Los ti­bu­ro­nes son pa­ra el ve­rano

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - EDUAR­DO GA­LÁN BLANCO E •

La ma­yo­ría de las pe­lí­cu­las de te­rror con­tem­po­rá­neas dan pa­ra ju­gue­tear con al­gu­nas de las pie­zas del ta­ller del doc­tor Freud. A 47 me­tros no es una ex­cep­ción y gra­cias a eso uno pue­de evi­tar el te­dio que se ex­pan­de por es­ta ado­ce­na­da se­rie B. La an­ta­ño estrella ju­ve­nil Mandy Moo­re y Clai­re Hoult, te­naz po­li­cía que per­se­guía a Char­lie Ma­son en la se­rie Aqua­rius, pa­san unas va­ca­cio­nes fra­ter­na­les en el Ca­ri­be. Moo­re es­tá su­peran­do el aban­dono de su no­vio y Hoult, her­ma­ní­si­ma val­qui­ria, de­ci­de bus­car­le emo­cio­nes fuer­tes que re­afir­men su au­to­es­ti­ma. Lo de me­ter­se en una jau­la pa­ra ver ti­bu­ro­nes aca­ba en dra­ma, cla­ro.

En la muy fri­ki Shark­na­do ¡llo­vían cien­tos de ti­bu­ro­nes so­bre Los Án­ge­les!, trans­por­ta­dos por un tor­na­do. Ta­les lo­dos vie­nen de aque­llos pol­vos. Des­de que, ha­ce ya más de cua­ren­ta años, Ste­ven Spiel­berg reavi­vó el te­rror freu­diano al es­cua­lo con su se­mi­nal Ti­bu­rón, de­ce­nas de pe­lí­cu­las se han de­di­ca­do a po­ner cuer­pos ex­qui- si­tos co­mo ce­bo de las fau­ces del in­cons­cien­te. La úl­ti­ma fue el ve­rano pa­sa­do, con la do­ra­da Bla­ke Li­vely de In­fierno azul. An­tes, las car­nes de Jes­si­ca Alba, Ha­lle Berry, Daryl Han­nah o Saf­fron Bu­rrows se ofren­da­ron al cor­tan­te filo den­tal ti­bu­ro­nil de In­mer­sión le­tal, Ma­rea le­tal, Aler­ta ti­bu­ro­nes, El arrecife, Open Wa­ter o Deep Blue Sea.

La pro­fun­di­dad am­nió­ti­ca, la os­cu­ri­dad po­li­mór­fi­ca, el as­pec­to fá­li­co y enor­me de los bi­chos abi­sa­les cual lam­preas —exis­te un ilus­tra­ti­vo fil­me porno ti­tu­la­do Dicks­hark—, el mie­do a la mu­ti­la­ción, la he­ri­da pro­fun­da que no se pue­de ce­rrar, la san­gre que ti­ñe el agua azul co­mo si fue­ra un cóc­tel de­rra­ma­do en el ve­rano. En fin, to­dos son ma­te­ria­les con los que te­jen su his­to­ria el guio­nis­ta es­pa­ñol Ernest Rie­ra y su co­le­ga, el di­rec­tor in­glés Johan­nes Ro­berts. Pe­ro, al igual que en El otro la­do de la puer­ta —otra pie­za per­pe­tra­da por la pa­re­ja—, la na­da más ab­so­lu­ta aca­ba im­po­nién­do­se. Y el do­ble, o tri­ple, fal­so final, tram­po­so, ca­pri­cho­sa­men­te go­re, ton­ta­men­te so­lem­ne, es­ti­ra­do has­ta la ca­ri­ca­tu­ra, ter­mi­na por en­fa­dar­nos. «Es­tás alu­ci­nan­do», es­cu­cha­mos cuan­do la co­sa lle­ga a su fin. Pues sí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.