Ma­du­ro y la iz­quier­da, Fran­co y la de­re­cha

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

EL DER­BI FER­NAN­DO HI­DAL­GO

Hay asun­tos que, ca­da uno con sus ma­ti­ces, par­ti­cu­la­ri­da­des y cla­ras di­fe­ren­cias, de­be­rían ser ob­je­to de un con­sen­so so­cial y po­lí­ti­co en la Es­pa­ña de nues­tros días, o en cual­quier de­mo­cra­cia. Pe­ro en cam­bio, no pa­sa. In­creí­ble­men­te, no pa­sa. Ni su­ce­de con Ve­ne­zue­la, don­de acon­te­ce lo que acon­te­ce, ni ocu­rre aún hoy en día con la fi­gu­ra de Fran­cis­co Fran­co, que fue lo que fue.

En el ca­so de Ve­ne­zue­la, se ha con­ver­ti­do en un ob­je­to de con­tro­ver­sia po­lí­ti­ca, don­de la iz­quier­da más a la iz­quier­da con­si­de­ra a Ma­du­ro un lí­der del pue­blo que se defiende de una opo­si­ción an­ti­de­mo­crá­ti­ca que lo úni­co que pre­ten­de es usur­par el po­der de for­ma ruin a unos mo­des­tos bo­li­va­ria­nos que son la ver­da­de­ra voz del pue­blo. No hay más que leer las pa­la­bras de Va­nes­sa Angustia, la se­na­do­ra de En Ma­rea por Pon­te­ve­dra que asis­tió a la pan­to­mi­ma de vo­ta­ción de la Cons­ti­tu­yen­te. Pa­ra ella, los muer­tos re­cae­rán so­bre las con­cien­cias de los ma­ni­fes­tan­tes e, in­clu­so, se­gún sus pa­la­bras, po­dría de­cir­se que al­guno de los muer­tos se lo bus­có. «La jor­na­da elec­to­ral arro­ja una ci­fra de 13 muer­tos, pro­vo­ca­dos por los gua­rim­be­ros», di­jo.

¿Y Fran­co? ¿Cuán­do nos va­mos a li­brar de su alar­ga­da som­bra? La fi­gu­ra del dic­ta­dor es­pa­ñol no es pa­ra to­mar­la a bro­ma. Cau­só un da­ño tre­men­do a es­te país. El su­yo fue un ré­gi­men cri­mi­nal e ile­gí­ti­mo, que aplas­tó con pu­ño de hie­rro cual­quier di­si­den­cia. Y fue una dic­ta­du­ra que su­mió a Es­pa­ña en un re­tra­so con res­pec­to al res­to del mun­do desa­rro­lla­do que aún hoy en día es­ta­mos pa­gan­do muy caro. ¿Por qué 42 años des­pués de su muer­te a cier­ta de­re­cha (no pre­ci­sa­men­te re­si­dual) le cues­ta des­mar­car­se de­fi­ni­ti­va­men­te de to­do lo que sig­ni­fi­có Fran­cis­co Fran­co?

Ca­si la mi­tad de los es­pa­ño­les no ha­bían na­ci­do cuan­do mu­rió. Pe­ro es­te país to­da­vía no ha cu­ra­do del to­do sus he­ri­das de la gue­rra. Y, en bue­na me­di­da, se de­be a la tor­pe­za de un sec­tor del PP al que le cues­ta sol­tar ama­rras y que da alas a la iz­quier­da pa­ra man­te­ner vi­va la idea de un par­ti­do de cor­te fas­cis­ta o que, cuan­do me­nos, sim­pa­ti­za con el fa­che­río del pa­sa­do.

Ob­via­men­te, el PP ac­tual na­da tie­ne que ver con el fran­quis­mo, pe­ro pa­re­ce pe­re­zo­so a la ho­ra de es­for­zar­se pa­ra que no que­de nin­gu­na du­da al res­pec­to. La Gue­rra Ci­vil y Fran­co ja­más de­ben ser ol­vi­da­dos en Es­pa­ña. De­ben ocu­par un lu­gar en la his­to­ria y ser­vir de ejem­plo de los gra­ves erro­res que nun­ca más han de co­me­ter­se en es­te país. Pe­ro que tan­to tiem­po des­pués se si­ga ha­blan­do de la dic­ta­du­ra y del dic­ta­dor y que sean par­te de la agen­da po­lí­ti­ca, no es co­mo pa­ra sen­tir­se or­gu­llo­sos.

Es de­lez­na­ble el en­tu­sias­mo que nos en­con­tra­mos en la iz­quier­da es­pa­ño­la con el abu­so de po­der de Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la. Y es inacep­ta­ble la ti­bie­za en par­te del PP a la ho­ra de abor­dar los asun­tos del fran­quis­mo. La de­mo­cra­cia ha de ser ese pun­to de en­cuen­tro en el que con­flu­ya­mos to­dos y que nos ayu­de a des­en­mas­ca­rar tan­to a los fran­quis­tas co­mo a per­so­na­jes de­li­ran­tes co­mo Ma­du­ro. Si la de­mo­cra­cia no va­le pa­ra eso, se­gui­re­mos te­nien­do so­bre nues­tras ca­be­zas la som­bra del caos, la vio­len­cia y el adiós a la li­ber­tad. XO­SÉ CAR­LOS CANEIRO

Pue­do dis­cul­par e in­clu­so com­pren­der los aplau­sos a los ído­los del de­por­te, por ne­cios que sean, cuan­do ejer­cen su pro­fe­sión pa­ra dis­fru­te del res­pe­ta­ble pú­bli­co. Yo mis­mo lo ha­go. Veo gam­be­tear al he­chi­ce­ro Mes­si, el me­jor fut­bo­lis­ta de los mun­dos y to­das sus his­to­rias, y a pe­sar de sa­ber que me ha ro­ba­do, me des­pren­do en fre­ne­sí y loas al ído­lo. Soy así de idio­ta. Ca­da vez que jue­ga mi equi­po, que es ca­ta­lán in­de­pen­den­tis­ta y por­ta la es­te­la­da co­mo si fue­se la ban­de­ri­ta de la Pa­no­ra­ma o Pa­rís de No­ya, no pue­do evi­tar so­li­vian­tar­me emo­cio­nal­men­te con su fút­bol de go­lon­dri­nas. Me di­go que no, que no de­bo, que es­toy del otro la­do, que quie­ren tron­zar el fu­tu­ro de to­dos, que son unos in­cons­cien­tes y unos per­ver­sos, pe­ro no con­si­go des­pren­der­me del afec­to que sien­to por mío Barça. El fút­bol es así, un dis­pa­ra­te. Lo que no pue­do com­pren­der es que se pon­gan a aplau­dir a Mes­si o a Ro­nal­do a las puer­tas de los juz­ga­dos. An­te­ayer lo han he­cho con el por­tu­gués co­mo an­tes lo ha­bían he­cho con el ar­gen­tino. Es el aplau­so a la pro­pia es­tul­ti­cia: la me­mez su­per­la­ti­va. Aplau­dir al la­drón no tie­ne años de per­dón, es pre­ci­so pro­cla­mar­lo. Por­que el re­frán es otro. Y los ciu­da­da­nos es­ta­mos har­tos de que nos ro­ben (y que no nos lo de­vuel­van). Po­lí­ti­cos o fut­bo­lis­tas, es lo mis­mo. ¿O aca­so al­guien pue­de ima­gi­nar po­ner­se a aplau­dir en se­de ju­di­cial al cas­to Bár­ce­nas? Los aplau­sos del lu­nes a Ro­nal­do son ba­las contra no­so­tros mis­mos y contra la pro­pia dig­ni­dad. La idio­tez su­per­la­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.