Don Car­los, úl­ti­ma con­ver­sa­ción

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

Du­do si con­tar­les lo que si­gue, ya que po­drían pen­sar que el de­rro­che neu­ro­nal que se des­pe­ña en las to­rren­te­ras de mi ce­re­bro ha per­di­do el rum­bo y aho­ra no es más que un caó­ti­co ra­bión de aguas tur­bu­len­tas. Aún a ries­go de que me to­men por lo­co y de que lle­guen a creer que las ha­das de la fan­ta­sía han to­ma­do por asal­to mi azo­tea, les con­ta­ré lo su­ce­di­do.

No ha­ce mu­cho, una tar­de de es­tos pa­sa­dos días de ju­lio en los que el ca­lor ator­ni­lla­ba mis sie­nes has­ta la fron­te­ra di­fu­sa del des­ma­yo, me ha­lla­ba yo sen­ta­do so­bre la are­na fren­te a la gran du­na de Co­rru­be­do re­cor­dan­do co­mo, con un gru­po de ami­gos de to­da con­di­ción y se­xo, en los años se­ten­ta —an­tes de la muer­te del dic­ta­dor— rea­li­za­mos una ma­ni­fes­ta­ción me­mo­ra­ble que hoy en día aten­ta­ría contra los más ele­men­ta­les prin­ci­pios del res­pe­to a la eco­lo­gía. En la fal­da de la du­na opues­ta al mar, des­li­zán­do­nos so­bre la are­na, con­se­gui­mos gra­bar con le­tras gi­gan­tes­cas a lo lar­go de unos se­ten­ta me­tros, la pa­la­bra ¡am­nis­tía! en las vís­pe­ras de las úl­ti­mas eje­cu­cio­nes fran­quis­tas (sep­tiem­bre de 1975). Aquel gri­to de are­na que se lle­vó el vien­to, se veía per­fec­ta­men­te des­de la ca­rre­te­ra que des­de Ri­bei­ra, por Por­to do Son, lle­va has­ta Noia al via­je­ro. Aba­ni­ca­do por el vue­lo de las gar­zas, re­pen­ti­na­men­te, pre­sen­tí una pre­sen­cia. Al prin­ci­pio, me pa­re­ció una ca­ri­cia sa­la­da y en­se­gui­da una pa­la­bra en­re­da­da en las alas del ma­ra­xe.

Su­ce­dió que sin más, le vi sen­ta­do en una me­ce­do­ra que se ba­lan­cea­ba flo­tan­do a cua­tro me­tros del sue­lo. «Que­ri­do Ola­ria­ga, ¡cuán­to tiem­po! ¿Có­mo es­tá su pa­dre? ¿Aca­so no vino con us­ted?» Me que­dé es­tu­pe­fac­to. Era don Car­los Gar­cía Ba­yón quien me ha­bla­ba. So­lía­mos ver­nos en un ca­fé del cen­tro de Ri­bei­ra don­de se sen­ta­ba a es­cri­bir a mano sus ar­tícu­los en una me­sa que da­ba a la pla­za del Con­ce­llo. Le res­pon­dí con un bue­nos días, don Car­los y aña­dí que a mi pa­dre le se­ría más fá­cil ver­le des­de su la­do que des­de el mío pues tam­bién ha­bía fa­lle­ci­do. «In­ten­ta­ré en­con­trar­lo» re­pu­so, y aña­dió: «¿Qué le trae por aquí, que­ri­do ami­go?». Com­pro­bé mi so­le­dad y de­ci­dí se­guir la char­la.

Así fue que ha­bla­mos de los vie­jos tiem­pos has­ta que se le­van­tó de la me­ce­do­ra, me to­mó del bra­zo y echa­mos a an­dar. «Ven­ga con­mi­go, va­mos a ver nues­tra tie­rra». Lle­va­dos por un par de gno­mos, apa­re­ci­mos so­bre el dol­men de Axei­tos. «¡Mag­ní­fi­co, eh!», asen­tí y ape­nas le ha­bía res­pon­di­do cuan­do ya nos ha­lla­mos en pie co­mo vi­gías, subidos a lo más al­to del fa­ro. «¿Pue­de ver Amé­ri­ca, Ola­ria­ga? Bien sé que no, pe­ro cuan­do sea co­mo yo, la ve­rá. Si­ga­mos».

Asi­do a su mano, pla­nea­mos so­bre Co­ro­so y Agui­ño y con ges­tos que po­día com­pren­der per­fec­ta­men­te, me des­cri­bió la be­lle­za so­bre la que las gen­tes vi­vían sus ho­ras en es­te mun­do. Ate­rri­za­mos en Sál­vo­ra. «Nos to­ma­re­mos un res­pi­ro», di­jo. Sen­ta­dos en el mue­lle se­gui­mos nues­tra char­la. Le no­té de­frau­da­do por el de­ve­nir de los asun­tos de es­te mun­do. «Don­de vi­vo aho­ra, la paz es ab­so­lu­ta. No exis­te la en­vi­dia, la so­ber­bia ni la ava­ri­cia. Es­cri­bo y es­cri­bo en el eterno pa­pel de las nu­bes con tin­ta sa­la­da de la mar y mis me­mo­rias lle­gan con fre­cuen­cia lle­va­das por los vien­tos a las es­cue­las y a las uni­ver­si­da­des. Mi pa­la­bra per­ma­ne­ce en el al­ma hu­ma­na y, de vez en cuan­do, se pre­sen­ta diá­fa­na co­mo un dia­man­te que ve la luz pri­me­ra. Me gus­ta ver las dor­nas ju­gan­do con las ga­vio­tas y a mis pai­sa­nos pa­sar las du­ras y las ma­du­ras ho­ras del vi­vir. No ha­ce mu­cho, con­ver­ti­do en arroaz, me pre­sen­té en el puer­to de Ri­bei­ra y na­die me re­co­no­ció. Pa­sé unos días ju­gue­tean­do en­tre las lan­chas del puer­to y, oi­ga, ¡me lla­ma­ban Gas­par! Soy fe­liz y si­go en­tre los míos, vi­si­to Ar­tes cuan­do hay mo­ti­vo y pa­seo fre­cuen­te­men­te por el cas­tro pa­ra char­lar con los fun­da­do­res. Es­tos días de fies­ta me su­biré a la gran no­ria en el Ma­le­cón y des­de las al­tu­ras dis­fru­ta­ré de la ale­gría. Se­gu­ra­men­te di­bu­ja­ré mis sen­sa­cio­nes y en cual­quier sue­ño se las ha­ré lle­gar. ¡Ah! No le cuen­te a na­die lo que ha vis­to. No le cree­rán». Y des­apa­re­ció de­ján­do­me el bu­lli­cio de un pa­sa­ca­lles. Son­reí y, de un tra­go, me be­bí los dos vi­nos que es­pe­ra­ban so­bre la me­sa de una te­rra­za del puer­to. Has­ta pron­to, don Car­los. ¡Boas fes­tas!

ILUS­TRA­CIÓN MA­TA­LO­BOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.