Tra­ba­ja­do­ras de un su­per­mer­ca­do ri­bei­ren­se que plan­tan ca­ra a la­dro­nes or­ga­ni­za­dos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - A. GER­PE

La jor­na­da trans­cu­rría con nor­ma­li­dad en el su­per­mer­ca­do Ga­dis de la ca­lle Ro­sa­lía de Cas­tro de Ri­bei­ra y se acer­ca­ba la ho­ra del cam­bio de turno de las tres de la tar­de cuan­do una de las tra­ba­ja­do­ras ob­ser­vó, en el pa­si­llo de los pro­duc­tos de dro­gue­ría, unos mo­vi­mien­tos ex­tra­ños por par­te de dos su­pues­tos com­pra­do­res que lle­va­ban un ca­rri­to. Se fi­jó en ellos y le lla­mó la aten­ción que su zo­na ab­do­mi­nal abul­ta­ba sos­pe­cho­sa­men­te. No du­dó en aler­tar a otra com­pa­ñe­ra, que se apro­xi­mó con ella a la sec­ción, así co­mo a una de las en­car­ga­das del es­ta­ble­ci­mien­to.

Los hom­bres se per­ca­ta­ron de que ha­bían si­do des­cu­bier­tos y es que, ade­más, te­nían a otros dos com­pin­ches, otro va­rón y una mu­jer, que eran los en­car­ga­dos de vi­gi­lar mien­tras sus cóm­pli­ces co­me­tían la fe­cho­ría.

Al ver­se sor­pren­di­dos, dos de ellos em­pren­die­ron la hui­da y los otros co­men­za­ron a des­pren­der­se de las bo­te­llas de al­cohol que su­pues­ta­men­te ha­bían es­con­di­do en una es­pe­cie de cha­le­cos in­ge­nio­sa­men­te equi­pa­dos con gran­des bol­si­llos pa­ra guar­dar­las.

Tras ellos

El es­ta­ble­ci­mien­to co­mer­cial se con­vir­tió en pura agi­ta­ción y las pro­fe­sio­na­les, sin pen­sár­se­lo ni un ins­tan­te, sa­lie­ron gri­tan­do del lo­cal de­trás de los la­dro­nes. La ca­sua­li­dad qui­so que, en ese pre­ci­so ins­tan­te, un co­che pa­tru­lla de la Guar­dia Ci­vil ba­ja­se por Ro­sa­lía de Cas­tro.

El hom­bre y la mu­jer que su­pues­ta­men­te par­ti­ci­pa­ban en el ro­bo con­si­guie­ron es­ca­par, pe­ro no así los otros dos sos­pe­cho­sos, que fue­ron de­te­ni­dos. Al lu­gar acu­die­ron tam­bién agen­tes de las po­li­cías na­cio­nal y lo­cal.

Los de­lin­cuen­tes ha­bían co­me­ti­do sus fe­cho­rías en otros es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les, tan­to de la co­mar­ca bar­ban­za­na co­mo del área de San­tia­go. Las no­ti­cias so­bre sus ac­tua­cio­nes son co­no­ci­das por los tra­ba­ja­do­res de nu­me­ro­sos ne­go­cios co­mer­cia­les, que tam­bién es­tán al tan­to de que las bo­te­llas de al­cohol de al­to va­lor y las ma­qui­ni­llas de afei­tar eran sus ob­je­ti­vos.

Las em­plea­das del su­per­mer­ca­do ri­bei­ren­se no tu­vie­ron du­das de que se tra­ta­ba de los mis­mos de­lin­cuen­tes que ya ha­bían lo­gra­do su pro­pó­si­to en otros es­ta­ble­ci­mien­tos, pe­ro su ca­pa­ci­dad de reac­ción per­mi­tió que, al me­nos por aho­ra, a la ban­da le ha­yan pa­ra­do los pies.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.