La ciu­dad es­tá en pro­ce­so de re­con­ver­sión y po­ten­cia su fa­cha­da ma­rí­ti­ma

La ar­qui­tec­tu­ra y los pa­seos pea­to­na­les son dos de las apues­tas

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Entrevista - A. GER­PE

La ciu­dad de Ri­bei­ra se en­cuen­tra des­de ha­ce unos años en pleno pro­ce­so de re­con­ver­sión, al­go que se ha vis­to fa­vo­re­ci­do por una im­por­tan­te in­yec­ción eco­nó­mi­ca pro­ce­den­te de fon­dos de la Unión Eu­ro­pea. Dos son los as­pec­tos en los que se ci­men­tan las lí­neas del cam­bio: la apues­ta por la ar­qui­tec­tu­ra de van­guar­dia y la po­ten­cia­ción de la fa­cha­da ma­rí­ti­ma. La ca­pi­tal mu­ni­ci­pal se ha abier­to al mar que, real­men­te, cons­ti­tu­ye la esen­cia del ca­rác­ter de sus ha­bi­tan­tes y, des­de lue­go, su prin­ci­pal fuen­te de ri­que­za.

A los atrac­ti­vos de dis­fru­te del tiem­po li­bre con los que cuen­ta la lo­ca­li­dad se han uni­do dos pa­seos: el de O Tou­ro, que par­te des­de el cas­co ur­bano y lle­ga has­ta la pla­ya de A Amei­xi­da, pa­san­do por la de Area Secada. Se tra­ta de una sen­da de más de un ki­ló­me­tro de lon­gi­tud, par­te de la cual dis­cu­rre, me­dian­te una pa­sa­re­la de ma­de­ra, so­bre un acan­ti­la­do.

His­to­ria in­dus­trial

Es­te sen­de­ro es, al mis­mo tiem­po, un mu­seo in­dus­trial al ai­re li­bre. A lo lar­go de su re­co­rri­do pue­den ver­se los res­tos de an­ti­guas sa­la­zo­ne­ras, así co­mo una fá­bri­ca de con­ser­vas ya inope­ra­ti­va, con una construcción tí­pi­ca de la épo­ca y en cu­ya fa­cha­da to­da­vía pue­de apre­ciar­se con cla­ri­dad el sím­bo­lo de la mar­ca.

Pa­ra quie­nes des­co­no­cen el pa­sa­do de la pu­jan­za ri­bei­ren­se en el sec­tor del pro­ce­sa­do de los pro­duc­tos pes­que­ros, unos pa­ne­les in­for­ma­ti­vos dis­tri­bui­dos a lo lar­go del ca­mino sir­ven de guía, ya que de ma­ne­ra sencilla y muy di­dác­ti­ca apor­tan los da­tos esen­cia­les.

Es­te pa­seo, muy fre­cuen­ta­do du­ran­te to­do el año por los ve­ci­nos del tér­mino, tam­bién se ha con­ver­ti­do en un re­cla­mo pa­ra los tu­ris­tas, ya que las vis­tas que pue­den con­tem­plar­se des­de el mis­mo son in­com­pa­ra­bles.

El otro sen­de­ro que abre las puer­tas del mar a la ciu­dad es el que une Co­ro­so, el are­nal ur­bano de Ri­bei­ra, con la pla­ya de Río Azor, en Pal­mei­ra. Du­ran­te el re­co­rri­do, al igual que su­ce­de en el de O Tou­ro, la pa­no­rá­mi­ca so­bre la ría de Arou­sa es es­pec­ta­cu­lar y, ade­más, se tra­ta de un tra­yec­to que dis­cu­rre por un es­pa­cio com­ple­ta­men­te na­tu­ral.

En esa lí­nea, el Con­ce­llo pro­yec­ta fa­vo­re­cer to­da­vía más la conexión pea­to­nal del cas­co ur­bano con la pla­ya de Co­ro­so. Pa­ra ello, es­tá pro­yec­ta­da y pre­su­pues­ta­da ya una reforma de la ave­ni­da del Ma­le­cón que in­clu­ye la ex­ten­sión del ca­rril pa­ra bi­ci­cle­tas, en un in­ten­to por pro­por­cio­nar a la ciu­da­da­nía las he­rra­mien­tas que le per­mi­tan de­jar los au­to­mó­vi­les en se­gun­do plano y de­can­tar­se por trans­por­tes más eco­ló­gi­cos.

CAR­ME­LA QUEIJEIRO

Par­te del pa­seo de O Tou­ro dis­cu­rre por una sen­da de ma­de­ra so­bre el acan­ti­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.