La conexión ga­lle­ga del West Brom

Jay Ro­drí­guez, pun­ta del ri­val del Dé­por en el Teresa He­rre­ra, es hi­jo de un emi­gran­te que pro­bó de blan­quia­zul

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes - AN­TÓN LESTÓN, P. A.

Co­mo uno de tan­tos ma­tri­mo­nios ga­lle­gos, Sal­va­dor y Ma­ría Ro­drí­guez se vie­ron obli­ga­dos a aban­do­nar la Galicia de los años se­sen­ta y, pe­se a que la ma­yo­ría op­ta­ban por ir­se a paí­ses del cen­tro de Eu­ro­pa, ellos pre­fi­rie­ron emi­grar ca­ra las is­las bri­tá­ni­cas. Más en con­cre­to, se afin­ca­ron en York, aun­que más tar­de se tras­la­da­ron a Burn­ley, don­de na­ció Enrique. Ki­ko, co­mo así se co­no­ce ac­tual­men­te a aquel chi­co, co­men­zó, des­de muy pron­to, a dar­le pa­ta­das al ba­lón, y no se le da­ba mal. Tan­to es así, que du­ran­te una cor­ta es­tan­cia en A Co­ru­ña na­tal de sus pa­dres, fue lla­ma­do pa­ra ha­cer una prue­ba con el Dé­por, aun­que no la su­peró. «Fue­ron unos po­cos días en el ve­rano de 1985, pe­ro yo no co­no­cía a na­die, so­lo el nom­bre del equi­po», re­co­no­ce. Ju­ga­ba de de­lan­te­ro y reunía las ca­rac­te­rís­ti­cas más arrai­ga­das al fút­bol in­glés, la cor­pu­len­cia e in­ten­si­dad. Am­bas ca­pa­ci­da­des le va­lie­ron pa­ra ju­gar en el fi­lial del Burn­ley y pa­ra triun­far en el fút­bol se­mi­pro­fe­sio­nal, en el que ga­nó va­rios de los tí­tu­los más im­por­tan­tes del norte de In­gla­te­rra.

Sin em­bar­go, se acha­ca to­da la cul­pa por no ha­ber lle­ga­do más le­jos, «no tu­ve la ac­ti­tud co­rrec­ta pa­ra lle­gar al primer equi­po, no fui lo su­fi­cien­te­men­te se­rio». Por eso, cuan­do su hi­jo Jay co­men­zó su an­da­du­ras por el mun­do del fút­bol, in­ten­tó in­cul­car­le los va­lo­res co­rrec­tos pa­ra que con­si­guie­ra triun­far, y lo hi­zo. «Des­de que era pe­que­ño, su ma­dre y yo le he­mos ad­ver­ti­do que se tie­ne que di­ver­tir, pe­ro tra­ba­jan­do du­ro», co­men­ta el pa­dre del nue­vo ju­ga­dor del West Brom­wich, ri­val del De­por­ti­vo en el Teresa He­rre­ra.

En cuan­to al mo­men­to ac­tual de Jay, des­ta­ca que «es­tá me­jor que nun­ca», pe­se a que el ju­ga­dor no ha vuel­to a ser el mis­mo tras aque­lla fa­tí­di­ca le­sión en el 2014, cuan­do rom­pió los li­ga­men­tos de la ro­di­lla en un par­ti­do contra el Man­ches­ter City. Aque­lla tem­po­ra­da, lle­va­ba 17 go­les en 33 par­ti­dos y te­nía gran­des po­si­bi­li­da­des de ser con­vo­ca­do, con In­gla­te­rra, pa­ra el Mun­dial de Bra­sil.

El sá­ba­do, tendrá una opor­tu­ni­dad de lu­jo pa­ra de­mos­trar que ha re­cu­pe­ra­do su me­jor ni­vel. No se­rá su pri­me­ra visita a A co­ru­ña, ya que, co­mo avi­sa el pa­dre, «vino un par de ve­ces con la fa­mi­lia cuan­do era jo­ven», aun­que sí se­rá su primer en­fren­ta­mien­to contra el equi­po blan­quia­zul, del que no co­no­ce a nin­gún ju­ga­dor. Aun así, pa­dre e hi­jo son fie­les se­gui­do­res de la Li­ga, «so­bre to­do del Real Ma­drid y del Barcelona, por­que tie­nen gran­des ju­ga­do­res» ad­mi­te Ki­ko.

El pú­bli­co de Ria­zor ve­rá es­te fin de se­ma­na a uno de los su­yos, un des­cen­dien­te de co­ru­ñe­ses, ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra mar­car un gol en contra al Dé­por de sus abue­los, de Sal­va­dor y Ma­ría, uno de tan­tos ma­tri­mo­nios ga­lle­gos que se tu­vie­ron que ir.

Ki­ko Ro­drí­guez y su hi­jo Jay, ju­ga­dor del West Brom­wich.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.