Te­mer im­po­ne su es­tra­te­gia pa­ra fre­nar su de­nun­cia por co­rrup­ción

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - MI­GUEL PI­ÑEI­RO

Sin ras­tro de pro­tes­tas an­te el Par­la­men­to, con el rui­do inevi­ta­ble de una Cá­ma­ra muy ato­mi­za­da pe­ro im­po­nien­do en ella su ca­pa­ci­dad de se­duc­ción na­da di­si­mu­la­da, Mi­chel Te­mer sa­bo­rea­ba al cierre de es­ta edi­ción, su vic­to­ria en el trá­mi­te pa­ra evi­tar que la de­nun­cia por co­rrup­ción de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral con­tra él lle­gue al Tri­bu­nal Su­pre­mo. La de­ci­sión se aden­tra­ba en la me­dia no­che es­pa­ño­la tras 10 ho­ras de de­ba­te, pe­ro el pre­si­den­te bra­si­le­ño ya pa­re­cía te­ner los vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra ale­jar la som­bra de una sus­pen­sión de 6 me­ses.

La es­tra­te­gia de Te­mer fun­cio­nó a la per­fec­ción. Por la ma­ña­na, pres­cin­día de diez mi­nis­tros pa­ra que re­to­ma­sen sus ac­tas de dipu­tados y ma­nio­bra­sen en el Par­la­men­to. Des­de las 9.00 has­ta las 12.37 (cuan­do se al­can­zó el cuó­rum de 342 dipu­tados), los lí­de­res de la ba­se que sus­ten­ta el Go­bierno ofre­cie­ron en­mien­das y car­gos a dipu­tados que du­da­ban en su vo­to. «Te­mer con­vir­tió la se­de del Go­bierno en una ofi­ci­na de ne­go­cios, y aho­ra lo ha­ce en el Par­la­men­to», es­pe­tó el lí­der del PT, Car­los Za­rat­ti­ni. Al mis­mo tiem­po, Te­mer re­ci­bía a mi­nis­tros y dipu­tados en su re­si­den­cia ofi­cial.

Lo ac­ce­so­rio pa­re­cía el con­te­ni­do de la de­nun­cia. «So­lo de­no­ta an­sia por ver al país en di­fi­cul­ta­des. Es una tra­ma pa­ra en­re­dar», zan­jó el abo­ga­do de Te­mer, An­tô­nio Ma­riz. «Hay que pa­sar a co­sas más im­por­tan­tes», pe­día el vi­ce­lí­der del gru­po del Go­bierno en la Cá­ma­ra, Jú­lio Lo­pes. La eco­no­mía cen­tró la pos­tu­ra de Te­mer. Pau­lo Abi-Ac­kel, quien de­fen­dió el ca­so del pre­si­den­te, usó más de la mi­tad de su in­ter­ven­ción elo­gian­do los es­fuer­zos del Go­bierno pa­ra en­fren­tar la cri­sis. Los dipu­tados que to­ma­ron la pa­la­bra en apo­yo a Te­mer an­te­pu­sie­ron la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca a la ve­ra­ci­dad de la de­nun­cia.

La opo­si­ción fra­ca­só en su es­tra­te­gia que, se­gún el dipu­tado del PT­doB, Sil­vio Cos­ta, era no re­gis­trar la pre­sen­cia de los crí­ti­cos pa­ra re­tra­sar lo más po­si­ble la vo­ta­ción. Esa pe­ti­ción que­dó en na­da y Cos­ta lla­mó «bu­rros» a los que par­ti­ci­pa­ron. Fra­ca­sa­da al im­pe­dir el cuó­rum, la opo­si­ción sí lo­gró obs­truir el pro­ce­so de vo­ta­ción, obli­gan­do a una nue­va con­vo­ca­to­ria. Pe­ro gra­cias tam­bién al con­tro­ver­ti­do rol del pre­si­den­te de la Cá­ma­ra, Ro­dri­go Maia, Te­mer se dis­po­nía a su­pe­rar su pri­mer asal­to con­tra el fis­cal ge­ne­ral Ro­dri­go Ja­not, que ma­ne­ja to­da­vía otra de­nun­cia con­tra el pre­si­den­te por co­rrup­ción.

Lu­la, impu­tado por sex­ta vez

El nom­bre de Lu­la da Sil­va es­tu­vo ca­si tan pre­sen­te co­mo el de Te­mer du­ran­te la se­sión. Cuan­do un gru­po opo­si­tor irrum­pió en la sa­la con una pan­car­ta y gri­tos de «¡Fo­ra Te­mer!», es­cu­cha­ron res­pues­tas de «¡Lu­la na ca­deia!». El juez Ser­gio Mo­ro acep­tó en la pre­via al de­ba­te en el Par­la­men­to un sex­to pro­ce­so con­tra el ex­pre­si­den­te, pre­sun­to usua­rio de una pro­pie­dad en el in­te­rior de São Pau­lo en la que, su­pues­ta­men­te, las cons­truc­to­ras Ode­brecht, Schahin y OAS in­vir­tie­ron un mi­llón de reales en re­for­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.