre to­do cuan­do se cam­bia­ron las tres rue­das por cua­tro, to­da­vía se con­si­de­ra un transporte pe­li­gro­so, so­bre to­do si se ca­re­ce de ex­pe­rien­cia y no se por­tan los dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad obli­ga­to­rios, co­mo pue­de ser el cas­co. Sue­le ser en ve­rano cuan­do son más vi­si­bles por el te­rri­to­rio ga­lle­go. Pa­ra con­du­cir cual­quier ti­po de quads es ne­ce­sa­rio con­tar con una li­cen­cia de ci­clo­mo­tor o un per­mi­so de con­du­cir de mo­to o de ti­po B. Sí pue­den ser uti­li­za­dos en pis­tas fo­res­ta­les y ca­mi­nos, aun­que no en au­to­pis­tas y au­to­vías. Y no pue­den su­pe­rar los 70 ki­ló­me­tros por ho­ra.

J. M. C.

Pa­ra el ocio. Los «quads», co­mo el de la fo­to, sue­len uti­li­zar­se fun­da­men­tal­men­te pa­ra el ocio en zo­nas de oro­gra­fía irre­gu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.