Ha­go sel­fies, lue­go exis­to

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

AL DÍA MAR CAS­TRO

De las ca­ver­nas más pri­mi­ti­vas a las vi­vien­das más efi­cien­tes, de los pin­ce­les de ar­tis­tas de to­das las cul­tu­ras y es­pa­cios a los te­cla­dos de in­ter­nau­tas de los si­tios más in­sos­pe­cha­dos. Po­se­si­vos o emo­cio­na­les, los sel­fies han lle­ga­do —vai boa— pa­ra que­dar­se.

Un sel­fie es una fo­to que una per­so­na se to­ma a sí mis­ma con la in­ten­ción de su­bir­la a las re­des so­cia­les. Pre­si­den­tes de las po­ten­cias más po­de­ro­sas del mun­do, ar­tis­tas de to­do ti­po y con­di­ción, em­pre­sa­rios de re­nom­bre y el su­ce­sor de Pe­dro, en­tre otras ce­le­bri­ties, no han po­di­do re­sis­tir­se a su in­flu­jo.

Una construcción cul­tu­ral, un me­dio de ex­pre­sión, un tra­ba­jo de iden­ti­dad car­ga­do de sim­bo­lis­mo so­cial, cul­tu­ral y emo­cio­nal pre­sen­te en to­dos los mo­men­tos de nues­tra vi­da que ha ge­ne­ra­do to­da una en­ci­clo­pe­dia de po­ses.

La pre­sen­cia en un even­to so­ña­do, un cam­bio de ima­gen, una si­lue­ta de in­far­to, un pro­pó­si­to cum­pli­do, la her­ma­na más be­lla, una ce­na es­pe­cial de ami­gos, un éxi­to en la co­ci­na, una ma­ni­cu­ra ge­nial, la mas­co­ta más ado­ra­ble, en ple­na fae­na de­por­ti­va o mi­les de es­ce­nas más, sin ol­vi­dar las tra­di­cio­na­les fo­tos de los pies en la are­na do­ra­da de la pla­ya. Mo­men­tos inol­vi­da­bles ocu­pan las ins­tan­tá­neas de los in­ter­nau­tas. Si­tua­cio­nes pe­li­gro­sas y des­afor­tu­na­das —de tan du­do­so gus­to que no me­re­ce la pe­na men­cio­nar, ni dar ideas— ocu­pan tam­bién páginas y páginas di­gi­ta­les.

So­mos fans irre­me­dia­bles del au­to­rre­tra­to. No so­lo el nar­ci­sis­mo, la se­duc­ción o la ad­qui­si­ción de po­pu­la­ri­dad jus­ti­fi­can su prác­ti­ca. Ex­pli­car una si­tua­ción, apo­yar vi­sual­men­te una do­cu­men­ta­ción o rea­li­zar una cam­pa­ña de pro­mo­ción se en­cuen­tran en­tre sus fi­na­li­da­des.

¿Qué lo ha he­cho tan po­pu­lar e im­pres­cin­di­ble? Su vi­ra­li­dad. Su­bir un sel­fie y an­tes de que te dé tiem­po a pes­ta­ñear dos ve­ces, verlo com­par­ti­do por cien­tos o mi­les de per­so­nas de to­das par­tes del mun­do es im­pen­sa­ble pa­ra otro ti­po de pu­bli­ca­cio­nes. De­ce­nas de mi­llo­nes de sel­fies se pu­bli­can a dia­rio.

¿Es­tás bien? No me lo di­gas, res­pón­de­me con una fo­to to­ma­da in si­tu con una am­plia son­ri­sa, tu me­jor po­se y un fon­do pen­sa­do pa­ra la oca­sión, y me con­ven­ce­rás.

Omun­do de ho­xe es­tá do­mi­na­do po­lo con­su­mo. So­cie­da­de de con­su­mo de masas é co­mo nos de­fi­ni­mos. Pa­ra ben e pa­ra mal é o mun­do que nos to­cou vi­vir. Ago­ra que em­pe­za­mos o mes das va­ca­cións e o tu­ris­mo, quei­xa­ré­mo­nos de co­mo de­gra­da­mos o que máis que­re­mos e apre­za­mos, se­xan pa­raí­sos na­tu­rais ou ri­que­zas ar­queo­ló­xi­cas. Aló imos to­dos xun­tos a es­tra­gar un pou­co máis, de pa­so que os de­mo­cra­ti­za­mos, es­pa­zos que fo­ron sin­gu­la­res e ex­clu­si­vos. Ho­xe es­tán ex­plo­ta­das to­das as va­rian­tes po­si­bles do tu­ris­mo, pe­ro un­has son máis agre­si­vas que ou­tras, co­mo ben sa­be­mos por acó. Al­gun­has for­mas son asom­bro­sas e ata hai un tu­ris­mo do Ho­lo­caus­to ca­paz de con­ver­ter en ba­nal­men­te ado­les­cen­te a fo­to subida a Ins­ta­gram dun gru­po de es­co­la­res nas vías que con­du­cen a un cam­po de con­cen­tra­ción.

Sen­do o tu­ris­mo un fe­nó­meno irre­ver­si­ble pe­ro ca­na­li­za­ble da for­ma máis ren­di­ble e orien­ta­ble do xei­to me­nos agre­si­vo, non en­ten­do co­mo aín­da a nin­gún xes­tor, pro­gra­ma­dor ou ad­mi­nis­tra­dor se lle oco­rreu apro­vei­tar co­mo re­cla­mo tu­rís­ti­co o fei­to de CEL­TAS CORTOS AL­BINO PRA­DA

Aco­mien­zos de es­te año el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial pre­sen­tó un informe so­bre lo que de­fi­ne co­mo «sis­te­ma eco­nó­mi­co in­clu­si­vo». Sim­pli­fi­can­do: aquel en el que tan­to los más jó­ve­nes co­mo los más ma­yo­res en­cuen­tren po­si­bi­li­da­des cre­cien­tes de una vi­da dig­na.

En Es­pa­ña nues­tro sis­te­ma in­clu­si­vo se de­te­rio­ra. Por­que cre­ce­re­mos es­te año al 3 %, el gas­to pú­bli­co no recuperará el pe­so de an­ta­ño, y la Se­gu­ri­dad So­cial au­men­ta­rá su dé­fi­cit. De es­ta ma­ne­ra, las pen­sio­nes ape­nas cre­ce­rán (lo ha­rán seis ve­ces me­nos que la in­fla­ción).

Por­que los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les —se­gún el Ban­co de Es­pa­ña— cre­cen al 11 % mien­tras los RIN­CÓN ABIER­TO MA­NUEL-LUIS CA­SAL­DE­RREY

Lsa­la­rios lo hacen al 1 %. Y por­que mien­tras los gran­des ban­cos ano­tan cre­ci­mien­tos de sus be­ne­fi­cios en lo que va de año su­pe­rio­res al 20 %, el Es­ta­do asu­me que el FROB per­dió en el 2016 otros 1.700 mi­llo­nes (ca­si 500 de Ban­kia). Que pa­ga­re­mos en­tre to­dos.

Un sis­te­ma in­clu­si­vo tam­bién se de­te­rio­ra cuan­do de los nue­vos ocu­pa­dos en el primer se­mes­tre has­ta el no­ven­ta por cien­to fue­ron tem­po­ra­les. Es así que la ta­sa de aho­rro de los ho­ga­res con­ti­núa dis­mi­nu­yen­do. O cuan­do ca­da vez más ocu­pa­dos (tem­po­ra­les, a tiem­po par­cial) se ven obli­ga­dos a com­par­tir una vi­vien­da, mien­tras los al­qui­le­res no hacen más que dis­pa­rar­se.

La guin­da contra un sis­te­ma in­clu­si­vo nos la dio en el mes de ju­lio In­ter­món: de 35 paí­ses de la OCDE, Es­pa­ña ocu­pa la po­si­ción vi­gé­si­mo cuar­ta en sus es­fuer­zos

a ni­tro­gli­ce­ri­na (1,2,3-tri­ni­tro­xi­pro­pano) es un lí­qui­do vis­co­so, ama­ri­llen­to, ex­plo­si­vo y muy ines­ta­ble. Se ob­tie­ne por reac­ción de la gli­ce­ri­na con una mez­cla de áci­do ní­tri­co y áci­do sul­fú­ri­co con­cen­tra­dos. La des­cu­brió en 1847 el quí­mi­co ita­liano A. So­bre­ro, quien pu­do com­pro­bar su ines­ta­bi­li­dad ex­plo­si­va con so­lo agi­tar el tu­bo de en­sa­yo que la A Co­ru­ña ser o ber­ce de Za­ra. A mul­ti­na­cio­nal ga­le­ga cons­truíu un­ha iden­ti­da­de glo­bal que par­ti­llan mi­llóns de con­su­mi­do­res e se­gu­ro que un­ha par­te de­les —a máis no­va e sol­ven­te— es­ta­ría en­can­ta­da de co­ñe­cer on­de em­pe­zou to­do. A prehis­to­ria en San Andrés, no tem­po da ba­ta de gua­ta, a pri­mei­ra ten­da en Juan Fló­rez e a ro­ta po­las ten­das ori­xi­nais do mun­do In­di­tex. A iden­ti­fi­ca­ción dos con­su­mi­do­res coas súas mar­cas per­mi­te pen­sar iso e moi­to máis. A exis­ten­cia dun tu­ris­mo de con­su­mo for­ma­do po­las eli­tes mo­zas de moi­tos paí­ses emer­xen­te ga­ran­te o éxi­to da idea.

Se os lon­di­nen­ses nos fi­xe­ron vi­si­tar Car­naby Street, con máis ra­zón po­de ter éxi­to du­ra­dei­ro a Ro­ta Za­ra no En­san­che co­ru­ñés. A van­ta­xe é que non hai que es­for­zar­se se­que­ra en atraer vi­si­tan­tes, só des­pra­za­los le­ve­men­te en tren den­de a pe­le­gri­na­xe com­pos­te­lá ou nun voo do­més­ti­co den­de os cen­tros de va­ca­cións máis con­co­rri­dos da Pe­nín­su­la e Ba­lea­res. Un­ha ho­ra pa­ra ache­gar­se á ci­da­de de Za­ra non é na­da pa­ra quen ven de Ba­réin, por re­du­cir la de­sigual­dad.

Pe­ro el más gra­ve pro­ble­ma de tal de­ri­va an­ti­sis­te­ma en Es­pa­ña es que al­gu­nos de nues­tros más al­tos ges­to­res se es­tán re­ve­lan­do co­mo muy ac­ti­vas cé­lu­las dur­mien­tes contra un sis­te­ma in­clu­si­vo.

Es así que nos en­con­tra­mos con que la Uni­dad Cen­tral Ope­ra­ti­va de la Guar­dia Ci­vil de­tu­vo al pre­si­den­te de la, na­da me­nos, Real Federación Es­pa­ño­la de Fút­bol du­ran­te dé­ca­das y a se­cua­ces su­yos por co­rrup­ción ma­si­va. Se tra­ta sin du­da de un gru­po ra­di­cal an­ti­sis­te­ma: ad­mi­nis­tra­ción des­leal, apro­pia­ción in­de­bi­da, co­rrup­ción en­tre par­ti­cu­la­res, fal­se­dad do­cu­men­tal y po­si­ble al­za­mien­to de bie­nes, to­do ello en re­la­ción con la or­ga­ni­za­ción de par­ti­dos in­ter­na­cio­na­les.

Tam­bién con que un ex­go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña de­cla­ró an­te el Con­gre­so que él no con­te­nía. Es muy di­fí­cil de ma­ne­jar y trans­por­tar. Al­gu­nos lec­to­res re­cor­da­rán la pe­lí­cu­la El sa­la­rio del mie­do, de H. G. Clou­zot, que na­rra el transporte de ni­tro­gli­ce­ri­na en dos ca­mio­nes a lo lar­go de un agres­te país sud­ame­ri­cano. Mues­tra si­tua­cio­nes de sus­pen­se tan al lí­mi­te que ro­zan lo in­so­por­ta­ble. Los aman­tes de es­te gé­ne­ro de­be­rían verla.

En 1864, una ex­plo­sión de ni­tro­gli­ce­ri­na ma­tó a cin­co per­so­nas, en­tre ellas al her­mano me­nor del quí­mi­co Al­fred No­bel.

De­bi­do a ello, No­bel se cen­tró en con­se­guir un pro­ce­di­mien­to pa­ra do­mar la ni­tro­gli­ce­ri­na. Es­ta­dos Uni­dos, Co­lom­bia ou Sue­cia. Pa­ra orien­ta­los abon­da un­ha mo­des­ta pro­mo­ción, e pa­ra guia­los un­ha guía e un­ha apli­ca­ción. Do que es­tou cer­to é de que es­ta­rían en­can­ta­dos de vi­si­tar a ci­da­de on­de deseña­ron e deseñan a súa for­ma de ves­tir. Na­da des­cu­bro di­cin­do que a for­ma de ves­tir e a de vi­vir con­xú­gan­se nas iden­ti­da­des xu­ve­nís e aín­da nas adul­tas. Ubi­ca­las no tem­po e no es­pa­zo é cues­tión de ofer­ta ben fei­ta. A so­cie­da­de de con­su­mo de masas ten raíces fon­das. Un­ha for­ma in­tere­san­te de aten­der ao tu­ris­mo de masas foi orien­ta­lo ca­ra os mes­mos ob­xec­tos e pro­du­tos que con­su­me. Tal é o ca­so. Ou­tras op­cións, o tu­ris­mo de sol e praia, o re­li­xio­so, o de­por­ti­vo e o am­pla­men­te cha­ma­do cul­tu­ral xa es­tán máis que ex­plo­ta­das en Galicia. Qué­da­nos con­ver­ter en des­tino tu­rís­ti­co un pro­du­to in­dus­trial de con­su­mo, as súas ori­xes e a súa for­ma de pro­du­ci­lo e idea­lo. Xel­mí­rez xa fi­xo un Có­di­ce on­de o ex­pli­ca to­do e por al­go a pri­mei­ra ten­da de Za­ra fó­ra da Co­ru­ña abriu­se en Com­pos­te­la: un ne­ce­sa­rio ra­mal da no­va ro­ta. Un tu­ris­mo non agre­si­vo. pu­do pin­char la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, na­da po­día contra los an­ti­sis­te­ma eje­cu­ti­vos de las en­ti­da­des. Días más tar­de uno de ellos (de Ban­kia-Ca­ja Ma­drid), des­pués de pa­sar por la cár­cel, y an­te el ries­go de vol­ver a ella, se sui­ci­dó. Sui­ci­da­do y ex­go­ber­na­dor com­par­tían el ser ami­gos de un an­te­rior pre­si­den­te (tam­bién an­ti­sis­te­ma por deu­das con el fis­co) del Go­bierno.

Y, ya pa­ra no dor­mir tran­qui­los, des­pués de una sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal so­bre la am­nis­tía fis­cal del Go­bierno de Ma­riano Ra­joy del año 2012 por ab­di­ca­ción del Es­ta­do de sus obli­ga­cio­nes (ro­tun­da fae­na an­ti­sis­te­ma), el pre­si­den­te se vio obli­ga­do a com­pa­re­cer co­mo tes­ti­go an­te otro al­to tri­bu­nal, en el que se ana­li­za la pre­sun­ta fi­nan­cia­ción co­rrup­ta de su par­ti­do. Lo di­cho: en ma­nos de cam­peo­nes an­ti­sis­te­ma. Tres años des­pués lo con­si­guió mez­clan­do ni­tro­gli­ce­ri­na con un ma­te­rial ab­sor­ben­te (tie­rra de dia­to­meas). Así ob­tu­vo la di­na­mi­ta, un ex­plo­si­vo en pol­vo mu­cho más es­ta­ble que la ni­tro­gli­ce­ri­na, que ne­ce­si­ta­ba un de­to­na­dor pa­ra ex­plo­tar. La co­mer­cia­li­za­ción de la di­na­mi­ta (ni­tro­gli­ce­ri­na do­ma­da) pro­por­cio­nó a A. No­bel una gran for­tu­na, con la que to­da­vía se pa­gan los premios No­bel de ca­da año.

La ni­tro­gli­ce­ri­na tam­bién se do­mó en me­di­ca­men­tos va­so­di­la­ta­do­res, co­mo los que se po­nen de­ba­jo de la len­gua los in­far­ta­dos.

PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.