Las va­cas se so­me­ten a exa­men

Una nue­va edi­ción de la es­cue­la de jue­ces ga­na­de­ros ins­tru­yó a 85 per­so­nas en el ar­te de va­lo­rar a las re­ses

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - XOÁN R. ALVITE

Em­pe­ce­mos por lo más sen­ci­llo. En lí­neas generales, las va­cas ma­re­las —de tono acas­ta­ña­do, pa­ra los que pre­fie­ran la di­fe­ren­cia­ción cro­má­ti­ca—, son de car­ne y las pin­tas —blan­cas y ne­gras— son las que dan le­che.

Te­nien­do es­to más o me­nos cla­ro, y aun­que la afir­ma­ción pue­da re­sul­tar ob­via, hay que de­cir que in­clu­so den­tro de una mis­ma ra­za no to­dos los ejem­pla­res son igua­les. Al con­tra­rio, las di­fe­ren­cias que acos­tum­bran a exis­tir en­tre dos ani­ma­les que a ojos de un pro­fano son muy si­mi­la­res, ca­si idén­ti­cos, lle­gan a ser enor­mes.

Si no que se lo pre­gun­ten a los 85 pro­fe­sio­na­les, lle­ga­dos des­de di­fe­ren­tes pun­tos de Ga­li­cia e in­clu­so de Ca­ta­lu­ña y Por­tu­gal que, du­ran­te la úl­ti­ma se­ma­na, par­ti­ci­pa­ron en la vi­ge­si­mo­se­gun­da edi­ción de la es­cue­la de jue­ces ga­na­de­ros or­ga­ni­za­da por la Fe­de­ra­ción Fri­so­na Ga­le­ga.

Una ini­cia­ti­va en la que co­la­bo­ra­ron los cua­tro Afri­cor —aso­cia­cio­nes de con­trol le­che­ro— pro­vin­cia­les y que se desa­rro­lló por va­rias gran­jas de la co­mu­ni­dad, don­de los par­ti­ci­pan­tes apren­die­ron a va­lo­rar mor­fo­ló­gi­ca­men­te dis­tin­tas re­ses fri­so­nas. En to­tal, más de un cen­te­nar de ejem­pla­res en­tre ter­ne­ras, no­vi­llas pró­xi­mas al par­to y ani­ma­les en ges­ta­ción. «Os que nos de­di­ca­mos a is­to es­ta­mos sem­pre na pro­cu­ra do que se­ría a va­ca ideal. Un­ha res mor­fo­lo­xi ca­men­te per­fec­ta pa­ra a reali­da­de pro­du­ti­va de ca­da gran­xa. Es­te cur­so, pre­ci­sa­men­te, na­ce pa­ra en­si­nar aos alum­nos a bus­car es­te ti­po de res», apun­ta Jo­sé Mo­rei­ra Par­di­ñas, di­rec­tor téc­ni­co de Afri­cor-Co­ru­ña y coor­di­na­dor de es­ta ac­ti­vi­dad for­ma­ti­va, en la que tam­bién par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te la Con­se­lle­ría de Me­dio Ru­ral.

No re­sul­ta sen­ci­llo, sin em­bar­go, dar con ese ejem­plar per­fec­to. Tan­to es así, que los ca­li­fi­ca­do­res ga­na­de­ros juz­gan has­ta una vein­te­na de pa­rá­me­tros dis­tin­tos en las va­cas que se so­me­ten a su exa­men: des­de su al­tu­ra, la an­chu­ra del pe­cho o la pro­fun­di­dad cor­po­ral has­ta la mo­vi­li­dad, el án­gu­lo de la gru­pa o la for­ma y po­si­ción de las pa­tas, pa­san­do por la an­chu­ra de los is­quio­nes, unos hue­sos ubi­ca­do a am­bos la­dos del ra­bo. Eso sin men­cio­nar la ubre —re­pre­sen­ta el 40 % de la va­lo­ra­ción to­tal de una fri­so­na— de la que se vi­gi­la su in­ser­ción, la for­ta­le­za del li­ga­men­to sus­pen­sor, la pro­fun­di­dad o la co­lo­ca­ción y lon­gi­tud de los pe­zo­nes.

To­das es­tas va­ria­bles son im­por­tan­tes, co­mo se ex­pli­có en la es­cue­la de jue­ces ga­na­de­ros, pa­ra bus­car una va­ca sa­na, pro­duc­ti­va y lon­ge­va, ob­je­ti­vos que per­si­guen la to­ta­li­dad de los pro­duc­to­res lác­teos.

Así que ya lo sa­be, cuan­do vea una pin­ta, fí­je­se bien. Por mu­cho que se pa­rez­can, to­das las va­cas son úni­cas y nun­ca, por mu­chas que vea, en­con­tra­rá dos igua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.