Do­ña Ge­la siem­pre cum­ple en Ga­li­cia

Ole­ga­rio Váz­quez Ra­ña vol­vió a con­ver­tir su ca­sa de Avión en pun­to de en­cuen­tro de em­pre­sa­rios es­pa­ño­les y me­xi­ca­nos pa­ra ce­le­brar el aniver­sa­rio de su es­po­sa

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - FI­NA ULLOA

Han pa­sa­do dos años des­de la úl­ti­ma vez que Ma­ría de los Án­ge­les Al­dir ce­le­bró su cum­plea­ños en la man­sión fa­mi­liar de Avión. Un acon­te­ci­mien­to que re­vo­lu­cio­na el pue­blo ou­ren­sano en el que na­cie­ron los pa­dres de su es­po­so, el em­pre­sa­rio Ole­ga­rio Váz­quez Ra­ña, y des­de el que emi­gra­ron cru­zan­do el mar en bus­ca de fortuna. Lo lo­gra­ron. O me­jor di­cho, lo hi­cie­ron sus hi­jos, a los que la ne­ce­si­dad lle­vó a tra­ba­jar des­de muy jó­ve­nes —en el ca­so de Ole­ga­rio, em­pe­zó con on­ce años—, ven­dien­do mue­bles usa­dos y col­cho­nes has­ta le­van­tar, poco a poco, un im­pe­rio con ra­mi­fi­ca­cio­nes en múl­ti­ples sec­to­res. Los la­zos for­ja­dos por los Váz­quez Ra­ña han con­ver­ti­do a es­ta fa­mi­lia en una de las me­jor re­la­cio­na­das en el mun­do em­pre­sa­rial y fi­nan­cie­ro. Y esa es la ra­zón de que el cum­plea­ños de do­ña Ge­la —co­mo le lla­man en el pue­blo—, no sea co­mo el de la ma­yo­ría de los mor­ta­les. Sir­ve, co­mo el de cual­quie­ra, de ex­cu­sa pa­ra re­unir a fa­mi­lia y ami­gos; pe­ro en­tre es­tos úl­ti­mos hay nom­bres que for­man par­te de las lis­tas de los más adi­ne­ra­dos e in­flu­yen­tes, co­mo Car­los Slim. El pro­pie­ta­rio de la sex­ta fortuna del mun­do no vie­ne so­lo pa­ra el cum­plea­ños. Pa­sa va­rios días com­par­tien­do par­ti­das de do­mi­nó y pa­seos por Avión con su an­fi­trión, apro­ve­chan­do pa­ra dis­fru­tar de la co­ci­na ga­lle­ga de la que, di­ce, le gus­ta to­do, des­de el vino al pan.

Slim no es el úni­co em­pre­sa­rio ame­ri­cano in­vi­ta­do al cum­plea­ños de la se­ño­ra de la ca­sa. Ayer pu­do ver­se a otros mu­chos, aun­que qui­zá no tan co­no­ci­dos pa­ra el gran pú­bli­co. Es­tu­vie­ron Gerardo Ga­bián y Fer­nan­do Boullosa, am­bos con raí­ces ou­ren­sa­nas y afin­ca­dos en Ve­ne­zue­la y Mé­xi­co, res­pec­ti­va­men­te; y Flo­ren­cio Gu­lías, pre­si­den­te del Cen­tro Gallego de Mé­xi­co DF.

Otros eran ros­tros más re­co­no­ci­bles, co­mo Mi­guel Ale­mán Ve­las­co, po­lí­ti­co, abo­ga­do y em­pre­sa­rio, hi­jo del ex­pre­si­den­te de Mé­xi­co. Mi­guel Ale­mán Val­dés; o Ma­nuel Gó­mez Fran­quei­ra, el pre­si­den­te del Gru­po Co­ren. Tam­bién acu­die­ron Se­ra­fín Her­mi­da Álvarez, con­se­je­ro de­le­ga­do del Gran Ho­tel Los Abe­tos; y Ale­jan­dro Blanco, el pre­si­den­te del Co­mi­té Olím­pi­co Es­pa­ñol —Ole­ga­rio Váz­quez Ra­ña es miem­bro del COI re­pre­sen­tan­do al Mé­xi­co—.

El pre­si­den­te de la Xun­ta, Al­ber­to Nú­ñez Fei­joo, es otro de los ha­bi­tua­les. «É a ter­cei­ra ou cuar­ta vez que ve­ño», re­cor­da­ba ayer tras se­ña­lar que sue­len ser fies­tas «agra­da­bles por­que hai xen­te in­tere­san­te; xen­te coa que se po­de fa­lar e da que se po­de apren­der». El pre­si­den­te del eje­cu­ti­vo gallego tu­vo opor­tu­ni­dad de pre­su­mir de ri­que­za gas­tro­nó­mi­ca. La ma­yor par­te del me­nú tu­vo acen­to gallego. No fal­tó el ma­ris­co ni el pul­po, aun­que tampoco los asa­dos. Y pa­ra com­ple­tar, los gai­tei­ros de Bea­riz se en­car­ga­ron de ame­ni­zar la pri­me­ra par­te de la fies­ta an­tes de dar el tes­ti­go a los ma­ria­chis.

Invitados de to­dos los sec­to­res.

AMIL SAN­TI M.

En­tre los ros­tros co­no­ci­dos que en­tra­ron a pie por la puer­ta prin­ci­pal es­ta­ban, ade­más del pre­si­den­te de la Xun­ta, el po­lí­ti­co y abo­ga­do Mi­guel Ale­mán Ve­las­co (hi­jo del ex­pre­si­den­te de Mé­xi­co), o el pre­si­den­te del Gru­po Co­ren, Ma­nuel Gó­mez Fran­quei­ra, que acu­dió con su hi­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.