Ni pun­to lim­pio ni con­te­ne­do­res

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - A. Ger­pe

Con fre­cuen­cia sue­len es­cu­char­se que­jas, en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes con ra­zón, so­bre la fal­ta de con­te­ne­do­res, su de­te­rio­ro, la fal­ta de lim­pie­za de los mis­mos o, en el ca­so de los sub­te­rrá­neos, su de­fi­cien­te fun­cio­na­mien­to. Cier­ta­men­te, los ayun­ta­mien­tos tie­nen im­por­tan­tes ca­ren­cias en es­te sen­ti­do y no ca­be du­da de que la pres­ta­ción es me­jo­ra­ble. Sin em­bar­go, tam­bién lo es el com­por­ta­mien­to de los ciu­da­da­nos y en ra­ra oca­sión so­mos ca­pa­ces de ha­cer au­to­crí­ti­ca y de nues­tros ac­tos y de la me­di­da en que es­tos con­tri­bu­yen a de­gra­dar el as­pec­to de las lo­ca­li­da­des en las que vi­vi­mos.

Pa­ra em­pe­zar, re­sul­ta sor­pren­den­te que, a me­dia tar­de, los re­ci­pien­tes de ba­su­ra es­tén ya a re­bo­sar. Se­gún las nor­mas, no es has­ta el ano­che­cer cuan­do se de­ben de­po­si­tar los re­si­duos, al­go que, por lo que pa­re­ce, muy po­cos ciu­da­da­nos cum­plen. No so­lo eso, sino que al­gu­nos, no con­ten­tos con echar los es­com­bros cuan­do les ape­te­ce, tam­po­co du­dan en de­jar­los fue­ra de los re­ci­pien­tes. No lo hacen por una fal­ta de ci­vis­mo, sino pa­ra que las ga­vio­tas o las pa­lo­mas ten­gan un bo­ca­do que lle­var­se al pi­co y, de pa­so, un en­tre­te­ni­mien­to pa­ra de­jar las ace­ras sem­bra­das de por­que­ría. Es su pe­que­ña apor­ta­ción a me­jo­rar la ima­gen de las ca­lles.

Por si con de­jar la ba­su­ra a ple­na luz del día fue­ra de los con­te­ne­do­res no fue­ra su­fi­cien­te, tam­bién hay otros ejem­pla­res ciu­da­da­nos que, ol­vi­dan­do la exis­ten­cia de pun­tos lim­pios gra­tui­tos en to­dos los ayun­ta­mien­tos, así co­mo de un ser­vi­cio de re­co­gi­da a pie de puer­ta, igual­men­te gra­tui­to, se po­nen a ha­cer lim­pie­za y tan­to les da de­jar un jue­go de so­fás en la calle co­mo un col­chón, un te­le­vi­sor o una es­tu­fa. ¡Qué más da!.

Cuan­do veo es­tam­pas de ese ti­po en las ca­lles me pre­gun­to si esos ciu­da­da­nos re­si­den cer­ca de los lu­ga­res en los que de­jan los re­si­duos de cual­quier ma­ne­ra o si, por el con­tra­rio, vie­nen de otra calle pa­ra de­po­si­tar­los en una dis­tin­ta a la su­ya. No tie­ne ex­pli­ca­ción que a al­guien le gus­te ver las ca­lles de su lo­ca­li­dad, un día tras otro, lle­nas de su­cie­dad por­que son las ca­lles por las que tran­si­ta a dia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.