El apo­yo de la CUP a la vio­len­cia contra el tu­ris­mo di­vi­de a los in­de­pen­den­tis­tas

Los an­ti­sis­te­ma ele­van la pre­sión so­bre la Ge­ne­ra­li­tat a me­di­da que se acer­ca el 1-O

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - GON­ZA­LO BAREÑO

A dos me­ses del 1 de oc­tu­bre, fe­cha anun­cia­da pa­ra la ce­le­bra­ción del ile­gal re­fe­ren­do in­de­pen­den­tis­ta en Ca­ta­lu­ña, la pre­sión cre­cien­te de los ra­di­ca­les an­ti­sis­te­ma de la CUP so­bre el Go­bierno ca­ta­lán es­tá crea­do di­sen­sio­nes en­tre los so­be­ra­nis­tas. El Eje­cu­ti­vo de Car­les Puig­de­mont se vio obli­ga­do ayer a des­mar­car­se cla­ra­men­te de la cam­pa­ña de ata­ques vio­len­tos al tu­ris­mo per­pe­tra­dos en los úl­ti­mos días por Arran, or­ga­ni­za­ción ju­ve­nil de la CUP, res­pal­da­dos por la di­rec­ción de es­te par­ti­do, que da sus­ten­to par­la­men­ta­rio a Puig­de­mont. El con­se­je­ro de Pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat, Jor­di Tu­rull, con­de­nó «sin ma­ti­ces» esa cam­pa­ña, aun­que pre­ci­só que no tie­ne re­la­ción con el pro­yec­to so­be­ra­nis­ta. «No tie­ne na­da que ver con el pro­ce­so. El pro­ce­so po­lí­ti­co que vi­ve Ca­ta­lu­ña es ab­so­lu­ta­men­te pa­cí­fi­co. Es­te ata­que no res­pon­de a una es­tra­te­gia o a una di­ná­mi­ca del pro­ce­so», se­ña­ló el con­se­je­ro.

La «vio­len­cia» de la Ge­ne­ra­li­tat

Des­pués de ata­car un au­to­bús tu­rís­ti­co de Barcelona, los jó­ve­nes de la CUP pin­cha­ron las rue­das de nu­me­ro­sas bi­ci­cle­tas de al­qui­ler en la Ciu­dad Con­dal, en una ac­ción que fue ade­más gra­ba­da en ví­deo, reivin­di­ca­da y di­fun­di­da en las re­des so­cia­les por Arran. El Go­bierno ca­ta­lán no des­car­ta em­pren­der «ac­cio­nes le­ga­les» por los da­ños oca­sio­na­dos, pe­ro de mo­men­to Tu­rull se li­mi­tó a pe­dir «por fa­vor» a Arran que «se re­plan­tee es­te ti­po de ac­cio­nes, del to­do con­de­na­bles». «Si con­si­de­ran que hay vio­len­cia, co­sa que no­so­tros no com­par­ti­mos, la vio­len­cia con más vio­len­cia no se arre­gla». Tu­rull se re­fe­ría así a las de­cla­ra­cio­nes de la dipu­tada de la CUP Mi­reia Bo­ya, que de­fen­dió el van­da­lis­mo ejer­ci­do contra el tu­ris­mo y arre­me­tió contra la Ge­ne­ra­li­tat. «Siem­pre nos pe­dís a no­so­tros que re­nun­cie­mos a la vio­len­cia, cuan­do la vio­len­cia tam­bién la pro­vo­ca el Go­vern», se­ña­ló. A pe­sar de lo se­ña­la­do por Tu­rull, la CUP li­gó es­tas ac­cio­nes al pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta. Bo­ya de­nun­ció la «po­lí­ti­ca neo­li­be­ral» del con­se­je­ro de Em­pre­sa y Conocimiento, San­ti Vi­la, y le exi­gió que se com­pro­me­ta a «po­ner fin a to­da la po­lí­ti­ca neo­li­be­ral has­ta des­pués del 1 de oc­tu­bre», fe­cha del re­fe­ren­do.

«El mo­de­lo eco­nó­mi­co es vio­len­cia pu­ra», in­sis­tió Bo­ya, que jus­ti­fi­có así unos ata­ques que Arran con­si­de­ra ac­tos de «au­to­de­fen­sa». La CUP Cap­gi­rem Barcelona, gru­po de es­ta for­ma­ción en el Ayun­ta­mien­to, ex­pre­só su apo­yo a los miem­bros de la or­ga­ni­za­ción ju­ve­nil que pro­ta­go­ni­zan los ac­tos contra el tu­ris­mo «an­te los in­ten­tos de cri­mi­na­li­za­ción por par­te de per­so­nas y par­ti­dos». En un co­mu­ni­ca­do, mos­tra­ron su re­cha­zo al he­cho de que el Ayun­ta­mien­to se per­so­ne co­mo acu­sa­ción. El al­cal­de ac­ci­den­tal, Jau­me Coll­bo­ni, del PSC, con­si­de­ró sin em­bar­go «gra­ví­si­mo» que se jus­ti­fi­quen es­tas ac­cio­nes, ad­vir­tió de que en de­mo­cra­cia «hay una lí­nea ro­ja que nun­ca se tie­ne que cru­zar» y anun­ció ac­cio­nes le­ga­les.

Apues­ta por la desobe­dien­cia

Pa­ra­le­la­men­te a esa agi­ta­ción en la calle, la CUP pre­sio­na a la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra que ace­le­re el de­sa­fío in­de­pen­den­tis­ta. La pro­pia Mi­reia Bo­ya apos­tó ayer por «des­obe­de­cer» al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra ce­le­brar el re­fe­ren­do in­de­pen­den­tis­ta el 1 de oc­tu­bre pe­se a la prohi­bi­ción del al­to tri­bu­nal, y di­jo es­pe­rar que «a na­die le tiem­blen las pier­nas en los mo­men­tos de­ci­si­vos que ven­drán a par­tir de fi­na­les de agos­to». Ase­gu­ró que la vía que ha sus­pen­di­do el Cons­ti­tu­cio­nal, la de la reforma del re­gla­men­to del Par­la­men­to ca­ta­lán, no era la que más gus­ta­ba a la CUP. «Nos gus­ta mu­cho más el he­cho de des­obe­de­cer», se­ña­ló, por­que «no re­co­no­ce­mos es­te de­re­cho es­pa­ñol que se apli­ca de una for­ma muy in­tere­sa­da y muy alea­to­ria».

Pri­me­ro ata­ca­ron un au­to­bús tu­rís­ti­co, y aho­ra jó­ve­nes de la CUP se han de­di­ca­do a pin­char las rue­das de bi­ci­cle­tas de uso pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.