El va­por «Ría de Aro­sa»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - José An­to­nio Ven­to­so Ma­ri­ño

Aco­mien­zos del si­glo XX, el tren lle­gó a Vi­la­gar­cía e im­pul­só el pro­ce­so de re­vo­lu­ción li­be­ral en la ría de Arou­sa. El tren per­mi­tió a las con­ser­ve­ras y a la pes­ca del cer­co y ba­ju­ra un ra­zo­na­ble ac­ce­so al mer­ca­do in­te­rior es­pa­ñol, de­cré­pi­to y en­clen­que, al tiem­po que sir­vió de lan­za­de­ra de nue­vos pro­yec­tos pes­que­ros en Ri­bei­ra, apo­ya­dos en los mo­to­res dié­sel, que fa­vo­re­cie­ron el ac­ce­so a nue­vos ca­la­de­ros en aguas ex­te­rio­res a las rías, así co­mo el transporte de las cap­tu­ras di­rec­ta­men­te a las ram­pas de atra­que de las fá­bri­cas por los pro­pios pes­ca­do­res.

Des­de 1906 se im­pul­san las au­to­ri­za­cio­nes e ins­ta­la­cio­nes de va­po­res al ser­vi­cio de pa­sa­je y car­ga, boi­co­tea­dos por los anar­quis­tas, que lle­gan a aten­tar con di­na­mi­ta en 1907. La fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ras te­rres­tres su­pu­so el im­pul­so del tra­fi­co ma­rí­ti­mo. Ri­bei­ra vi­vía del mar y se apro­vi­sio­na­ba por el mar. Un ejem­plo ca­ris­má­ti­co de es­to fue el va­por Ría de Aro­sa. Rea­li­za­do en el año 1935 en Pal­mei­ra por José Ro­drí­guez Saa­ve­dra (hom­bre na­ci­do en O Frei­xo, au­to­di­dac­ta, cons­truc­tor de bar­cos y tam­bién es­cri­tor a tiem­po par­cial. Re­cuér­de­se su no­ve­la ti­tu­la­da Pan­di­lla de emi­nen­cias, cu­ya ac­ción dis­cu­rre en­tre Ri­bei­ra y Cá­diz en pos de un amor fi­nal­men­te re­en­con­tra­do gra­cias a un con­cur­so de aba­ni­cos) pa­ra los ar­ma­do­res Ra­món Bal­tar Car­do­na y Agus­tín Sa­ras­que­te Her­mo.

Des­pla­za­ba 80 to­ne­la­das de re­gis­tro bru­to con una es­lo­ra de 22 me­tros, man­ga de 5,6 y pun­tal de 2,38. Mo­vi­do por un mo­tor dié­sel de seis ci­lin­dros Deust­che Wer­ke, al­can­za­ba una ve­lo­ci­dad de en­tre ocho y diez nu­dos. El día de la bo­ta­du­ra se ob­se­quió con pan y cho­co­la­te a los asis­ten­tes.

El ho­ra­rio de sa­li­da era a las 6.30 ho­ras, lle­ga­da a Vi­la­gar­cía tras un al­to en la Illa de Arou­sa y vuel­ta a Ri­bei­ra a las 11.00 ho­ras. Por la tar­de, la sa­li­da te­nía lu­gar a las 15.00 ho­ras, cuan­do el va­por lle­ga­ba a la altura de las Vi­ri­ñas, los ve­ci­nos de Vi­la­xoán sa­bían que eran las 16.30.

El mar­tes era día de mer­ca­do en Vi­la­gar­cía. Cuan­do el va­por atra­ca­ba en el mue­lle a las 21.00 ho­ras, el puer­to se con­ver­tía en una fies­ta. Lar­gas fi­las de ca­rros de ca­ba­llos y ca­rros sin con­duc­tor se ali­nea­ban pa­ra tras­la­dar a per­so­nas y car­ga. Trans­por­ta­ban pe­que­ños bar­cos ti­po ga­leo­nes co­mo Her­ma­nos Gu­de o Dos her­ma­nas, es­te úl­ti­mo pro­pie­dad de mi fa­mi­lia.

Los viajeros co­men­ta­ban no­ti­cias, re­par­tían en­car­gos o traían re­ca­dos. To­da la ciu­dad pu­lu­la­ba por el mue­lle has­ta que viajeros y car­ga des­apa­re­cían ca­mino de sus co­rres­pon­dien­tes des­ti­nos, a los que trans­por­ta­ban los au­to­bu­ses de lí­nea Sa­ras­que­te. En 1975, el va­por fue ven­di­do a un em­pre­sa­rio de la is­la y en­te­rró 100 años de transporte ma­rí­ti­mo de ca­bo­ta­je.

La me­jo­ra de las ca­rre­te­ras, la apa­ri­ción del ca­mión que desahu­cia co­mo me­dio de transporte al tren len­to y de­ci­mo­nó­ni­co, así co­mo el auge del co­che fa­mi­liar, en­te­rró a las bra­vas un sis­te­ma eco­ló­gi­co, tra­di­cio­nal y ba­ra­to.

Aquel bar­co, el Ría de Aro­sa, nos per­mi­tió a los ri­bei­ren­ses po­der exa­mi­nar­nos por li­bre en Pon­te­ve­dra, en­te­rar­nos de los es­tre­nos de las pe­lí­cu­las que tar­da­rían años en ser pro­yec­ta­das en los ci­nes lo­ca­les, con­vi­vir a las gen­tes de la ría e, in­clu­so, apren­der la so­li­da­ri­dad que im­par­tía el re­vi­sor-co­bra­dor, Paco o do va­por, ha­cien­do co­mo que no veía pa­ra no pe­dir bi­lle­te a quien no po­día pa­gar­lo.

El fran­quis­mo fue al­go más que una dic­ta­du­ra, fue un sis­te­ma que, en nom­bre de la sa­cro­san­ta de­fen­sa de una Es­pa­ña uni­ver­sal y eter­na, to­le­ró la des­apa­ri­ción del co­mer­cio ma­rí­ti­mo y de la na­ve­ga­ción de ca­bo­ta­je in­te­rior de las rías. To­do lo que une tien­de a des­apa­re­cer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.