Al mer­ca­di­llo con cin­co eu­ros

Las gan­gas am­bu­lan­tes tien­tan al con­su­mi­dor y, en Boi­ro, el bi­lle­te más pe­que­ño da pa­ra un ba­ña­dor o pa­ra cal­za­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - PAU­LA RI­VEI­RO, P. C.

Los mer­ca­di­llos si­guen sien­do un re­cla­mo pa­ra ve­ci­nos y tu­ris­tas de la co­mar­ca, in­clu­so du­ran­te las ca­lu­ro­sas ma­ña­nas de ve­rano. La va­rie­dad de pro­duc­tos y la am­plia ga­ma de ofer­tas son el prin­ci­pal atrac­ti­vo de la fe­ria que se ce­le­bra ca­da mar­tes en Boi­ro. La ave­ni­da de la Ave­lla­ne­da se lle­na, du­ran­te unas ho­ras, de ven­de­do­res am­bu­lan­tes y com­pra­do­res. Los pri­me­ros ex­po­nen su mer­can­cía y los se­gun­dos re­bus­can en­tre el gé­ne­ro pa­ra ha­cer­se con las me­jo­res gan­gas, que las hay, y por un pre­cio mó­di­co.

Son abun­dan­tes los car­te­les es­cri­tos a mano con des­tre­za, que anun­cian: «To­do a 5 eu­ros». In­clu­so a pre­cios in­fe­rio­res. Y, aun­que no es ta­rea fá­cil, la lis­ta de ar­tícu­los que se pue­den ad­qui­rir sin lle­gar a gas­tar esa can­ti­dad es muy am­plia. Pe­ro, pa­ra ha­cer una bue­na com­pra al me­jor pre­cio, no es su­fi­cien­te con pa­sear­se en­tre los pues­tos, hay que bu­cear en­tre sus sal­dos.

Lo más sen­ci­llo de en­con­trar es la ro­pa in­te­rior. So­bran ven­de­do­res con pren­das ín­ti­mas, tan­to pa­ra hom­bre co­mo pa­ra mu­jer, por el cos­te de un ca­fé. En­tre las ofer­tas, cin­co pa­res de cal­ce­ti­nes por so­lo tres eu­ros. Pi­ja­mas o mo­da in­te­rior pa­ra ni­ño son otros ejem­plos de ar­tícu­los que se pue­den ad­qui­rir en cual­quier épo­ca del año sin te­ner que sa­car de la car­te­ra na­da más que el bi­lle­te de eu­ro más pe­que­ño.

Pe­ro, con el ve­rano en su ecua­dor, las pren­das pro­pias de la tem­po­ra­da es­ti­val son las que triun­fan. Ba­ña­do­res mas­cu­li- nos, pan­ta­lo­nes cortos, ves­ti­dos al gus­to del con­su­mi­dor o ca­mi­se­tas co­lo­ri­das es­tán aho­ra más ba­ra­tas que nun­ca. En la re­cá­ma­ra de las ofer­tas hay si­tio, asi­mis­mo, pa­ra el cal­za­do. Za­pa­ti­llas de ca­sa y, mu­chas, mu­chas san­da­lias y chan­clas pa­ra apro­ve­char lo que aún que­da de buen tiem­po, por me­nos de lo que va­le una ca­je­ti­lla de ta­ba­co.

Bi­su­te­ría y complementos

Los ven­de­do­res am­bu­lan­tes no so­lo tie­nen en sal­do mo­da tex­til o cal­za­do. Abun­dan tam­bién los que ofre­cen bi­su­te­ría o complementos, mu­chos con pre­cios in­fe­rio­res a cin­co eu­ros en sus pro­duc­tos. Y, pa­ra los que bus­quen ves­tir el in­te­lec­to o re­sol­ver las ne­ce­si­da­des bo­tá­ni­cas, en­tre los pues­tos hay des­de los que ven­den li­bros y otro ma­te­rial de pa­pe­le­ría has­ta los que dis­tri­bu­yen plan­tas y úti­les de jar­di­ne­ría.

La ali­men­ta­ción ocu­pa un lu­gar pri­vi­le­gia­do en el mer­ca­di­llo de Boi­ro. La va­rie­dad de fru­tas, le­gum­bres y hor­ta­li­zas su­po­nen un re­cla­mo ca­da vez ma­yor. El olor de los ten­de­re­tes que ofre­cen que­sos y em­bu­ti­dos o el de las es­pe­cias abren el ape­ti­to de los com­pra­do­res. Por­que, tras una ma­ña­na bus­can­do ofer­tas, lo que ape­te­ce es re­po­ner fuer­zas. El pues­to de po­llos asa­dos se co­ti­za al alza a la ho­ra de la co­mi­da y es pa­ra­da obli­ga­to­ria pa­ra mu­chos clien­tes que aca­ban ex­haus­tos de tan­ta gan­ga y sin fuer­zas pa­ra co­ci­nar.

FO­TOS: P. RI­VEI­RO

En Boi­ro hay nu­me­ro­sos pues­tos con cal­za­do en ofer­ta.

Los des­cuen­tos en pren­das de tem­po­ra­da se lle­van la pal­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.