La se­ce­sión co­mo ex­cu­sa del fas­cis­mo

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - GONZALO BAREÑO

El 26 de abril de 1990, el en­ton­ces lí­der del PNV, Xa­bier Ar­za­lluz, man­tu­vo una reunión clan­des­ti­na con la cú­pu­la de He­rri Ba­ta­su­na en la que ex­pu­so con tan­ta frial­dad co­mo ci­nis­mo cuál de­be­ría ser el re­par­to de pa­pe­les en­tre su par­ti­do y ETA pa­ra al­can­zar el ob­je­ti­vo co­mún de la in­de­pen­den­cia. «No co­noz­co nin­gún pue­blo que ha­ya al­can­za­do su li­be­ra­ción sin que unos arreen y otros dis­cu­tan. Unos sa­cu­den el ár­bol, pe­ro sin rom­per­lo, pa­ra que cai­gan las nue­ces, y otros las re­co­gen pa­ra re­par­tir­las», di­jo li­te­ral­men­te Ar­za­lluz, se­gún el ac­ta de aque­lla ci­ta le­van­ta­da por los ca­be­ci­llas de HB.

El his­tó­ri­co di­ri­gen­te del na­cio­na­lis­mo vas­co plan­tea­ba así que pa­ra al­can­zar la in­de­pen­den­cia que en­ton­ces si­tua­ba en torno al año 2002, era ne­ce­sa­rio for­mar un equi­po en el que unos uti­li­za­ran la vio­len­cia (ETA) y otros (el PNV) ne­go­cia­ran la se­ce­sión con el Es­ta­do es­pa­ñol con la fuerza que da­ban los muer­tos en­ci­ma de la me­sa. Cuan­do Ar­za­lluz pro­nun­ció aque­lla fra­se, ETA ha­bía ase­si­na­do ya a 658 per­so­nas. Y ma­tó a otras 221 has­ta el año 2010, en el que la ban­da te­rro­ris­ta co­me­tió su úl­ti­mo aten­ta­do mor­tal.

Aun­que es cier­to que el na­cio­na­lis­mo ha re­co­gi­do des­de en­ton­ces mu­chas nue­ces man­cha­das de san­gre, el País Vas­co si­gue for­man­do par­te de Es­pa­ña; ETA ha si­do de­rro­ta­da; Ar­za­lluz es un ca­dá­ver po­lí­ti­co del que no se acuerdan ni en su pro­pio par­ti­do y el Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta Vas­co lle­va mu­chos años tra­tan­do de sa­cu­dir­se el es­tig­ma de ha­ber si­do cóm­pli­ce de los ase­si­nos y pi­dien­do per­dón a las víc­ti­mas.

Pe­ro, 30 años des­pués, ni Ar­tur Mas ni Car­les Puig­de­mont, cu­ya ta­lla po­lí­ti­ca es in­fe­rior in­clu­so a la del tro­glo­dí­ti­co Ar­za­lluz, han apren­di­do na­da. Se cre­ye­ron más lis­tos que Jor­di Pu­jol, que com­bi­nó du­ran­te dé­ca­das la po­lí­ti­ca del peix al co­ve (pá­ja­ro en mano) con el sa­queo fa­mi­liar de las ar­cas pú­bli­cas ca­ta­la­nas, y pu­sie­ron en mar­cha su pro­pia ver­sión de lo del ár­bol y las nue­ces, echán­do­se en bra­zos de una fuerza ra­di­cal co­mo ERC y otra an­ti­sis­te­ma y de ul­tra­iz­quier­da co­mo la CUP, con­ven­ci­dos de que so­lo la in­de­pen­den­cia, por lo ci­vil o por lo cri­mi­nal, ta­pa­ría la cié­na­ga de co­rrup­ción e in­com­pe­ten­cia en la que cha­po­tea­ban. La idea era que el se­ce­sio­nis­mo más ra­di­cal to­ma­ra la ca­lle pa­ra que lue­go ellos, an­te la fuerza de los he­chos, con­si­guie­ran una in­de­pen­den­cia pac­ta­da.

El pro­ble­ma es que cuan­do uno ce­ba en ex­ce­so a la bes­tia, la bes­tia ya no obe­de­ce y se vuel­ve in­con­tro­la­ble. Y así lle­ga­mos a los ca­cho­rros de la CUP dic­tan­do su ley en las ca­lles de Ca­ta­lu­ña, ejer­cien­do la vio­len­cia con­tra el tu­ris­mo, el trans­por­te y el or­den pú­bli­co, y ame­na­zan­do a la Ge­ne­ra­li­tat y a quien se le pon­ga por de­lan­te. Y a un Puig­de­mont ate­mo­ri­za­do que em­pie­za a com­pren­der que si un go­ber­nan­te pre­su­me de in­cum­plir la ley, to­do es­tá per­mi­ti­do y ca­da cual pue­de to­mar­se la jus­ti­cia por su mano ha­cien­do lo que le plaz­ca.

Esos re­pug­nan­tes ac­tos de te­rror ca­lle­je­ro evi­den­cian al me­nos que lo que se es­con­de de­trás de ese in­fla­ma­do dis­cur­so in­de­pen­den­tis­ta es so­lo el más pu­ro y du­ro fas­cis­mo de quie­nes quie­ren im­po­ner sus ideas por la fuerza en Ca­ta­lu­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.