Que­mar des­pués de leer

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - Antón Pa­ra­da

To­dos te­ne­mos siem­pre al­go em­ba­ra­zo­so que con­fe­sar. En mi ca­so, cuan­do via­jo so­lo en co­che, ven­ta­ni­llas ce­rra­das her­mé­ti­ca­men­te co­mo si del Nau­ti­lus se tra­ta­se, es al­ta­men­te pro­ba­ble que en el in­te­rior es­té so­nan­do al­gu­na can­cion­ci­lla que no pon­dría acom­pa­ña­do ni en bro­ma. Úl­ti­ma­men­te es Patsy Cli­ne la que es­tá ocu­pan­do esa po­si­ción con su Lea­vin’ on your mind, otro clá­si­co te­ma del country que re­du­ce a una mu­jer des­pe­cha­da a un es­te­reo­ti­pa­do sa­co de llo­ros que aguar­da el re­gre­so de él. Sin em­bar­go, el es­tri­bi­llo me sir­vió pa­ra re­cor­dar aque­lla ve­tus­ta ri­ma, acu­ña­da por los poe­tas de la do­ble uve, que di­ce: «Ver­sos no fe­cun­da­dos que vi­ven fe­li­ces en al­gún lim­bo, li­bres de la­bios de oí­dos de co­pia y duer­men en ca­mas de pan Bim­bo».

Con el gé­ne­ro pe­rio­dís­ti­co tam­bién pa­sa al­go si­mi­lar a esas lí­neas que se es­ca­pan de la men­te de uno, si no se tie­ne tin­ta a mano, y a las que el co­no­ci­do ra­pe­ro za­ra­go­zano hi­zo re­fe­ren­cia. Va­ya, si no hu­bie­ra es­cu­cha­do aque­lla me­lan­có­li­ca me­lo­día ni yo ha­bría re­cor­da­do que pen­sé en es­cri­bir es­ta cró­ni­ca. Pe­ro me gus­ta­ría to­mar­me el per­mi­so de in­tro­du­cir un ni­vel más, la úl­ti­ma re­ba­na­da de la bol­sa, dón­de uno ha pre­sen­cia­do una his­to­ria, mas no con­si­gue que es­ta sea plas­ma­da en el pe­rió­di­co. Di­ga­mos que es más du­ro con­vi­vir con el se­cre­to que con el pi­cor del es­bo­zo o ras­tro de lo que pu­do lle­gar a ser.

Ha­ce unos días —omi­ti­ré da­tos geo­grá­fi­cos e iden­ti­fi­ca­ti­vos—, mien­tras man­te­nía una con­ver­sa­ción en la ca­lle, li­bre­ta en mano y cá­ma­ra al hom­bro, pre­sen­cié una his­to­ria la­cri­mó­ge­na que le qui­ta­ría de gol­pe to­da la ton­te­ría a la se­ño­ra Cli­ne. Dos agen­tes de la Po­li­cía Lo­cal ha­cían en­tre­ga de un perro des­apa­re­ci­do a su due­ño, tras ana­li­zar el mi­cro­chip, y les pro­me­to que aquel re­en­cuen­tro se sa­lía de lo co­mún. Por sus mi­ra­das pa­re­cía que no se hu­bie­sen vis­to en al me­nos una dé­ca­da. Has­ta que me con­fir­ma­ron que es­ta­ba en lo cier­to, ¡la mas­co­ta se ha­bía au­sen­ta­do du­ran­te diez años pa­ra rea­pa­re­cer de re­pen­te! Aquel hom­bre de­cli­nó edu­ca­da­men­te mi pro­po­si­ción in­for­ma­ti­va y con­de­nó aquel ins­tan­te a la ol­vi­do. Por mu­chas ve­ces que pul­sé el play no lo­gré que aban­do­na­se mi men­te. Qui­zás es­te ofi­cio ten­ga un poco de los Cohen y su Que­mar des­pués de leer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.